Inicio Galicia Lugo Archivada la pieza que originó la Operación Pulpo, que afecta al que...

Archivada la pieza que originó la Operación Pulpo, que afecta al que fuera líder del PSdeG Gómez Besteiro

0

El juez considera que, tras una instrucción “larguísima en el tiempo” y “también”, “no existen indicios racionales” de acoso labora

LUGO, 3 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de instrucción número uno de Lugo ha acordado el archivo provisional de la causa en la que se investigaba al que fuera jefe de protocolo de la Diputación de Lugo, Juan Carlos Fernández Pulpeiro, por un supuesto delito acoso laboral a una funcionaria. Esta pieza dio origen a la Operación Pulpo sobre irregularidades en la institución provincial, causa en la que el que fuera líder del PSdeG y presidente de esta institución provincial, José Ramón Gómez Besteiro, figura como investigado.

En un auto con fecha del 26 de mayo de 2021 al que ha tenido acceso Europa Press, el actual titular del juzgado Joaquín Brage recuerda que desde 2013 y a lo largo de los últimos “casi ocho años” se practicaron todas las diligencias necesarias para el esclarecimiento de los hechos denunciados sobre un supuesto delito de acoso laboral. En concreto, la investigación fue iniciada por la jueza Pilar de Lara, quien fue apartada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de este juzgado por dilaciones indebidas.

El origen de esta causa, conforme señala el fallo, se halla en una copia de una denuncia administrativa presentada por dos funcionarios de la Diputación contra el jefe de Servicio de Protocolo, Juan Carlos Fernández Pulpeiro. Una copia que “se deslizó misteriosamente, por una persona que no ha podido ser identificada, bajo la puerta del despacho del PP en la Diputación”, formación que integraba la oposición y que presentó la denuncia ante la Fiscalía.

Con todo, el juez considera que, una vez que se ha practicado una instrucción “no solo larguísima en el tiempo, sino también exhaustiva sobre este extremo”, se concluye que “no existen indicios racionales de ningún tipo de actitud de acoso laboral, al menos con entidad bastante para tener relevancia penal”.

“Ciertamente, cabe la posibilidad de que la única prueba en undelito de acoso laboral sea la declaración de la víctima juntoa la acreditación médica de un daño psíquico”, señala el juez, que subraya que, pese a que la denunciante afirma que estos hechos fueron presenciados por numerosos testigos, éstos “no lo respaldan en su núcleo esencial”. Por ello, considera que el testimonio “no es en absoluto suficiente, máxime cuando se adolece de cierta falta de precisión y concreción, incluso en las ulteriores declaraciones”.

Por todo ello, el magistrado señala que “no hay indicios de la comisión de tal delito por parte de Juan Carlos Fernández Pulpeiro” y que precede decretar el sobreseimiento provisional de la causa. Contra el fallo cabe interponer recurso de apelación.

Preguntada sobre esta decisión judicial, la defensa de Pulpeiro, ejercida por el abogado Juan Carlos López Abad, ha rechazado pronunciarse sobre este asunto “hasta que no sea firme”.

FUTURO DE BESTEIRO

La pieza que ahora se archiva dio origen a la Operación Pulpo, una causa que fue separada en diferentes piezas y de la que varias ya han sido archivadas. Además, es la última en la que permanece investigado el que fuera secretario xeral del PSdeG José Ramón Gómez Besteiro.

Al igual que otras causas que afectaban a Besteiro –como la que investigaba la construcción de las torres de O Garañón y que también fue archivada–, la Operación Pulpo fue iniciada por Pilar de Lara, magistrada que perdió su plaza en Lugo por los retrasos en sus macrocasos.

Precisamente, en un contexto en el que el Partido Socialista de Galicia celebrará a finales de este año el congreso para elegir a su nueva dirección y al irse conociendo el archivo de diferentes piezas que le afectan, el nombre de José Ramón Gómez Besteiro vuelve a sonar para ocupar responsabilidades en la organización.

Gómez Besteiro dimitió en marzo de 2016 como secretario xeral del PSdeG después de que la jueza Pilar de Lara decidiese investigarlo por delitos en relación con su etapa como presidente de la Diputación, así como sobre su paso por la Concejalía de Urbanismo de Lugo.