Inicio la rioja Experta UNIR advierte del riesgo de “convertir todo en trabajo o todo...

Experta UNIR advierte del riesgo de “convertir todo en trabajo o todo en ocio” con el teletrabajo en casa

0

LOGROÑO, 24 (EUROPA PRESS)

Ventajas que pueden convertirse en inconvenientes. La flexibilidad o la conciliación de la vida familiar y laboral que puede dar el teletrabajo en casa pueden llegar a traducirse “en un empleado que no sabe diferenciar entre tiempo de trabajo y tiempo de descanso”. Por eso, el teletrabajador debe contar con un perfil de “autodisciplina, para separar y diferenciar esos dos momentos”.

Así lo ha afirmado la profesora del Máster en Prevención de Riesgos Laborales de la UNIR y miembro del grupo de investigación ‘Trabajo líquido y riesgos emergentes en la sociedad de la información’ de esta universidad, Raquel Poquet, quien, en una entrevista con Europa Press, ha analizado la viabilidad del modelo híbrido entre trabajo presencial y remoto en España.

“Antes de la pandemia, España era uno de los países con tan solo un 4% de trabajadores en esta modalidad”, ha explicado Poquet, quien atribuye el despegue de este modelo de trabajo a la pandemia por la Covid-19, “con la pandemia este modelo nos vino implementado de forma obligatoria, y ahora, después de esta “normalidad”, son muchas las empresas que lo están aplicando de forma ordinaria, ya forma parte del día a día”.

La implementación y difusión de este modelo en las empresas de nuestro país, tal y como ha declarado Raquel Poquet, supone ventajas pero también inconvenientes para ambas partes, tanto trabajadores como las propias empresas.

En cuanto a las ventajas de cara al perfil trabajador, Poquet ha destacado “la flexibilidad horaria, la conciliación de la vida laboral con la familiar, o el ahorro en materia, por ejemplo, de costes de desplazamiento”.

No obstante, la profesora de máster en la UNIR ha querido remarcar y dejar claro que “todo esto puede llegar a traducirse en un inconveniente importante, como una persona que no sabe diferenciar entre tiempo de trabajo y tiempo de descanso”.

Ha detallado que un trabajador, para cumplir con un perfil adecuado a esta modalidad laboral debe ser “una persona que tenga autodisciplina, que sepa separar y diferenciar esos dos momentos, porque si no corre el riesgo de convertirse en todo trabajo o, por el contrario, en todo ocio”.

En lo que respecta a la empresa, Poquet ha señalado entre las ventajas derivadas de esta modalidad de trabajo la posibilidad de ahorrar costes en cuanto a espacio, organización y gestión, remarcando que “con la ley de trabajo a distancia la empresa queda obligada a proporcionar todos los equipos, los dispositivos y a compensar los gastos”.

ALGUNOS DE LOS “INCONVENIENTES”

Como inconvenientes, ha destacado el control sobre el trabajador, “el hecho de que la persona trabajadora no esté presente en la oficina supone que no se pueda tener un control tan directo”, ha explicado Poquet, “quien quiere llegar a controlar al trabajador en su casa, desde donde teletrabaja, puede llegar a cometer una invasión de su intimidad”.

El modelo híbrido de trabajo presencial y remoto está experimentando un auge entre las empresas españolas a raíz de su aplicación, prácticamente obligada, por la pandemia de la Covid-19. Así, cada vez son más las empresas que optan por aplicar este modelo laboral entre sus empleados como forma de trabajo permanente.

Ante esta situación, surge la pregunta de si este modelo híbrido es realmente viable para su aplicación entre las empresas españolas permanentemente, ante lo cual Raquel Poquet ha querido aclarar que se trata de una modalidad que “no se puede aplicar a todas las empresas”, explicando que esta metodología híbrida de trabajo está orientada hacia aquellas empresas vinculadas al sector terciario de servicios, “tienen que ser empresas que permitan trabajar a modo remoto”.

Con esto en cuenta, Poquet ha afirmado que “sí creo que es un modelo que va a continuar siendo implementado, porque la situación va para largo”.

A pesar de que cada vez son más empresas las que aplican este modelo laboral, o que están pensando en hacerlo, sigue suponiendo un riesgo para muchas de ellas que nunca antes habían hecho uso de una metodología similar.

Raquel Poquet ha explicado que, con el objetivo de mantener los niveles de eficacia y productividad en las empresas que apliquen esta forma de trabajo, por un lado, “deben establecer un protocolo claro, interno de lo que es el horario de trabajo, el derecho de desconexión digital”, y por otro, “las empresas deben crear una cultura entre los trabajadores al respecto, en el sentido de que los trabajadores estén concienciados, sepan lo que es”, y ha remarcado que los trabajadores “deben hacer su trabajo, pero también tener tiempo para descansar”.

Con todo esto, Poquet insiste en esta modalidad laboral como una alternativa viable y eficaz que “debe quedarse”.

“La combinación, por ejemplo, de algunos días en modalidad presencial y otros en modalidad remota, creo que será viable, de hecho, muchas empresas aplican este modelo desde hace ya años”, ha querido destacar Poquet para concluir, sin olvidarse de recordar, una vez más, que se trata de un modelo que “se aplica a empresas del sector terciario”.