Inicio Islas Baleares Educación formará a los docentes “para mejorar la convivencia escolar” en los...

Educación formará a los docentes “para mejorar la convivencia escolar” en los centros públicos de Baleares

0

PALMA, 27 (EUROPA PRESS)

La Conselleria de Educación y Formación Profesional ha implementado este curso 2021-2022 un programa de alfabetización emocional y convivencia positiva que formará a los docentes de los centros públicos de Baleares “para mejorar la convivencia escolar”.

En nota de prensa, el Govern ha señalado que la iniciativa, bautizada ‘En Sus Zapatos: Un Espacio de Empatía Activa’, contempla una metodología que usa el Teatro de Conciencia para formar en habilidades socioemocionales y, así, prevenir las situaciones de violencia.

Por el momento, el programa se impartirá en diez centros públicos de Baleares. A través de la escenificación teatral de las emociones en situaciones cotidianas de conflicto escolar, se facilitará el aprendizaje emocional, que permitirá “reconocer, gestionar las emociones y una resolución positiva del conflicto”.

‘EN SUS ZAPATOS’

El programa, de la Asociación Teatro de Conciencia, se puso en marcha en 2017. Desde entonces, ha llegado a más de 9.000 personas de 57 centros escolares de toda España.

La directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad, Amanda Fernández, ha destacado que, desde ese año, “Baleares ha apostado por la formación de los docentes en educación emocional”, que ha descrito como fundamental “para mejorar el estado socioemocional postpandemia y continuar trabajando en la mejora de la convivencia escolar”.

Por su parte, la creadora del método y fundadora de la Asociación Teatro de Conciencia, Pax Dettoni, ha explicado que “hablar de convivencia armónica significa hablar de personas que saben convivir consigo mismas, y esto pasa por la educación emocional, en el caso de los más pequeños, y por la autoeducación emocional, en el caso de los adultos”.

Uno de los aspectos más nuevos y destacados del programa es su metodología teatral, que hace más sencilla la asimilación de conceptos que pueden ser más complejos.

Además, en sus talleres se emplean otros recursos, como carteles educativos o guías didácticas que facilitan llevar el método al aula.

DOS FASES FORMATIVAS

Para lograr el objetivo, la implantación del método ‘En sus Zapatos’ se desarrollará en dos fases formativas. La primera formará a dos o tres miembros del equipo docente de diez centros con sesiones de 20 horas que combinarán teoría y práctica.

Simultáneamente, en esta primera fase, durante este curso se han estado formando profesores de Baleares como facilitadores acreditados del método, a través del ‘Curso de Educación Emocional con Teatro de Conciencia Método En Sus Zapatos’.

Una vez acreditados, en la segunda fase se implantará el programa completo en los diez centros seleccionados, acompañados de los expertos en el método.

En estos colegios, “y para garantizar el impacto deseado”, se desarrollarán tres partes fundamentales: formación para los docentes del centro, parte práctica en el aula y formación a familias y personal no docente.

EL PROGRAMA EN CIFRAS

Desde el Govern han destacado que ‘En Sus Zapatos’ ha sido evaluado con éxito por expertos de la Universidad Carlos III (Madrid) y ha contado con la colaboración de la Universidad de Utrecht (Países Bajos) y del NEE (Instituto Nacional de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación y Formación Profesional del Gobierno de España).

Sus resultados han arrojado que la metodología teatral genera “entornos de mayor entendimiento, comunicación, seguridad personal y de mejor rendimiento académico”.

Concretamente, los datos de la evaluación señalan que el 87 por ciento del profesorado considera que los alumnos sienten más empatía.

Asimismo, un 88 por ciento piensa que ha habido una mejora en la convivencia, que el clima del aula ha mejorado y que se detecta un ambiente “más amable y tranquilo”.

Además, los datos reflejan un aumento de la confianza mutua entre profesores y alumnos y que las familias se ponen más en el lugar del estudiante, le prestan más atención y entienden que detrás de un mal comportamiento hay un problema que lo explica.

Como consecuencia, aumenta su capacidad para la resolución de conflictos de una manera “más positiva, con menos castigos, recriminaciones y gritos”, han concluido.