Inicio Islas Baleares El Parque de s’Albufera des Grau y el entorno Red Natura 2000...

El Parque de s’Albufera des Grau y el entorno Red Natura 2000 de la costa este de Menorca ya tienen un plan de gestión

0

MENORCA, 29 (EUROPA PRESS)

El conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, y la presidenta del Consell Insular de Menorca, Susana Mora, han presentado este jueves el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural de s’Albufera des Grau y el Plan de Gestión Costa Este de Menorca de la Red Natura 2000, que será aprobado el próximo lunes por el Consell de Govern.

Tal y como ha explicado Mir, el Plan de Gestión Costa Este de Menorca incluye siete espacios de la Red Natura 2000 que pasarán a ser considerados Zona Especial de Conservación (ZEC) y que suman un total de 10.102 hectáreas, de las cuales 2.897 son marinas.

Dado que una parte significativa de los lugares Natura 2000 de la Costa Este de Menorca coinciden con el ámbito del parque natural, el PRUG y el Plan de Gestión se han unificado en un solo documento.

Mir ha destacado, en este sentido, que “la aprobación conjunta con el PRUG del Parque natural de s’Albufera des Grau cubre una carencia histórica en cuanto a la regulación del uso público y la gestión del parque”.

El plan de gestión y PRUG se estructura en tres grandes bloques principales. El primer bloque es descriptivo y ofrece información sobre hábitats, especies y elementos clave presentes en esta unidad de gestión.

Por su parte, el segundo bloque está dedicado a criterios de gestión, medidas y acciones que se tendrían que aplicar para mejorar el estado de conservación de todos estos hábitats, especies y elementos clave. Finalmente, el tercer bloque está dedicado a normas reguladoras de obligado cumplimiento tanto por las administraciones como por la ciudadanía.

El documento también dispone de cuatro anexos. El primero sobre la estrategia de comunicación y las medidas de impulso a la calidad de vida en el ámbito del parque natural. El segundo sobre los criterios básicos que tiene que contener el futuro plan sectorial de aprovechamiento pesquero del ámbito del parque natural, que tiene que aprobar la administración competente en materia de pesca.

El tercero sobre cartografía específica de los lugares Natura 2000 y el cuarto sobre cartografía específica del ámbito PRUG. En cuanto al bloque de hábitats, especies y elementos clave, hay que destacar que la zona acoge poblaciones de especies altamente amenazadas como por ejemplo la pardela balear, el milano real, el águila pescadora, el ‘socarrell bord’, el dafne menorquín, la malva y la ‘veça menorquina, el apio de Bermejo o el helecho acuático, entre otras.

Por su parte, el ámbito marino incluye elementos destacados como por ejemplo arrecifes barrera de posidonia, extensas praderas de seba, fondos de maërl y cuevas submarinas de alto valor ambiental.

En el ámbito terrestre, el plan prevé la delimitación física de elementos clave como por ejemplo dunas, zonas húmedas o estanques temporales; el control de especies invasoras; la restauración de zonas degradadas ocupadas por hábitats de interés comunitario; el estudio y análisis de la red de caminos y viales para mejorar la ordenación, entre otros.

En el ámbito marino, el plan prevé elaborar un estudio para mejorar la actual zonificación de la actividad de fondeo, con el fin de valorar la necesidad de crear nuevas zonas de fondeo regulado.

Además, en materia hidráulica, el plan busca hacer un seguimiento del cumplimiento del Plan Hidrológico de Baleares en relación a los equipos autónomos de depuración, promover la delimitación del Dominio Público Hidráulico y fomentar los sistemas de recogida y reutilización de pluviales, entre otras medidas.

En cuanto al bloque normativo, hay que destacar la regulación de los aparcamientos en el ámbito PRUG. Se contempla también la regulación de las instalaciones náuticas de temporada y de la actividad de buceo autónomo, la regulación de la actividad pesquera profesional sobre fondos de maërl, la regulación de la caza y de la actividad agroganadera, el establecimiento de criterios de intervención en el entorno de los torrentes, especialmente en cuanto al uso de maquinaria, o la prohibición de fondear sobre los herbazales de seba, especie protegida por la normativa estatal y por convenios internacionales.

Durante el procedimiento de información pública se recibieron 24 alegaciones por parte de seis entidades y particulares, de las cuales 14 fueron estimadas totalmente o parcialmente.