Inicio la rioja Una arnedana pide ayuda para ganar la batalla a un cáncer de...

Una arnedana pide ayuda para ganar la batalla a un cáncer de riñón con metástasis

0

“Es buscar hacer lo máximo para tener más opciones”, soñando con la palabra “remisión” mediante la inmunoterapia

LOGROÑO, 19 (EUROPA PRESS)

Tiene 43 años y en el año 2019 le diagnosticaron un cáncer de riñón con metástasis. Virginia López, natural de Arnedo, pide ayuda a través de la plataforma ‘gofundme’ para acceder a un tratamiento en Alemania que le ayude a ganar la batalla que está librando.

En una entrevista a Europa Press, ha relatado cómo el tratamiento al que le están sometiendo ahora mismo en Barcelona, donde ella reside, “no busca la curación” porque “por lo avanzado que está el cáncer es muy difícil” que se cure; aunque “milagros siempre hay”.

Por eso, y tras investigar otras opciones complementarias al tratamiento que está recibiendo, ha encontrado un clínica en Alemania con la que podría tener “más posibilidades de éxito y, si no, al menos” darle “mejor calidad de vida”.

Y es que los tratamientos a los que se está sometiendo tienen unos efectos secundarios “tremendos” que le dejan en cama, sin poder moverse, o, también, le han provocado hipotiroidismo, tensión baja, aumento de peso…

“Lo que yo estoy buscando es poder acceder a un complemento para darme más posibilidades de ganar la batalla”, ha indicado. Pero, al no poder asumir el coste, su grupo de amigas, animadas por otras experiencias, decidieron poner en marcha una recaudación de fondos.

La campaña está teniendo una “respuesta impresionante” y, con ella, quiere conseguir los fondos suficientes para tratarse en la clínica Arcadia, en Bad Emstal (Alemania), en un enclave rodeado de montañas.

Ella querría oir la palabra “remisión” porque ya ha visto cómo una amiga suya lo ha vivido con un tratamiento similar al que ella desea recibir: “Si escuchas estas palabras del oncólogo te da la vida”, ha afirmado rompiendo de emoción.

Hasta ahora, Virginia ha recibido tratamiento farmacológico con Sutent ( que es un antiangiogenico); Nivolumab (tratamiento de inmunoterapia); y Cabozantinib (antiangiogenico otra vez). Son tres intentos que no han acabado de funcionar y, ha señalado: “A mí me van quedando cada vez menos balas”.

El tratamiento en Alemania sería complementario: “Es buscar hacer lo máximo para tener más opciones”. Así, después del “shock” inicial porque estos tratamientos no estaban funcionando empezó a buscar otro tipo de terapias y a “conocer el cáncer”.

Con la terapia de la clínica alemana se trata de “atacar” el cáncer desde distintos pilares de forma “más amplia”: tanto la nutrición como el trabajo emocional y tratamiento químico para fortalecer el sistema inmunológico: “Darle herramientas para que sea el que batalle”.

“Lo que propone la clínica es un paquete con muchas cosas; atacar desde todos los pilares posibles para reforzar el sistema inmune”, ha explicado apuntado a los descubrimientos de James Allison, “padre de la inmunoterapia”.

Es, ha dicho, “un proceso más natural, porque hace que sea tu cuerpo el que lidie” con el cáncer “y los efectos secundarios son menores y la calidad de vida es mejor”.

Por el camino ha rechazado un tratamiento en Estados Unidos llevado por un radioterapeuta y “basado en una técnica avanzada en inmunoterapia que la inyecta directamente en el tumor”, pero lo rechazó porque el coste era “desorbitado”, superaba los 100.000 euros.

Virginia tiene un niño de cinco años y le gustaría vivir el más tiempo posible con él. En enero de 2019 empezó a notar dolores de cabeza “que nunca había tenido y eran muy raros” que terminaron en visión doble.

Tenía una de las metástasis en la cabeza, presionando el nervio que gestiona el músculo del movimiento del ojo izquierdo, que le hace tener que llevar un parche. En abril le diagnosticaron cáncer de riñón con metástasis que ya le ha afectado al esternón, pulmón, lumbar y cervical.