Inicio España La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el golpe...

La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el golpe de Estado en Sudán concluye sin consenso

0

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar el golpe de Estado en Sudán ha concluido este martes sin consenso y sin ninguna declaración conjunta al respecto.

En un encuentro a puerta cerrada celebrado a petición de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Estonia, Irlanda y Noruega, el Consejo de 15 miembros no ha llegado a un acuerdo para tildar de golpe de Estado a la toma del poder del país por parte de los militares.

China y Rusia se han abstenido de describir los recientes acontecimientos de esta forma, según han confirmado fuentes del Consejo de Seguridad, informa el diario sudanés ‘Al Mashhad al Sudani’.

El representante adjunto de Rusia en la ONU, Dmitry Polyansky, indicó en un comunicado antes de la reunión que “es difícil decir si fue un golpe o no” ya que “estos hechos se repiten en diferentes partes del mundo y no se describen como un golpe de Estado”.

Por el contrario, Estado Unidos, Reino Unido o Francia, entre otros países occidentales, si han mostrado su condena al golpe de Estado en la reunión del Consejo.

Por el momento, el Consejo de Seguridad de la ONU no ha emitido ninguna declaración al respecto y, debido a las abstenciones, no llegará al consenso para una resolución sobre lo sucedido.

En la sesión, los países miembro han sido informados de la situación por parte por del representante especial de la Secretaría General de la ONU para Sudán y jefe de la Misión Integrada de Asistencia para la Transición de las Naciones Unidas en Sudán (UNITAMS), Volker Perthes.

Precisamente, la UNITAMS ha alentado este martes a todas las partes “a reducir las tensiones, mantener la asociación constitucional y promover la transición política de conformidad con las disposiciones de la Constitución”.

“UNA ASOCIACIÓN CIVIL-MILITAR ES FUNDAMENTAL”

En la misma línea ha clamado el secretario general de la ONU, António Guterres, quien ha vuelto a condenar “la toma del poder por la fuerza militar de Sudán” y ha demandado a las partes “actuar con la máxima moderación”.

Asimismo, ha instado a la liberación de los detenidos. De forma posterior a esta declaración, el primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, ha sido liberado.

El jefe de la ONU ha aseverado que en el país se han logrado “hitos importantes que no se pueden revertir”, por lo que ha recalcado que “es esencial que se restablezcan todos los arreglos e instituciones de transición tal como se definen en el documento constitucional”.

“Una asociación civil-militar es fundamental. Debe restablecerse al nivel en el que se estableció. Creo que el pueblo sudanés ha mostrado muy claramente su intenso deseo de reforma y democracia”, ha zanjado.

Por su parte, el portavoz de la Secretaría General, Stéphane Dujarric, ha recordado la situación humanitaria en Sudán, donde la ONU trabaja junto a sus socios para brindar asistencia “vital” a nueve millones de personas vulnerables en todo el país.

“Es fundamental que estas operaciones continúen sin obstáculos para evitar un mayor deterioro de la situación humanitaria y que se garantice el acceso de las personas a la asistencia humanitaria dondequiera que se encuentren, incluido el acceso a las instalaciones médicas”, ha demandado Dujarric en una rueda de prensa.

El golpe de Estado liderado por el presidente del Consejo Soberano de Sudán, Abdelfatá al Burhan, sigue a un intento a mediados de septiembre, según apuntaron las autoridades de transición, a cargo de un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas supuestamente vinculados a Omar Hasán al Bashir.

Las autoridades de transición sudanesas –ahora destituidas por Al Burhan– fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar anterior, surgida tras el golpe de Estado de 2019, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras. Este Gobierno inició una batería de reformas sociales y económicas y alcanzó un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

Sin embargo, la intentona de septiembre derivó en un intercambio de críticas y acusaciones entre los elementos civiles y militares que ha ahondado la crisis política, incluidas peticiones por parte de Al Burhan para disolver el Gobierno, lo que derivó en manifestaciones enfrentadas a favor de las autoridades de transición y el Ejército, y ahora en el golpe de Estado.