Inicio Catalunya / Cataluña Barcelona Siete estudiantes de la UPC crean un sistema de propulsión eléctrica para...

Siete estudiantes de la UPC crean un sistema de propulsión eléctrica para satélites

0

El proyecto mejora la resolución de imágenes y reduce el consumo de combustible y los residuos espaciales

TERRASSA (BARCELONA), 19 (EUROPA PRESS)

Siete estudiantes del máster en Ingeniera Aeronáutica de l’Escola Superior d’Enginyeries Industrial, Aeroespacial i Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT) de la Universitat Politècnica de Catalunya-BarcelonaTech (UPC), han creado un sistema de propulsión eléctrica para satélites que operan en órbitas bajas.

Se trata un proyecto que mejora la resolución de las imágenes captadas por los satélites, permite unas conexiones más accesibles y evita el consumo de combustible fósil y la acumulación de residuos espaciales, uno de los retos de la industria aeroespacial, según ha informado la UPC este lunes en un comunicado.

Actualmente, muchas misiones que trabajan por debajo de los 450 mm de altitud –se las conoce como órbitas bajas– “son inviables” por el coste que supone mantener los aparatos en el espacio, ya que requieren de mucha cantidad de combustible y con este trabajo académico no se necesitaría tanto y se podrían acercar más a la Tierra para obtener mejores resultados.

Los alumnos del máster han impulsado una ‘start-up’, llamada ‘KreiosSpace’, la primera en España, con la idea de introducir la tecnología en el mercado y esperan fabricar a medio plazo un propulsor totalmente eléctrico basado en una nueva tecnología ‘Air-Breathing Electric Propulsion (ABEP)’ y que funciona gracias a motores de fuentes de helicón, que generan plasma a través de una fuente de radiofrecuencia.

Adrián Senar, uno de los siete estudiantes, ha explicado que “el motor se alimenta del aire atmosférico y de la energía del sol”, sin necesidad de combustible, y ha apuntado que la tecnología con motores de fuentes de helicón se experimenta desde hace años en instituciones científicas en todo el mundo y ha situado un primer prototipo en 2022y en 2023 ha afirmado que el sistema que han ideado será factible.

El equipo, que también integran Max Amer, Adrià Barceló, Iker Blanco, Francisco Boira, Francisco Bosch y Jan Mataró, ha garantizado que el sistema se puede adaptar también a satélites pequeños y el coste varía entre los 40.000 euros de los más sencillos hasta los 200.000, según el peso y el tiempo de vida de las misiones.

El proyecto ha ganado el programa ‘UPC Space Santander Explorer’, que ha contado con la participación de 50 iniciativas, y ha obtenido el segundo puesto en el ‘Earth-Breathing Electric Propulsion’ en la categoría de estudiantes, con el concurso de 40 equipos de Europa.