Inicio Comunidad Valenciana Desmantelan una banda cuyos miembros fingían ser empresarios para estafar en varios...

Desmantelan una banda cuyos miembros fingían ser empresarios para estafar en varios países y robaban en casas

0

CASTELLÓ, 31 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un presunto entramado itinerante asentado en Oropesa (Castellón) que operaba en toda España y varios países europeos y estaba especializado en robos de viviendas y estafas mediante ‘Rip Deal’, un método por el cual se finge ser un empresario de alto nivel para que las víctimas hagan transacciones económicas.

Han sido detenidas 15 personas y se han intervenido más de 1.600.000 euros en billetes falsos, plásticos y utensilios para abrir puertas mediante la técnica del resbalón, joyas y efectos procedentes de sus robos y más de 40.000 euros en efectivo, según ha detallado la Jefarura en un comunicado.

La organización estaba asentada en la localidad de Oropesa, pero actuaba en diferentes puntos de España y en otros países de la Unión Europea, como Francia, Alemania, Italia y Croacia.

Durante el transcurso de esta investigación, se ha conseguido la identificación de los presuntos principales miembros de esta organización, en la que “una clara jerarquía basada en la relación familiar entre sus integrantes”.

Al parecer, llevaban varios años operando y ninguno de sus integrantes contaba con actividad laboral conocida, si bien su poder adquisitivo y nivel de vida era muy elevado fruto, presuntamente, de sus actividades delictivas.

FALSOS EMPRESARIOS EN EL EXTRANJERO

Según las investigaciones, una de las especialidades delictivas de los ahora detenidos eran las estafas por el procedimiento del ‘Rip Deal’, un método en el que los autores, principalmente varones, se hacen pasar por empresarios de alto nivel en algún país extranjero. De este modo logran engañar a sus víctimas para hacer una transacción económica.

Se interesan en la compra de un inmueble de lujo, oro o joyas en grandes cantidades y pactan elevar el precio de mercado a cambio de que el vendedor acceda a cambiarles billetes de elevado valor –dólares, libras esterlinas, francos suizos o billetes de 500 o 200 euros– por euros de menor valor facial, alegando que en su país es difícil cambiarlos.

Los billetes que los timadores dan a las víctimas son imitaciones, o simplemente les dan recortes de papel, a excepción de una pequeña cantidad que utilizan para engañar durante la transacción. Para dotar de más verosimilitud al engaño, acuden a sus citas con una cuidada estética, tratando aparentar que son empresarios solventes y utilizando centros de negocios o salas de reunión de hoteles que aporten apariencia de solvencia económica.

LAS MUJERES, EXPERTAS EN EL RESBALÓN

En el caso de los presuntos robos en domicilio, al parecer los cometían mayoritariamente las mujeres jóvenes del entramado, que en parejas o tríos eran apoyadas por algún hombre de la banda que las trasladaba hasta el lugar elegido para actuar a bordo de algún vehículo.

Estas mujeres, según la Policía Nacional, eran “unas auténticas expertas en la técnica del resbalón”, que consiste en deslizar una lámina de plástico entre el marco de la puerta y el pestillo o resbalón.

Así lograban abrir las puertas en cuestión de segundos, empleando en ocasiones un destornillador para crear una holgura en el marco de la puerta y facilitar la entrada del plástico, que escondían entre su ropa interior o en sus zapatos.

Al parecer, parar pasar desapercibidas y no levantar sospechas entre los vecinos de los inmuebles, iban vestidas con prendas que aparentaban un elevado poder adquisitivo y ocultaban su rostro con grandes gafas de sol, pañuelos, o el propio cabello.

La organización disponía de ‘pisos francos’, viviendas en régimen de alquiler para que sus miembros se alojasen cuando viajaban por diferentes puntos del territorio nacional. Igualmente, contaban con una estructura de ‘rent a car’ de confianza, utilizando sus coches para viajar a los lugares donde desarrollaban sus actividades ilícitas.

PRIMEROS ARRESTOS A FINALES DEL PASADO AÑO

Los primeros arrestos se produjeron en Madrid a finales de 2020 cuando dos de sus miembros fueron detenidos en el momento en el que presuntamente se disponían a cometer un delito de estafa por el método del ‘Rip Deal’. Entre sus pertenencias llevaban 25 tacos de billetes de imitación de 200 euros, empaquetados todos ellos con papel film transparente.

Dos meses más tarde se detuvo a otros dos varones, en esta ocasión en València, por el mismo motivo. Además de 11.720 euros en billetes de 200 de curso legal, llevaban otros cerca de 40.000 euros en moneda falsa.

Las investigaciones realizadas condujeron a los agentes hasta la persona que presuntamente realizaba las funciones de jefe operativo del grupo. A finales de mayo cayó junto a su mujer, su persona de confianza y otros dos miembros de la banda en Barcelona.

Además, las cuatro mujeres que al parecer eran más activas en la comisión de robos en viviendas fueron interceptadas y detenidas en Huelva cuando se disponían a abandonar en vehículo el territorio nacional. Se realizaron varios registros en trasteros de Madrid y València donde escondían los efectos empleados para la comisión de las estafas.

DETENCIONES EN ALEMANIA

Gracias a los mecanismos de cooperación policial internacional, el pasado mes de junio fue detenido en Alemania el presunto responsable del grupo desarticulado, en virtud de una Orden Europea de Detención y Entrega dictada por las autoridades judiciales españolas. Además, se realizaron dos registros en territorio germano en los que se intervino cerca de 8.000 euros y otros efectos de interés.

En el marco de la investigación realizada por la Policía de Recklinghausen (Alemania) fueron detenidas otras cinco personas acusadas de 22 robos con fuerza cometidos en su país, entre ellas una mujer buscada por las autoridades italianas por delitos contra el patrimonio.

Las dos últimas detenciones realizadas en los últimos días en Madrid no han puesto fin a la investigación, que continúa abierta hasta lograr la detención de resto de miembros de la organización que se encuentra en paradero desconocido.

En el marco de esta investigación se han intervenido máquinas de contar dinero, un detector de billetes falsos, bolsas de plástico, gomas y plástico transparente para envolver los billetes facsímil, diferentes plásticos utilizados para abrir puertas, teléfonos móviles y 1.660.250 euros en billetes falsos. Asimismo se han recuperado joyas y otros efectos provenientes de sus actividades ilícitas.