Inicio murcia El CES emplaza a definir las funciones de cada trabajo a fin...

El CES emplaza a definir las funciones de cada trabajo a fin de facilitar la igualdad salarial de mujeres y hombres

0

Aumentan las cláusulas convencionales para conseguir que los trabajadores de la Región perciban, como mínimo, mil euros mensuales

MURCIA, 30 (EUROPA PRESS)

El Consejo Económico y Social de la Región de Murcia (CESRM) considera que sería “oportuno” reforzar la definición de las funciones que corresponden a cada puesto de trabajo, así como el nivel de formación, experiencia, cualificación y responsabilidad que requiere cada uno de ellos con el fin de facilitar el cumplimiento de las nuevas obligaciones impuestas para la igualdad retributiva entre mujeres y hombres.

Y es que, aunque presentes en el 50% de los textos sectoriales y en cerca del 60% de los convenios de empresa, a partir de 2021, con el fin de facilitar el cumplimiento de la obligación de transparencia retributiva, deberían estar claramente descritas en todos los nuevos convenios, según lo ha puesto de manifiesto el CESRM en su ‘Informe sobre la negociación colectiva en la Región de Murcia’ correspondiente al año 2020.

Es una de las principales conclusiones abordadas por el CSRM acerca del futuro inminente de la negociación colectiva en la Región. A su juicio, resultará “muy interesante” valorar cómo atienden las empresas a partir del año 2021 esta nueva obligación de registro salarial impuesta por el reciente RD 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres.

El CESRM recuerda que esta normativa afecta por igual a todas las empresas, independientemente de cuáles sean sus dimensiones, volumen de facturación o número de personas empleadas.

ESFUERZO EN LA CONSECUCIÓN DE OBJETIVOS

Durante el año 2020, a pesar de las dificultades asociadas a la situación pandémica, el CESRM ha valorado que la negociación colectiva murciana “demuestra haberse esforzado en la consecución de los objetivos marcados tanto por el Acuerdo Nacional sobre Negociación Colectiva 2018-2020, como en el Acuerdo Regional sobre Negociación Colectiva 2018-2020”.

“Los interlocutores sociales regionales potencian la estabilidad y calidad en el empleo, mejorando tanto la permanencia de las personas trabajadoras como su retribución”, según el Consejo.

Así pues, el CESRM destaca que han aumentado las cláusulas convencionales tendentes a conseguir que los trabajadores y las trabajadoras de la Región de Murcia perciban como mínimo una retribución mensual de 1.000 euros, siendo muchos los sectores y empresas que optan por mejorar, en su ámbito de aplicación, la cuantía del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 950 euros mensuales incluso para las categorías profesionales menos cualificadas.

Pese a todo, el CESRM cree que “no se puede negar que el 2020 ha sido un año complejo” para la negociación colectiva. “Y es que, prácticamente la totalidad de los convenios suscritos en este año lo hicieron inmersos en plena crisis económica y social derivada del coronavirus”.

Aunque en 2020 han sido “escasísimas” las referencias convencionales al teletrabajo, e inexistentes las menciones al COVID, el CESRM estima que, sin duda, “habrá que prestar atención a la evolución de la pandemia y comprobar si la negociación colectiva pasa a considerar necesario establecer medidas que perfilen los derechos de adaptación horaria y conciliación que, al respecto, reconoce la legislación vigente, en caso de que exista la necesidad de atender a un pariente enfermo o aislado por coronavirus”.

Asimismo, advierte que resultará “muy interesante” verificar cómo responden los negociadores a los nuevos objetivos y propuestas de actuación que, llegado el momento, se incorporen a los futuros Acuerdos Regional y Nacional sobre negociación colectiva que, previsiblemente, abarcarán el periodo comprendido entre 2021 y 2023.

METODOLOGÍA

El plan de trabajo seguido para este informe ha sido la realización de un estudio comparado de los distintos convenios publicados en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM) en 2020 que, además, hayan surtido efectos durante dicho año.

Por lo que al ámbito de aplicación del convenio colectivo se refiere, durante el año 2020, la opción más seleccionada tanto en el ámbito de sector como en el de empresa ha sido la que atribuye al convenio una duración igual o superior a los tres años.

Además, a pesar de que tradicionalmente resultaba habitual que se estableciese que el convenio colectivo comenzara a surtir efectos desde el momento de su firma, un elevadísimo porcentaje de los convenios, tanto de ámbito de sector como de ámbito de empresa, suscritos durante el año 2020 en la Región, reconoce efectos retroactivos a su articulado como el de la Madera y el del Metal.

En cambio, al CESRM le soprende la escasez de cláusulas de denuncia automática tanto en el ámbito de sector como en el de empresa. Y es que apenas se recogen en el 30% de los convenios de sector renegociados y en algo más del 10% de los convenios de empresa. A su juicio, esto demuestra que las partes se suelen decantar por la prórroga automática en caso de que no exista denuncia, con el fin de optimizar, en la medida de lo posible, el esfuerzo negociador.

Por lo que a la organización del trabajo se refiere, un año más, la experiencia murciana demuestra que el ámbito de empresa es el más propicio para concretar los derechos y obligaciones laborales vinculadas al poder de organización y dirección del trabajo. Y es que, mientras en el ámbito de sector suelen incluirse únicamente compromisos genéricos al respecto, más del 60% de los nuevos convenios de empresa incluye una cláusula relativa a este tema.

En 2020, ningún convenio sectorial prevé expresamente el trabajo a turnos. Ahora bien, pese a todo, en defecto de previsión expresa al respecto en el convenio sectorial aplicable, se trata de una forma de organización del trabajo que siempre puede establecerse, bien por convenio de empresa, bien por acuerdo de empresa.

TELETRABAJO Y DESCONEXIÓN DIGITAL

En este contexto, el CESRM estima particularmente interesante resaltar que, aunque formulado con carácter general y no como medida de actuación frente a la epidemia, ni tampoco condicionado a necesidad de conciliación de la vida familiar y laboral, el convenio colectivo para el sector de la Madera recuerda que las empresas incluidas dentro de su ámbito de aplicación podrán concretar las condiciones necesarias para poder desarrollar el trabajo a distancia.

En esta línea, el CESRM denuncia que son “escasísimas” las referencias convencionales a la desconexión digital y, en 2020, solo aparece expresamente en el convenio colectivo de una empresa. Todo ello, a pesar de que la legislación contempla “tajantemente” este derecho “con el fin de garantizar el descanso y la protección de la intimidad familiar de las personas trabajadoras”.