Inicio Navarra El Centro de Interpretación de las Murallas de Pamplona ofrece un recorrido...

El Centro de Interpretación de las Murallas de Pamplona ofrece un recorrido didáctico por la historia de la ciudad

0

PAMPLONA, 27 (EUROPA PRESS)

El Centro de Interpretación de las Murallas de Pamplona ofrece toda la información necesaria para conocer las murallas y los elementos que las integran, y entender la evolución de Pamplona a lo largo de los siglos. De manera “ágil, didáctica e interactiva”, este recurso municipal permite al visitante y a cualquier vecino de la ciudad acercarse a la historia y al presente de Pamplona, conociendo los principales acontecimientos que dejaron su impronta en la ciudad y recreando las formas de vida y los testimonios de sus protagonistas.

Este centro, ubicado en el Fortín de San Bartolomé (en la calle Aralar s/n) abre sus puertas en las épocas del año de más afluencia turística en Pamplona, entre las que se encuentran los meses de julio a octubre. Durante estos periodos, se puede visitar de manera gratuita en horario de once a dos por la mañana cualquier día de la semana y de cinco a ocho por la tarde todos los días excepto los domingos. Las instalaciones están adaptadas a personas con movilidad reducida y la atención se realiza tanto en castellano como en euskera, como en inglés o francés.

UN RECORRIDO EN CINCO PASOS POR LA HISTORIA DE PAMPLONA

El recorrido didáctico que ofrece el Centro de Interpretación de las Murallas se estructura en cinco pasos a lo largo de las cinco casernas que conforman la instalación. Estos espacios son bóvedas construidas a prueba de bombas, que habitualmente se ubican debajo de los baluartes que se servían tanto para alojar a los soldados como para almacenar víveres y otros objetos o artilugios que se necesitaban tener a disposición, ha informado el Ayuntamiento.

En una primera caserna se recepciona y se informa a los visitantes acerca de lo que se pueden encontrar tanto en la ciudad en torno a las fortificaciones como en el propio centro a través del recorrido, que arranca con una retrospectiva sobre la evolución de las murallas. Y es que la Pamplona que se puede disfrutar hoy en día, ha añadido, no es más que el resultado de un proceso histórico en el que las murallas han tenido un protagonismo especial. A través de diversos paneles y un vídeo de diez minutos, se muestra la evolución de las murallas desde el siglo XII hasta la actualidad.

La tercera caserna se centra en describir las estrategias defensivas de la ciudad. El desarrollo defensivo de las fortificaciones es una respuesta a la necesidad de protegerse de un armamento cuyo alcance y poder destructivo crecía imparable. En esta sala se explican los elementos defensivos, partes y funciones del conjunto amurallado, de una manera más técnica.

Tan importante como lo intangible es el lado humano de la historia, que también tiene un hueco en una de las casernas del Centro de Interpretación de las Murallas de Pamplona, en la que se muestra cómo la importancia militar y estratégica de la ciudad, y su carácter de plaza fuerte, influyeron de modo significativo en sus habitantes, sus oficios, costumbres y modos de vida. Y todo ello se expone al visitante de una manera didáctica a través de cinco personajes de diferentes épocas, con los que se puede comprobar cómo ha cambiado la forma de vida en Pamplona.

Por último, el Centro de Interpretación de las Murallas de Pamplona reserva un lugar a mostrar cómo son otras plazas fuertes. Y es que muchos de los ingenieros militares que trabajaron en Pamplona a lo largo de los siglos, realizaron también otras fortalezas repartidas por todo el mundo. Se muestran en este espacio algunas de las más representativas.

UN JUEGO DE ESCAPE GRATUITO PARA COMPLETAR LA EXPERIENCIA

El Centro de Interpretación de las Murallas también ofrece un juego gratuito de escape urbano que permitirá a los que quieran conocer más en profundidad la historia de las fortificaciones de Pamplona seguir viajando en el tiempo, pero en este caso recorriendo la ciudad. Basado en un hecho real y narrado por personajes históricos de la ciudad, ‘Escape en las Murallas’ consiste en superar diversas pruebas, de búsqueda o lógica, partiendo de las propias instalaciones y utilizando el propio dispositivo móvil con enigmas táctiles mientras se visitan varios espacios de las murallas de Pamplona. El entorno juega un papel esencial para alcanzar el objetivo final. Esta propuesta, accesible desde la web https://escapemurallas.es/ está dirigida a mayores de 16 años y es ideal para jugar en parejas, grupos o familias con niños a partir de 7 años.

El argumento ubica al participante en una ciudad sometida a un completo bloqueo por las tropas carlistas. Los veinte mil habitantes de Pamplona no pudieron salir de la ciudad, quedaron completamente encerrados durante seis meses. Ocurrió desde septiembre de 1874 hasta febrero de 1875. Era invierno y se produjo una gran carestía de alimentos que empeoró las condiciones de vida. Con este panorama, el jugador debe combatir a los invasores y evitar el bloqueo de la ciudad.

EL FORTÍN DE SAN BARTOLOMÉ

El Fortín de San Bartolomé forma parte de un ambicioso proyecto elaborado en 1726 que fue ejecutado sólo en parte a lo largo del s. XVIII. En él, se reforzaban los frentes más expuestos de la ciudad con fuertes avanzados. Por aquel entonces Pamplona había llegado a tener un buen sistema de fortificaciones, pero esa perfección ya había caducado en la medida en que las armas de asedio habían evolucionado. Ante la realidad de las nuevas armas y de las nuevas estrategias de ataque se construyó este fortín, que tenía como objetivo dificultar la labor del asediador y ofrecer a la tropa un lugar seguro para protegerse de posibles bombardeos, así como ayudar al Baluarte de Labrit a defender el valioso molino de Caparroso, sobre el que se yergue, ha indicado el Consistorio.

Las casernas abovedadas que se pueden encontrar en el interior se hicieron para proteger tropas y mercancías de los efectos de cualquier bombardeo. Ahora sirven para preservar la historia de las fortalezas, y desde el año 2010, año en el que se empezó a restaurar y recuperar el recinto, para mostrar la historia de todas las fortificaciones de la ciudad a través de un centro de interpretación.