Inicio murcia El PP piden que uno Premios de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático...

El PP piden que uno Premios de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático lleve el nombre de Ricardo Codorníu

0

MURCIA, 10 (EUROPA PRESS)

El Grupo Parlamentario Popular, a través de una moción en la Asamblea regional, solicita que se establezca la categoría ‘Gestión forestal sostenible Ricardo Codorníu’ dentro de los Premios de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático de la Región de Murcia.

Se trataría de una categoría para premiar los proyectos que contribuyan a la organización, administración y uso de los bosques y montes de forma que permita mantener su biodiversidad, productividad y capacidad de regeneración, para atender las funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes a escala local, nacional y global.

Estos galardones tienen como objetivo reconocer públicamente el esfuerzo realizado por empresas, instituciones, organizaciones y colectivos de la Región en materia de desarrollo sostenible y cambio climático, así como para difundir aquellas experiencias de éxito e ideas que puedan ser referente para otros.

El portavoz del GPP, Joaquín Segado, ha destacado que “desde el Partido Popular entendemos que reconocer y dar a conocer los méritos de Ricardo Codoníu y de los propietarios forestales, tiene perfecta cabida en estos premios”, convocados anualmente por la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente.

“Fue un gran defensor de la causa forestal y es de justicia honrar y poner en valor la figura y la labor de nuestro paisano, así como reconocer la impagable labor que realizan los propietarios forestales a través de una gestión forestal sostenible y que tantísimos beneficios generan para la sociedad”, añade.

Para mantener y potenciar nuestros bosques, los propietarios forestales han establecido toda una serie de actuaciones sobre las masas arboladas que se enmarcan en la denominada Gestión Forestal Sostenible (GFS) o silvicultura.

Cabe citar la definición de las Naciones Unidas, que la define como una tipología de gestión “que tiene por objetivo mantener y aumentar el valor económico, social y medioambiental de todos los tipos de bosques, en beneficio de las generaciones presentes y futuras”.

Desde este prisma de la gestión sostenible, “el Gobierno de la Región de Murcia está realizando importantes actuaciones de regeneración forestal en el Parque Regional de Sierra Espuña, coincidiendo con el 130 aniversario de su reforestación a cargo del ilustre ingeniero forestal cartagenero, Ricardo Codorníu y Stárico”, ha informado el ‘popular’.

En los últimos cuatro años, “desde el Ejecutivo regional se ha invertido 18 millones de euros en restaurar, proteger y reforestar más de 6.000 hectáreas de terreno, para luchar contra la desertificación, la erosión y los incendios y se han acondicionado más de 240 kilómetros de vías forestales”, ha puntualizado Segado.

La superficie forestal de la Región supera las 511.000 hectáreas ocupando más del 45% del territorio, de las cuales más de 360.000 hectáreas se corresponden con monte privado, suponiendo el 70,9% de la superficie forestal regional. La riqueza medioambiental de la Región engloba, actualmente, una reserva natural, siete parques regionales, siete paisajes protegidos, tres monumentos naturales y 98 humedales, así como casi un centenar de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) y Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

En España, la superficie forestal ocupa 26,28 millones de hectáreas, lo que supone el 52% del territorio nacional. La superficie arbolada aumenta con una tasa anual de 2,19% y después de Suecia y Finlandia, España es el tercer país de Europa con mayor superficie forestal arbolada, en torno a 18 millones de hectáreas. “Estos datos demuestran que somos un país de gran potencial forestal y, además, actualmente el monte aporta el 1,7% del PIB y genera 300.000 empleos directos”, ha concretado el portavoz.

La gestión forestal de los bosques, de acuerdo con los principios de desarrollo sostenible, ambiental, económico y social, “son imprescindibles para la conservación de la biodiversidad, la lucha contra el cambio climático, el mantenimiento de los servicios ecosistémicos y como recurso para un crecimiento económico sostenible y la bioeconomía circular que permite la creación de empleos y fija población en el territorio”, ha concretado.