Inicio país vasco ELA, CIG e Intersindical denuncian que el Gobierno central sigue “sin dar...

ELA, CIG e Intersindical denuncian que el Gobierno central sigue “sin dar paso alguno” para derogar la reforma laboral

0

BILBAO, 22 (EUROPA PRESS)

El sindicato vasco ELA, CIG de Galicia e Intersindical-Catalunya se han concentrado este martes ante la sede del Ministerio de Trabajo en Madrid para reclamar a la ministra, Yolanda Díaz, “la inmediata derogación de las reformas laborales” y denunciar que sigue “sin dar paso alguno” para ello.

La protesta ha estado encabezada por los secretarios generales de los tres sindicatos, Mitxel Lakuntza (ELA), Paulo Carril (CIG) y Sergi Perelló (Intersindical de Catalunya), que han denunciado, además, “la negativa” de la titular del Ministerio a recibirlos, según ha informado ELA.

Estas tres organizaciones sindicales acordaron realizar esta concentración en Madrid ante “el inmovilismo” del Ministerio, que sigue “sin dar paso alguno para abolir las reformas laborales impuestas, primero por el PSOE y, posteriormente, por el PP”.

“Ha pasado ya año y medio desde que se conformase el gobierno del Estado. Hemos visto cómo se aprobaban los presupuestos generales del estado o la tramitación para los fondos europeos, sin embargo, la derogación de las reformas laborales sigue bloqueada”, ha denunciado Lakuntza.

Tanto el responsable del sindicato vasco como Carril y Perelló han considerado “imprescindible” esta derogación para “impedir los despidos colectivos que ya se están produciendo sin que las empresas precisen de autorización administrativa alguna”.

En este sentido, el secretario general de ELA ha defendido que “no se puede permitir que las empresas con beneficios sigan despidiendo impunemente”. “Las reformas laborales han fracasado, solo han traído devaluación salarial y precariedad”, ha alertado.

Asimismo, los sindicatos han reclamado que la derogación debe contar, también, con el apoyo de los grupos políticos que han apoyado al Gobierno de Pedro Sánchez y de los partidos soberanistas vascos, gallegos y catalanes.

Por ello, ELA, CIG e Intersindical les han interpelado para que ejerzan “una labor activa en defensa de la clase trabajadora”. “Que den un puñetazo en la mesa”, ha exigido el secretario general de ELA. En este sentido, ha remarcado que, “si se va a Madrid, tiene que ser para apretar, para situar en este momento las condiciones laborales como una prioridad”.

Los sindictaos han alertado del riesgo de que, una vez que se ponga fin a los ERTE, se conviertan en ERE “aprovechando” la legislación laboral en vigor y han responsabilizado de cada uno de los despidos actuales o de los que se puedan producir tanto a la ministra de Trabajo como al Gobierno Sánchez en su conjunto.

FRENO

También han alertado de que, con la concertación social, se pretende “la domesticación y desmovilización de la clase trabajadora” y han añadido que “ese pretendido consenso otorga derecho de veto a la patronal a la hora de derogar las reformas laborales, lo que convierte al diálogo social en un marco estéril y perjudicial” para los trabajadores.

Según Lakuntza, “el mal llamado diálogo social es una coartada para no acometer los cambios necesarios. Un auténtico freno en el que la patronal tiene derecho de veto. Es una evidencia que las medidas para mejorar las condiciones laborales y de pensiones no van a venir de estas mesas”. Por ello, ha planteado que “no aceptar el veto de la patronal es un requisito imprescindible para avanzar”.

Los tres sindicatos han reclamado “el derecho a decidir” el modelo de relaciones laborales, pensiones y protección social para mejorar las condiciones salariales y laborales. Por ello, han rechazado el actual modelo de “estatalización” de la negociación colectiva que “impone desde Madrid unas condiciones muy precarias sin respetar las mayorías sindicales de Euskal Herria, Galizia y Catalunya”.

Este modelo, han criticado, ha provocado “una mayor precarización y empobrecimiento” de los trabajadores, al dar prioridad a los convenios estatales sobre los provinciales y “deteriorar” los convenios sectoriales y de empresa. “Se trata de democracia y de respeto a lo que las trabajadoras y trabajadores de nuestros países deciden”, ha defendido Mitxel Lakuntza.

En este marco, ELA, CIG e Intersindical han reclamado que se acabe con un modelo que “no solo aleja la negociación colectiva de las trabajadoras y trabajadores, sino que también impide la participación de los sindicatos que democráticamente los representan para cerrar acuerdos sobre las condiciones de trabajo en cualquier sector”.

Lakuntza, Carril y Perelló han demandado, además, “una agenda social” para que, entre otras cuestiones, se articule un sistema de protección social “fuerte”, con refuerzo del sistema público de pensiones, así como una fiscalidad progresiva y un tejido productivo “sostenible”, con salarios y condiciones laborales “dignas”.

A su entender, son cuestiones “urgentes” en un momento como el actual en el que, por causa de la pandemia, se ha producido un “aún mayor empobrecimiento de la clase trabajadora”.