Inicio España El Banco de España informa que en 2023 se aprobaron un 12%...

El Banco de España informa que en 2023 se aprobaron un 12% de las solicitudes para adherirse a las medidas hipotecarias, mientras que un 43% fueron rechazadas

0

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

Los códigos de buenas prácticas para hipotecados vulnerables o en riesgo de serlo impulsados por el Gobierno registraron algo más de 61.000 solicitudes en 2023 y de estas, un 12% fueron aprobadas, mientras que un 43% fueron rechazadas, en el 80% de los casos por no cumplir los requisitos exigidos, según el Banco de España.

Así se desprende del Informe de Estabilidad Financiera del organismo correspondiente a la primavera de este año y publicado este lunes.

El Banco de España destaca que el volumen de deuda pendiente de todas las solicitudes de acogimiento del código para hipotecados vulnerables que se lanzó en 2012 y el nuevo código para familias en riesgo de serlo aprobado en 2022 y ampliado en 2023 totalizó 7.600 millones el año pasado, lo que supone el 1,5% del saldo vivo del crédito a hogares para la vivienda al final de 2022. De esta cifra, las operaciones aprobadas fueron el 12%, suponiendo 907 millones en cerca de 7.900 operaciones. Esto supuso el 0,2% del saldo vivo del crédito a hogares para la vivienda al final de 2022. En el segundo semestre del año fueron más las peticiones que en el primero.

Leer más:  El primer título de la Copa de la Reina Iberdrola de su historia lo consigue el CN Sant Andreu al remontar al Sabadell

En cambio, un 43% fueron rechazadas, en más del 80% de los casos por no cumplir con los requisitos para ser elegibles y el 20% por no haber presentado la información requerida o por desistimiento. El 45% restante se encuentran bajo estudio.

Si se compara con 2022, en ese ejercicio el volumen de deuda correspondiente a operaciones aprobadas fue de 135 millones, muy inferior a los 907 millones de 2023. Ese volumen se correspondió con cerca de 1.350 operaciones y un 0,03% del saldo vivo. Así, sumando 2022 y 2023 se aprobaron unas 9.250 operaciones.

El informe también recoge que la calidad crediticia de las operaciones acogidas a estos códigos experimentó un “cierto deterioro” el año pasado que atribuyó a la orientación de estas facilidades hacia los hogares vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad. Con esto, afirma que “era esperable que se observaran ratios de calidad crediticia peores que para el conjunto de la cartera del crédito a vivienda” y del saldo total de operaciones sujetas, un 46,9% corresponden a operaciones reestructuradas dudosas, un 2,7% a operaciones dudosas no reestructuradas y un 26,3% a operaciones en vigilancia especial en diciembre de 2023.

Leer más:  Israel cree que Hamas rechazará la última propuesta de acuerdo y acelera los preparativos para atacar Rafá

Respecto a diciembre de 2022, estos pesos suponen un “cierto empeoramiento” de la calidad crediticia, con aumentos de 1,5 puntos porcentuales, 2,2 puntos y 5,3 puntos, respectivamente, “lo que es coherente con la mayor fragilidad de esta cartera y con el deterioro observado a nivel agregado para el conjunto del crédito a la vivienda”, según el informe.

El director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, Ángel Estrada, explicó en un encuentro con la prensa para detallar el informe que son estimaciones del organismo y la interpretación que hacen es que “son buenas noticias” que no hayan acudido a los códigos tantos solicitantes e indicativo de que la situación económica “ha ido mejor de lo que se preveía”. A tenor de que las solicitudes están siendo “mucho mayores”, Estrada resaltó que no se aprecia que “haya habido un problema de desconocimiento” de las medidas.

También explicó que las condiciones que hay que analizar para decidir si se aprueba o no una solicitud son “bastantes” y consideró que el tiempo que se tarde en resolverlas “tampoco tiene que influir mucho” porque se aprueban desde que son solicitadas.

Leer más:  Este lunes la luz sube y llega a los 47,81 euros

No obstante, consideró que es “pronto” para valorar si los códigos deben revisarse y recordó que los bancos tienen mecanismos para gestionar esta situación.

Por otra parte, el informe también recoge que el aumento de las rentas de los hogares ha “contenido” el incremento de la proporción de hogares con una carga financiera bruta elevada -superior al 40% de la renta del hogar-, de manera que ese aumento “se habría limitado a 0,7 puntos porcentuales entre 2020 y el tercer trimestre de 2023, lo que situaría al 11,2% de los hogares endeudados en esta posición financiera vulnerable”. Este porcentaje es inferior al calculado del 14% en abril del año pasado.


- Te recomendamos -