Inicio la rioja Entregados los XII Premios Concurso Internacional Ecovino, con Juan B. Chávarri como...

Entregados los XII Premios Concurso Internacional Ecovino, con Juan B. Chávarri como premio a Excelencia Medioambiental

0

LOGROÑO, 6 (EUROPA PRESS)

La Universidad de La Rioja ha acogido el acto de entrega de los XII Premios Concurso Internacional Ecovino, presidida por el vicerrector de Investigación e Internacionalización, Eduardo Fonseca, por el presidente del jurado, Antonio Palacios y por el presidente de Cultura Permanente, Íñigo Crespo.

Las bodegas han recibido diplomas de Gran Ecovino de Oro, Ecovino de Oro o Ecovino de Plata, además de EcoMostos y EcoVinagres y los Premios Especiales al Mejor Sin Sulfitos y al Mejor EcoDiseño.

Juan Bautista Chávarri Mardones, referente de la elaboración, investigación y reglamentación europea del vino ecológico ha recibido la ‘txapela’ del Premio a la Excelencia Medioambiental 2021.

Rioja lidera el ranking por regiones por delante de otras regiones destacadas como Navarra, Jumilla, Cava, Valencia, Rías Baixas, La Mancha, Penedés, Terra Alta, Rueda, Tierra de Castilla y Montilla-Moriles.

El acto ha comenzado con un poema vinícola interpretado por el rapsoda riojano Pedro Luis Crespo, acompañado a la guitarra por el maestro Benjamín Sadurní, que ha situado el ambiente en su punto justo para el saludo del vicerrector de Investigación e Internacionalización de la Universidad de La Rioja (UR), Eduardo Fonseca, que ha dado la enhorabuena a todos los condecorados en la duodécima edición de los Premios Ecovino y a la asociación Cultura Permanente “por promover este concurso que comparte objetivos con esta casa como son la elaboración de vinos de gran calidad, de la mano de un gran respeto por la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente, de la biodiversidad y de las generaciones venideras”.

Tras la inauguración del acto, Lucía Ripa, conocida por su extensa labor radiofónica, ha dirigido la ceremonia en la que se han otorgado diplomas a las bodegas premiadas, destacando los Grandes Ecovinos de Oro que recibieron Ander Carcar, de Bodegas Bagordi (DOC Rioja), en la categoría de tintos en contacto con madera y blancos sin contacto con madera; José María Sánchez, de Cornelio Dinastía (Rioja) en blancos con madera; Rubén Granado, de San Dionisio (Jumilla) en rosados; Raúl Lezaun, de Lezaun (Navarra) en tintos jóvenes y José Hidalgo, en representación de Uveste (Cava), en la categoría de vinos espumosos.

Por su parte, José Carlos Delgado, de EHD (La Mancha), ha recibido el EcoMosto de Oro y su hermano, Lorenzo, el EcoVinagre de Oro, novedad en esta edición del concurso.

El Premio Especial Laffort al Mejor Ecovino Sin Sulfitos Añadidos ha sido recogido también por Lezaun y el Premio Especial Rivercap al Mejor EcoDiseño lo recibió Carcar en nombre de Corisca (Rías Baixas). Además, se han concedido Ecovinos de Oro y Plata a los representantes de las 26 bodegas premiadas que asistieron al acto.

Iñigo Crespo, en calidad de presidente de la asociación Cultura Permanente, que organiza el concurso desde 2009, ha dado las gracias al vicerrector Antonio Fonseca, al profesor Antonio Palacios, al Director General de la DOC Rioja, José Luis Lapuente; al vicepresidente del CPAER, Iñigo Torres; a JuanB Chávarri, a Lucía Ripa, a Pedro Luis Crespo y a los representantes de Laboratorios Excell Ibérica, Corchos M. A. Silva & Garzón, Rivercap, Verallia, Laffort, Kupsa y Riojadhesivos.

Y ha agradecido “su presencia y apoyo que nos posibilita celebrar actos como el de hoy, donde poner en valor la viticultura, el respeto por el terruño, por los vinos, vermús, vinagres y mostos de calidad; por la sostenibilidad y por el cuidado de la biodiversidad, para dejar en herencia a las generaciones venideras un suelo fértil y un futuro esperanzador, sano, rentable y fecundo”.

El secretario general del concurso ha tenido un recuerdo también para quienes no han podido asistir y, para quienes no han obtenido reconocimiento en esta duodécima edición, pese a la gran calidad de los vinos presentados: “A todos, mi agradecimiento sincero por vuestra labor ejemplar; por cuidar el territorio dando voz a millones de obreros invisibles que nos ayudan en nuestra labor agroecológica; esos innumerables e infatigables seres diminutos que habitan el aire, pueblan y abonan nuestros suelos y defienden nuestros cultivos”.

“Muchísimos, que no infinitos; hoy sabemos no solo de sus bondades, sino también de su fragilidad. Engranajes vivientes de inmensos mecanismos biológicos, altamente complejos, que llamamos ecosistemas. Y que son el hogar que habitamos y compartimos. Biodiversidad que somos y que ojalá cuidemos de manera exquisita, por encima incluso de lo legalmente exigido”, y concluyó: “Para vivir bien. Y que así puedan hacerlo también nuestras hijas y nuestros nietos”, ha finalizado.