Inicio Islas Baleares Formentera pasará el sábado al nivel 1 de alerta, con terrazas abiertas...

Formentera pasará el sábado al nivel 1 de alerta, con terrazas abiertas sin interrupción de lunes a jueves

0

El toque de queda se ampliará a las 23.00 horas

FORMENTERA, 22 (EUROPA PRESS)

La presidenta del Consell de Formentera, Alejandra Ferrer, ha avanzado este jueves que Formentera pasará este sábado al nivel 1 de alerta sanitaria. Con las nuevas restricciones, las terrazas podrán abrir sin interrupción de lunes a jueves.

En declaraciones a los medios de comunicación tras reunirse con representantes del Govern y del resto de Consells, Ferrer ha señalado que la situación epidemiológica en Formentera es “favorable”, con una incidencia acumulada a siete días de 8,26 casos por cada 100.000 habitantes y una tasa de positividad del 1,24 por ciento. En estos momentos hay seis casos activos.

Así, la propuesta para las próximas semanas supondrá una “relajación” de las medidas, con reuniones sociales en interiores y exteriores con hasta seis personas. En exteriores, podrán reunirse ciudadanos de más de dos núcleos de convivencia. El toque de queda se ampliará a las 23.00 horas.

En el caso de la restauración, en los interiores podrán juntarse hasta cuatro personas en una misma mesa de dos núcleos de convivencia y los aforos podrán ser del 50 por ciento. En cuanto a las terrazas, el aforo podrá llegar al 100 por cien, siempre cumpliendo las normas sanitarias y distancias.

De lunes a jueves, las terrazas podrán abrir hasta las 22.30 horas sin interrupción, mientras que de viernes a domingo deberán cerrar entre las 17.00 y las 20.00 horas, pudiendo abrir después hasta las 22.30 horas. El Consell ha solicitado que los fines de semana la actividad en las terrazas pueda ser continua o se retrase el cierre hasta las 18.00 horas. Los interiores cerrarán a las 17.00 horas y el comercio, a las 21.00 horas.

El Consell ha pedido además un calendario de reuniones periódicas y urgentes para trabajar en una hoja de ruta que permita la reactivación turística y económica, aunque la desescalada deberá ser progresiva, ha afirmado Ferrer.