Inicio extremadura El cacereño Alberto Ginés se cuelga el oro en la escalada

El cacereño Alberto Ginés se cuelga el oro en la escalada

0

MADRID/MÉRIDA, 5 (EUROPA PRESS)

El escalador cacereño Alberto Ginés se ha colgado la medalla de oro en la competición combinada de los Juegos Olímpicos de Tokio, convirtiéndose en la gran sorpresa del deporte español en la capital japonesa.

Uno de los nuevos deportes olímpicos ha traído una de las alegrías más inesperadas para la delegación española en estos Juegos, ya que Ginés, de 18 años, se había planteado esta competición como una preparación para Paris 2024, pero ha explotado antes de lo esperado y ya tiene su primera medalla, además dorada.

Ginés se metió en la final con el sexto mejor registro y, pese a su juventud, no se arrugó en el día decisivo para penalizar un total de 28 puntos y lograr la gloria por delante del estadounidense Nathaniel Coleman (30 puntos) y del austriaco Jakob Schubert austriaco (35 puntos), que se tuvieron que confirmar con la plata y el bronce, respectivamente.

Las buenas sensaciones empezaron desde la prueba inicial de velocidad, donde Ginés fue el mejor. En cuartos de final ni siquiera tuvo que escalar, ya que el estadounidense Colin Duffy hizo salida nula y le ‘regaló’ el pase a semifinales, donde sí compitió y fue más rápido que el checo Adam Ondra. En la final, se impuso el japonés Tomoa Narasiki, uno de los grandes aspirantes al oro y que perdió sus opciones por un resbalón.

Sin embargo, en la prueba de escalada en bloque, donde ya esperaba hacer su peor resultado, el español fue último entre los siete finalistas, uno menos de los previstos debido a la lesión del francés Bassa Mawem. Aún así, se quedaba a solo un punto del francés Mickael Mawem, Narasaki, Coleman antes de la prueba de dificultad que decidía las medallas.

En esta última modalidad, la favorita del cacereño y que consistía en subir los más alto posible en una pared de más de 15 metros de altura dentro, logró la cuarta posición al sellar una puntuación de 38+ y con la ayuda de Schubert, que desbancó a Adam Ondra del primer puesto en el último suspiro, se proclamó campeón olímpico por sorpresa.