Inicio Aragón Huesca Miguel Gracia y Fernández Vara abordan la realidad de las zonas con...

Miguel Gracia y Fernández Vara abordan la realidad de las zonas con baja densidad demográfica en Huesca y Extremadura

0

HUESCA, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el de la Diputación de Huesca (DPH), Miguel Gracia, se han reunido este lunes en Mérida para abordar asuntos sobre territorios que sufren la despoblación, como las compensaciones al territorio que albergan las figuras de protección ambiental y, en general, la realidad de las zonas con baja densidad demográfica.

La estrategia frente al reto demográfico, la necesidad de tasas o impuestos ambientales que reviertan en el medio rural y que acompañen a la denominada sostenibilidad ambiental, la afección de los proyectos de energías renovables en zonas con baja densidad demográfica o el papel de los pequeños ayuntamientos han sido algunas de los asuntos tratados.

La realidad de las zonas con baja densidad demográfica ha sido la cuestión central de este encuentro. El día a día al que se enfrentan los habitantes de los pequeños pueblos, el reto de asentar población y la viabilidad de nuevos proyectos que puedan llegar a los pueblos para facilitar tanto trabajo como vivienda son algunos de los ejes que han abordado el presidente extremeño y el de la Diputación de Huesca.

Uno de los puntos en los que han incidido ha sido precisamente la necesidad de primar la actividad de los habitantes del medio rural como ejemplo de respeto por el medio ambiente.

En este sentido, han argumentado que “el medio rural es donde se genera la energía o el agua limpia para las grandes ciudades, un medio rural que además alberga las extensas superficies de arbolado forestal que sirven de sumidero de CO2 y de todo ellos se benefician quienes viven en las grandes ciudades”.

Por ello, han añadido, “sería conveniente la implantación de una tasa o impuesto por servicios ambientales que repercuta en el territorio que produce eso, en sus habitantes”. También se han referido a las realidades que comparten, como por ejemplo los municipios con embalses.

En este sentido han hecho también alusión a cómo se ha de conseguir un desarrollo sostenible y equilibrado, que cuente con los habitantes del territorio y tenga en cuenta a los ayuntamientos. Como ejemplo más actual han citado a las iniciativas de parques de energías renovables y de la necesidad de alcanzar un equilibrio entre desarrollo y sostenibilidad.

Han comentado la reivindicación de los territorios de montaña que soportan infraestructuras hidráulicas generadoras de energía para que precisamente el coste de la misma sea menor para los habitantes de esos territorios.

“El coste por transporte es evidentemente menor en los territorios generadores que en las grandes ciudades a las que se transporta”, ha dicho Miguel Gracia. Así, se han referido a que parte de esa energía debe de servir precisamente como elemento de discriminación positiva para aquellas empresas o emprendedores que quieran implantarse, de forma que un coste menor de energía sea un revulsivo para establecerse en el medio rural.

Es una de las realidades de territorios con poca densidad demográfica, en provincias como la de Huesca, donde hay comarcas en el Pirineo aragonés con apenas 4 habitantes por kilómetro cuadrado, densidades demográficas muy similares a las de zonas de Extremadura.

UNANIMIDAD

Tanto Guillermo Fernández Vara como Miguel Gracia han subrayado la unanimidad política e institucional para actuar ante el reto demográfico: “El elemento legislativo es fundamental y cada administración en su ámbito competencial debe legislar teniendo en cuenta a quienes allí residen y criterios como el de ruralidad deben hacerse constar en toda legislación”.

Este aspecto se ha debatido también en la reunión que posteriormente Miguel Gracia ha mantenido con la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio de la Junta de Extremadura, Begoña García. Han intercambiado impresiones especialmente sobre el papel de los ayuntamientos, sobre todo de los más pequeños, a la hora de poder gestionar directamente un porcentaje de los fondos Next Generation EU ya que la administración local es la que mejor conoce las necesidades de su entorno.

Han analizado las situaciones contradictorias que se dan entre el desarrollo de figuras de protección ambiental y el desarrollo de los propios territorios afectados en esas denominaciones y han defendido que lo primero no puede hipotecar a lo segundo.

Como ejemplo de desarrollo sostenible que se da en ambos territorios es el trabajo de los grupos de desarrollo rural. “Han sido y son un modelo de desarrollo que ha propiciado el asentamiento poblacional en el territorio”, han coincidido Miguel Gracia y Begoña García. No en vano, en la Comunidad Autónoma extremeña se han destinado más de 30 millones de euros que van a servir para reforzar la acción de los grupos leader en Extremadura.

En ambos encuentros ha participado también la vicepresidenta de la Diputación Provincial de Huesca, Elisa Sancho, en una jornada institucional que ha incluido igualmente una reunión con la presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, y el vicepresidente primero, Miguel Ángel Morales.