Inicio Islas Baleares Las mujeres ocupan sólo el 26,5% de las plazas en grados de...

Las mujeres ocupan sólo el 26,5% de las plazas en grados de ciencia de la UIB

0

Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, varias científicas del archipiélago reivindican que el cambio de conciencia comienza en la educación

PALMA, 10 (EUROPA PRESS)

Las mujeres representan sólo el 26,5 por ciento de los alumnos que cursan grados de ciencias en la Universitat de les Illes Baleares (UIB), según datos del centro, que durante este curso ha matriculado a 535 mujeres y a 2.394 hombres en las carreras de la rama conocida como STEM, que incluye ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas

Cuatro científicas de Baleares, entrevistadas por Europa Press, han reflexionado sobre el papel de la mujer en la ciencia y han coincidido en lamentar la falta de referentes femeninos en estos campos, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia que se celebra este jueves, 11 de febrero.

“Siempre se habla de referentes o ‘role models’, pero lo importante no es tener un Einstein o una Marie Curie o alguien famoso, sino tener mujeres que te den clase en la universidad”, ha lamentado la investigadora postdoctoral del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (Ifisc) Eva Llabrés.

En su caso, esta investigadora recuerda que solo tuvo dos profesoras mientras estudiaba la carrera, pero tiene amigas científicas que no tuvieron a ninguna. “Eso no ayuda porque sientes que no estás en tu sitio, si vas a una conferencia y sólo hay un cinco por ciento de mujeres, es incómodo”, lamenta.

LAS FUNCIONES DE MANDO SUELEN ESTAR OCUPADAS POR HOMBRES

Según la doctora en microbiología clínica del Hospital de Son Espases Carla López, si bien es cierto que el predominio de mujeres en su sector es cada vez mayor, “los investigadores principales y los jefes de grupo suelen ser hombres”. “Quizás es porque en el campo en el que yo trabajo las mujeres hemos avanzado más que en otros”, explica.

Por otra parte, la doctora en Ciencias del Mar y Oceanografía del Sistema de Observación Costero de Baleares (Socib) Emma Reyes ha lamentado que “la línea de salida” de las mujeres en la ciencia “no es la misma”. “Los números muestras que hay una diferencia, condicionada también por el retraso en nuestra incorporación a estos campos”, dice.

No obstante, esta investigadora ha reivindicado que la igualdad de oportunidades no sólo debería reivindicarse en función del género, sino en un conjunto global de diversidad. “He tenido más oportunidades que otros, como personas con discapacidad o de otra etnia o de un origen más humilde”, ha reflexionado.

A MAYOR NIVEL DE ESPECIALIZACIÓN, MENOR PRESENCIA FEMENINA

En el caso de la física, Llabrés ha apuntado que “a medida que va subiendo el nivel de estudios, va bajando el número de mujeres”. Según recuerda, en la carrera solo había un 30 por ciento de compañeras. Sin embargo, cuando empezó el máster de Física Teórica en Ámsterdam, de los 40 alumnos que asistían a clase, solo tres eran mujeres.

Asimismo, considera que las mujeres tienen que “demostrar” que “dominan” los temas. “Una vez que se dan cuenta de que eres inteligente, de que estás ahí porque has estudiado y porque entiendes de lo que hablas, empiezan a respetarte”, ha razonado Llabrés, que ha añadido que “si eres hombre, no existe este prejuicio”.

De hecho, esta investigadora recuerda que, cuando estaba estudiando en Holanda, al principio, le costaba mucho encontrar compañeros que quisieran hacer los trabajos con ella. “Nadie quería ir conmigo”, cuenta. “Expuse un trabajo y mis compañeros vieron de lo que era capaz, fue ahí cuando empezaron a interesarse por colaborar conmigo”, anota.

Llabrés está convencida de que las mujeres científicas tienen que hacer “un mayor esfuerzo para demostrar que realmente valen”. A pesar de su currículum, sostiene que ha pasado por varias situaciones de desventaja. “Hay gente que te quiere explicar cosas que tú ya sabes, simplemente porque te infantilizan”, ha enfatizado.

En este sentido, la microbióloga de Son Espases considera que es más una cuestión de edad que no de género. “No vas a poner en duda lo que dice una persona de 50 años, que ya tiene experiencia y que cuenta con una carrera prácticamente hecha”, ha expresado López, que ha obtenido una beca Río Hortega y, actualmente, forma parte del programa Juan Rodés.

EL “DOBLE FILO” DE OBTENER UN “PLUS” SI ERES MUJER

“Hay un esfuerzo para asegurar que las mujeres con potencial encuentren trabajo en la universidad”, celebra Llabrés. De hecho, en el campo de la física, ser mujer puede suponer “un plus”. Aunque le parece positivo, también puede ser “un arma de doble filo”. “Si ya les costaba creer que te lo merecías, ahora dicen que te lo regalan”, ha apuntado.

López incide en que la desigualdad también puede radicar en cuestiones como la maternidad. “No se debe tanto al trabajo, sino a la vida de fuera, pues la responsabilidad la sigue teniendo, principalmente, la mujer”, ha subrayado. En este sentido, lamenta que quedarse embarazada puede suponer una traba a la hora de embarcarse en nuevos proyectos.

No obstante, en el equipo de López hay más mujeres que hombres. “A lo mejor no es igual hasta las capas más altas, pero las posibilidades de acceso son similares”, ha precisado. “Cuando estudié éramos mayoría de mujeres, pero después, cuando terminas la carrera, las opciones laborales no son las mismas”, ha apostillado.

EL CAMBIO DE CONCIENCIA, EN LA EDUCACIÓN

Las investigadoras consultadas han reflexionado sobre si el cambio está en la educación: “Es común motivar a los niños por la ciencia desde pequeños y, muchas veces, se hace inconscientemente con los juguetes”, ha dicho Llabrés. Frente a juegos de construcción, coches o naves espaciales para los niños, las niñas “reciben muñecas o juegos de cocina”.

Asimismo, para la ingeniera aerospacial del Instituto de Astronomía y Astronáutica de Mallorca (IAAM) Patricia Ruiz es importante enseñar a las niñas que “les puede gustar cualquier cosa”. “No tiene que estar interesada solo en muñecas, le puede interesar también la tecnología, el deporte, la ciencia y todo lo que ella quiera”, ha reivindicado.