Inicio la rioja Logroño comienza el 26 de abril la recogida selectiva de residuos orgánicos...

Logroño comienza el 26 de abril la recogida selectiva de residuos orgánicos en cinco barrios

0

LOGROÑO, 12 (EUROPA PRESS)

Logroño comenzará el 26 de abril la recogida selectiva de residuos orgánicos de una forma progresiva que incluirá, en una primera fase, los barrios de Valdegastea, El Arco, La Guindalera, Cascajos y Los Lirios, y las calles Portillejo, Avda. de Burgos, Rodejón, Entrena, Alfonso VI y Piqueras.

A partir de ahora, la ciudadanía de estos barrios contará con un nuevo contenedor de color marrón para dispensar estos residuos. El Ayuntamiento de Logroño engloba esta acción en el programa “Logroño+1”, que hoy ha sido presentado por el alcalde, Pablo Hermoso de Mendoza, y el concejal de Medio Ambiente, José Manuel Zúñiga, en un acto celebrado en Logroño Limpio en el que también ha participado el director general de la Unidad de Medio Ambiente, Pedro Manuel San Juan.

“La recogida selectiva de los residuos orgánicos comenzará en Logroño este mes de abril, en concreto el día 26; se implantará de forma progresiva en diferentes fases y en la primera participarán cinco barrios y seis calles. Se trata de un nuevo servicio público para cuidar la ciudad y cuidar también el medio ambiente”, ha indicado el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza.

Los residuos orgánicos o biorresiduos son todos aquellos residuos de origen vegetal o animal susceptibles de degradarse rápidamente, transformándose en materia orgánica. Se componen de restos de comida y restos vegetales de origen domiciliario como los restos de origen vegetal: frutas, frutos secos, semillas, verduras y hortalizas; restos de origen animal: carne, huevo, cáscara de huevo, pescado, marisco, huesos, queso; restos de comida cocinada y pan seco, galletas y bollería.

También se trata de café e infusiones (sin grapa); restos de flores y plantas, tapones de corcho; papel o elementos tipo servilletas, papel de cocina que estén manchados, etc. En general, todos los residuos alimenticios sin envasar. Y es imprescindible que los residuos se viertan a los contenedores embolsados preferiblemente en bolsas compostables.

Esta primera fase de implantación “trata la recogida selectiva de materia orgánica en los siguientes barrios de la ciudad, con el objeto de segregar este tipo de residuo del resto para facilitar su transformación a productos útiles como abonos de uso agrícola”, ha explicado el concejal de Medio Ambiente, José Manuel Zúñiga.

Para ello, el Ayuntamiento de Logroño realizará una dotación aproximada de 100 contenedores de recogida de materia orgánica en estas zonas que se recogerán en horario nocturno.

El programa de recogida de residuos orgánicos se denomina “Logroño+1” y contribuye, en palabras del alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, a “dar un paso más para hacer de Logroño una ciudad ‘residuo cero’, que cuenta con toda la infraestructura necesaria para reciclar todos los residuos que producimos en los hogares y en los trabajos”.

Se trata de un nuevo sistema en Logroño que “pretende contribuir al propósito de convertir Logroño en una ciudad verde y limpia, comprometida con la sostenibilidad ambiental y que avanza en el cumplimiento de los indicadores ambientales y en la responsabilidad de nuestro medio ambiente. Consolidando como servicio público el objetivo que la Unión Europea ha fijado para sus ciudades: alcanzar el 50 por ciento de residuos preparados para la reutilización y el reciclado”, ha explicado el concejal de Medio Ambiente.

También es un paso más para la participación ciudadana y para que las personas contribuyan al bienestar de su ciudad, y una oportunidad más para vivir mejor, porque el reciclaje mejora la calidad ambiental y la calidad ambiental repercute el derecho a la salud de las personas.

CUATRO FASES DIFERENCIADAS

El programa de implantación de la recogida de residuos orgánicos está formado por cuatro fases. La primera de ellas, que comenzará el 26 de abril, servirá para obtener evidencias de que sistema se adecúa mejor a la cultura, modo de vida y uso de la ciudad. La segunda de ellas, que se iniciará a finales de 2021 o comienzos del 2022, definirá un modelo único de recogida y depósito para toda la ciudad, sobre la base de las experiencias, los datos y las evidencias del proceso de recogida y de la calidad de los residuos obtenidos.

La tercera fase ampliará este nuevo servicio en los diferentes barrios de Logroño y la cuarta servirá para seguir educando en reducción, en reciclaje y lograr que el día a día de las personas sea más sensible, atento y generoso con su medio ambiente.

Esta primera fase de implantación trata la recogida selectiva de materia orgánica en los siguientes barrios de la ciudad, con el objeto de segregar este tipo de residuo del resto para facilitar su transformación a productos útiles como abonos de uso agrícola.

Transcurrida esta primera fase, se obtendrán un conjunto de evidencias necesarias:

Fruto de la experiencia ciudadana, con la que medir indicadores como el grado de dificultad de reciclaje de los ciudadanos y ciudadanas, grado de dificultad en el uso y acceso de los sistemas de punto marrón; o el grado de satisfacción.

De proceso, a través de Logroño limpio, para medir indicadores como el grado de dificultad, el grado de limpieza del espacio público.

De resultado, con el Ecoparque, para medir la calidad de los residuos, su grado de intoxicación o nivel de pureza (es decir, si se han separado bien), el nivel de calidad en la separación y reciclaje, la calidad de los residuos obtenidos.

Al completar las cuatro fases, Logroño dispondrá de la infraestructura necesaria para llegar a ser “Ciudad residuo cero”. Una ciudad donde las personas pueden completar el reciclaje de todos los residuos urbanos que se generan.