Inicio Aragón Zaragoza Sada opina que una sociedad con “salud democrática y dignidad” no puede...

Sada opina que una sociedad con “salud democrática y dignidad” no puede consentir homenajes a terroristas “sanguinarios”

0

ZARAGOZA, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada, ha opinado que una sociedad con “una mínima salud democrática y dignidad” no puede consentir que se homenajee a un terrorista “sanguinario” como Henri Parot.

Así se ha pronunciado en su Twitter el presidente del Parlamento autonómico este sábado en el que se están celebrando en el País Vasco diversas concentraciones en defensa de Parot y en contra de la “cadena perpetua” de los etarras.

Sada ha explicado que Parot, “solo ha asesinado y provocado sufrimiento en cientos de familias” y se ha mostrado “siempre con las víctimas”.

HENRI PAROT

El rastro de terror de Parot incluye atentados como el de la casa cuartel de Zaragoza en 1987, que acabó con once víctimas mortales, seis de ellas niños, mediante la colocación de un coche bomba cargado de explosivos. El pasado 17 de marzo, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno tomó declaración por esta acción criminal al exjefe de ETA José Antonio Urrutikoetxea, alias ‘Josu Ternera’, que negó su participación.

Parot cometió una decena de atentados en Madrid, varios de ellos contra militares, o los que acabaron con la vida de Cristóbal Colón de Carvajal y Maroto en 1986 y el de la fiscal Carmen Tagle en 1989.

Los atentados de Parot se extendieron por otras localidades como Granada, donde asesinó a Conrada Muñoz Herrera, que recibió una carta bomba dirigida a su hijo, funcionario de prisiones. El primero por el que fue condenado lo perpetró en Irún en 1978, matando al empresario José Luis Legasa Ubiría.

Henri Parot ingresó en prisión el 7 de abril de 1990 y cumple condena acumulada de 41 años por los delitos de asesinatos, atentados, estragos, lesiones y terrorismo. Cumplió las tres partes de la condena en febrero de 2020 y, según informó Instituciones Penitenciarias el pasado mes de marzo, “acepta la legalidad penitenciaria”. La Secretaría General del organismo dependiente del Ministerio dispuso por ello su progresión a segundo grado y traslado desde Puerto III-Cádiz a la prisión de León.