Inicio Navarra La rehabilitación de casas municipales en desuso en el Pirineo amplía a...

La rehabilitación de casas municipales en desuso en el Pirineo amplía a 11 viviendas la oferta pública de alquiler

0

PAMPLONA, 26 (EUROPA PRESS)

La política de rehabilitación y promoción de vivienda de alquiler impulsada por el Gobierno de Navarra en el Pirineo, a través de la sociedad pública Nasuvinsa, se ha traducido en la rehabilitación integral de dos edificios de titularidad municipal en Burguete y Espinal, intervenciones ya concluidas, y de una tercera casa también en desuso propiedad del Ayuntamiento de Jaurrieta, cuyas obras están licitadas para su próxima adjudicación.

A esta oferta se sumarán las dos viviendas obtenidas en la rehabilitación de la antigua casa de camineros de la localidad de Roncal, cedidas al ayuntamiento el pasado mes de abril, ha informado en un comunicado el Gobierno foral.

Las 11 Viviendas de Protección Oficial (VPO) de estas tres promociones, que suman una inversión pública superior a 1,2 millones de euros, se destinarán a alquiler protegido preferentemente para personas jóvenes, dentro de las actuaciones estratégicas para paliar el fenómeno del despoblamiento en el medio rural incluidas en el plan de acción del Pirineo que lidera del Departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos del Ejecutivo foral.

El vicepresidente segundo del Ejecutivo foral, José Mª Aierdi, acompañado del director gerente de Nasuvinsa, Alberto Bayona, se ha desplazado este jueves a Burguete para reunirse con su alcalde, José Irigaray; la alcaldesa de Roncal, Amparo Viñuales; el presidente del Concejo de Espinal, Mikel Joseba Landabere; y el teniente de alcalde de Jaurrieta, José Manuel Narvaiz.

Los cuatro representantes municipales y los dos del Gobierno foral han mantenido un encuentro para estudiar distintas actuaciones en materia de vivienda en la comarca del Pirineo, así como la demanda existente, y han visitado el edificio recién rehabilitado en Burguete.

Esta colaboración en materia de vivienda con las entidades locales de la comarca se ha formalizado a través de convenios de cesión de suelo municipal en favor de Nasuvinsa, que asume el coste de la rehabilitación y la gestión del alquiler durante el periodo acordado en cada caso, entre 35 y 50 años, al cabo de los cuales las viviendas revierten a los ayuntamientos. Se contribuye así a crear un parque municipal de vivienda en edificios revalorizados por su rehabilitación.

Esta fórmula se ha extendido a otras entidades locales del entorno rural, con el mismo doble objetivo de recuperar casas en desuso y reforzar la oferta pública en régimen de arrendamiento protegido, para dar respuesta a la demanda local.

Esta política pública en la zona del Pirineo se ha visto reforzada por otras actuaciones de Nasuvinsa como la rehabilitación y cesión al Ayuntamiento de Roncal de dos pisos de las antiguas casas de camineros, adscritas al Fondo Foral de Vivienda Social propiedad del Gobierno de Navarra, y la construcción iniciada ahora de cuatro viviendas más en Garralda, dentro del Plan Navarra Social Housing. Ambas actuaciones suponen una inversión adicional de 1,3 millones de euros.

COMPROMISO CON LOS AYUNTAMIENTOS DEL PIRINEO EN PROYECTOS DE VIVIENDA

Aierdi ha trasladado este balance a los alcaldes y alcaldesas del Pirineo, y les ha ratificado la voluntad de seguir trabajando conjuntamente para abordar proyectos futuros en materia de vivienda. En este sentido, ha defendido este compromiso de colaboración entre el Gobierno de Navarra y los ayuntamientos para «seguir desarrollando la política de vivienda de alquiler y responder a la demanda de la población de los valles del Pirineo en esta materia».

