Inicio Islas Baleares March defiende que la creación de la Oficina de Defensa de Derechos...

March defiende que la creación de la Oficina de Defensa de Derechos Lingüísticos responde a la Constitución española

0

PALMA DE MALLORCA, 24 (EUROPA PRESS)

El conseller de Educación, Universidad e Investigación, Martí March, ha defendido este martes que la creación de la Oficina de Derechos Lingüísticos de Baleares responde a la Constitución española y que es una iniciativa que hace referencia a las dos lenguas oficiales de la comunidad autónoma –el catalán y el castellano–.

En el pleno del Parlament y en respuesta a una pregunta del Grupo Vox-Actúa Baleares, March ha explicado que la Oficina también responde a las declaraciones del Consejo de Europa y las Naciones Unidas respecto a las lenguas minoritarias.

Asimismo, el conseller ha asegurado que se trata un proyecto en la línea de «las demandas de los ciudadanos de las Islas» y de las experiencias de otras comunidades autónomas respecto a los derechos lingüísticos, como la Comunitat Valenciana o Catalunya. «Lo único que queremos es que los derechos lingüísticos de los ciudadanos de Baleares se puedan respetar y tener un espacio donde puedan generar sus demandas», ha señalado March.

Por su parte, el diputado de Vox Sergio Rodríguez ha calificado esta oficina de «‘gestapillo’ de la lengua». «¿De verdad cree que hay un clamor social en estos momentos para crear una oficina de derechos lingüísticos?», ha preguntado Rodríguez.

El diputado ha asegurado que el Govern «busca crear un comisariado lingüístico que persiga a los comercios y a los particulares en el uso libre de la lengua». «Si hay una lengua discriminada en estas islas es el castellano, desde luego el catalán de Pompeu Fabra no», ha apuntado.

March ha reclamado que «dejen en paz a las lenguas», puesto que «no hay lenguas de primera y de segunda». «Queremos que los ciudadanos de las Islas puedan defender sus derechos lingüísticos, si consideran que estos derechos están amenazados», ha señalado.

Por último, el conseller ha reivindicado «la necesidad de tener claro que nuestra lengua ha de sobrevivir». «Cuando una lengua se muere, se mueren muchas cosas. Yo no quiero que mi lengua se muera», ha concluido March.