Inicio Islas Baleares Los expedientes tramitados por problemas de alquiler suben un 80% en Palma...

Los expedientes tramitados por problemas de alquiler suben un 80% en Palma durante 2020

0

PALMA DE MALLORCA, 24 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Palma ha tramitado desde el inicio de este año unos 721 expedientes por problemas relacionados con el pago del alquiler, una cifra que supone un incremento del 80 por ciento en relación a los años anteriores, cuando esta media se situaba en alrededor de 400 actas.

La regidora de Modelo de Ciudad, Vivienda Digna y Sostenibilidad de Palma, Neus Truyol, ha precisado este martes en rueda de prensa que el 64 por ciento de los 327 ‘expedientes vivos’ tramitados por la Oficina Antidesahucios municipal desde el pasado enero, derivan de problemas de alquiler, lo que supone un total de 308 actas.

Truyol ha manifestado que se ha registrado «un incremento exponencial» del volumen de trabajo derivado del impedimento del pago del alquiler, unas cifras que «se han multiplicado por dos», y ha lamentado que esta «emergencia habitacional» es la «mayor problemática» en términos de vivienda.

PROCEDIMIENTOS POR IMPAGOS DE HIPOTECA

En cuanto a los expedientes tramitados por impedimentos en el pago de hipotecas, la regidora ha explicado que el Consistorio ha registrado desde el comienzo de este año un total de 102 procedimientos, una cifra que supone «un tercio menos» que los que se tramitaron en 2016, cuando este número se situó en los 286.

En número generales, la Oficina Antidesahucios de Palma ha tramitado un total de 4.500 expedientes desde su apertura en 2015, entre los que se incluyen desahucios, problemas de alquiler e hipotecarios, entre otros, una situación para la que Truyol propone «encontrar alternativas de alojamiento.

Por otra parte, las ocupaciones ilegales han descendido un 40 por ciento con respecto al año pasado, pues esta oficina municipal ha tramitado desde el comienzo de 2020 un total de 89 expedientes, una cifra que durante el año anterior supuso un total de 149 procedimientos.

OCUPACIONES ILEGALES

De estos expedientes por ocupaciones ilegales tramitados durante este año, 55 siguen abiertos actualmente, lo que supone que solo el 17 por ciento de los 327 ‘expedientes vivos’ que registraba el Ayuntamiento de Palma hasta el pasado 31 de octubre están vinculados a ocupaciones ilegales.

En concreto, para paliar estos problemas de vivienda, la regidora ha pedido que se tomen «medidas estructurales para definir la vivienda como una primera necesidad y no como un bien para el mercado», pues ha criticado que «muchas entidades bancarias» tienen «muchas viviendas secuestradas».

Asimismo, ha indicado que estas entidades muestran «una actitud de concentración de capital para poder especular con este bien», algo ante lo que ha recordado que, tras la crisis económica de 2008, se estableció un código de buenas prácticas para garantizar la vivienda a todos los ciudadanos.

Entre las medidas propuestas por la regidora, también se incluye un cambio el Impuesto sobre los Bienes Inmuebles (IBI), para que así se pueda desgravar «de una forma más elevada» los «pisos vacíos» de Palma, una iniciativa mediante la cual se podrían destinar estas casas a la vivienda social.

Por otra parte, ha anunciado que la Oficina Antidesahucios de Palma ha concedido durante este año ayudas para el alquiler o para gastos derivados de la vivienda por un total de 177.639 euros, lo que supone un incremento del 160 por ciento en relación a las ayudas destinadas en 2019, que fueron de 65.556 euros.

«FEMINIZACIÓN DE LA BÚSQUEDA DE SOLUCIONES»

En cuanto al perfil de los solicitantes, Truyol ha precisado que la mayoría de personas que acuden a la Oficina Antidesahucios de Palma, o a otras administraciones municipales, para solicitar ayudas de vivienda son mujeres, lo que pone de manifiesto «la feminización de la búsqueda de soluciones».

En cuanto a la edad de los solicitantes, la regidora ha apuntado que un 80 por ciento de los usuarios tienen entre 30 y 65 años y ha manifestado que, aunque también hay personas más jóvenes que piden ayuda, este número es muy bajo porque «estos jóvenes tienen menos recursos propios para acceder a una vivienda».