«Reforzar la oferta pública en régimen de alquiler, pensando especialmente en las personas jóvenes, es una de las herramientas más eficaces para reducir el impacto de la despoblación en el ámbito rural, un fenómeno que afecta con especial intensidad a la zona del Pirineo», ha declarado el vicepresidente, quien ha destacado la elaboración este año de un censo de edificios públicos de la zona pirenaica que están en desuso y que son susceptibles de ser rehabilitados y utilizados como viviendas, muchos de ellos de titularidad municipal.

«Los 24 edificios censados podrían dar lugar a más de 50 viviendas con posibilidad de ser rehabilitadas. En función del coste de rehabilitación y la demanda existente, en 2021 se podrían ir planteando actuaciones para adecuar algunas de estas viviendas para su gestión en régimen del alquiler», ha señalado.

Por su parte, el director gerente de Nasuvinsa, Alberto Bayona, se ha referido a las acciones en materia de vivienda emprendidas dentro del Plan de Acción del Pirineo, cuyo objetivo «es ampliar el parque de vivienda pública en alquiler existente en la zona, ya que hay una alta demanda y poca oferta de vivienda en alquiler disponible».

CUATRO VPO EN BURGUETE

Coincidiendo con la reunión de este jueves, el vicepresidente Aierdi y el resto de representantes locales han visitado el edificio municipal sito en la Plaza del Ayuntamiento de Burguete, del que Nasuvinsa ha rehabilitado sus plantas segunda y tercera para habilitar cuatro viviendas de dos dormitorios, que se destinarán preferentemente a personas jóvenes menores de 35 años o con diversidad funcional. El proyecto de reforma ha sido redactado por la arquitecta Gracia Íñigo Mendoza y su ejecución ha costado 391.034 €.

Esta intervención ha permitido la mejora de las condiciones de accesibilidad, con la instalación de un ascensor que da servicio a los pisos y a las dependencias municipales, junto a medidas de eficiencia energética como la envolvente térmica de las viviendas, un factor de especial relevancia en las localidades del Pirineo que sufren periodos invernales con acentuados descensos de temperatura. La eliminación de barreras ha incluido el acceso al edificio por la planta baja a nivel calle, utilizado también por los servicios municipales situados en la planta primera.

CUATRO VIVIENDAS CON CARPINTERÍA PASSIVHAUS EN ESPINAL

La rehabilitación integral del edificio municipal sito en la calle San Bartolomé, 9, del Concejo de Espinal, ha permitido habilitar cuatro viviendas más, que se destinarán a personas jóvenes menores de 45 años o con diversidad funcional, tal como se recoge en el convenio de cesión firmado en su día con Nasuvinsa. De las cuatro viviendas, de ellas dos con dormitorios y las restantes con uno y tres habitaciones. Su coste final ha ascendido a 530.423 €.

Además de la instalación de ascensor, para mejorar la accesibilidad, se ha realizado la envolvente térmica del edificio con estándares de consumo casi nulo, el proyecto ha incluido la colocación de carpintería exterior de PVC con estándar Passivhaus y sistema de ventilación con recuperador de calor para reducir el consumo de energía, además de calderas de calefacción individuales.

El equipo de arquitectura autor del proyecto está integrado por Miguel Ángel Díaz Iturriaga, Elena Chávarri Burguete y Andrés Tabera Roldán.

JAURRIETA Y RONCAL

La tercera casa municipal en desuso que va a ser rehabilitada por Nasuvinsa está situada en la localidad de Jaurrieta, en la calle Elizabidea, 5. Permitirá acondicionar tres viviendas en planta primera y bajocubierta, cuyas obras están en estos momentos en proceso de licitación por un precio de 334.503 €. El equipo redactor del proyecto está integrado por los arquitectos Jesús Estanislao Goñi Lacosta, Roberto García Valentín y José Luis Astiz Díaz.

En el convenio de cesión se establece que las viviendas se destinarán a jóvenes menores de 35 años y a personas con discapacidad funcional.

Finalmente, Nasuvinsa cedió al Ayuntamiento de Roncal en abril de este año dos viviendas de las antiguas casas de camineros, que están adscritas al Fondo Foral de Vivienda Social del Gobierno de Navarra. Su rehabilitación ha supuesto una inversión de 152.000 euros.