Inicio Euskadi Álava / Araba El pleno de Bilbao aprueba la congelación de tasas e impuestos municipales...

El pleno de Bilbao aprueba la congelación de tasas e impuestos municipales de 2022, para “ayudar a salir de la crisis”

0

La oposición lamenta la “oportunidad perdida” para abordar un modelo fiscal “más justo y progresivo” que ayude a quien “más lo necesita”

BILBAO, 30 (EUROPA PRESS)

El Pleno del Ayuntamiento de Bilbao ha aprobado este jueves congelar los impuestos y tasas municipales para el ejercicio 2022, por lo que seguirán en vigor las actuales Ordenanzas Fiscales, con el objetivo de mantener un política fiscal “que ayude a la salida de la crisis, recuperando las tasas de crecimiento económico previo a la pandemia”.

En la sesión plenaria se ha debatido la propuesta del equipo de Gobierno, así como las enmiendas de los grupos de la oposición admitidas a trámite. De las 17 enmiendas presentadas por Elkarrekin Bilbao se han debatido tres y no se ha aprobado ninguna; las cinco propuestas por EH Bildu se han admitido a trámite y se han aceptado dos; y de las 63 planteadas por el PP se han debatido en pleno nueve y aprobado una.

En su intervención, la edil de Hacienda, Marta Ajuria, ha recordado que los tributos municipales constituyen el sistema de recursos económicos propios necesarios para dar cobertura, con financiación municipal, a los gastos que conforman el presupuesto y representan, aproximadamente, un tercio de los ingresos totales.

Ha advertido que “el bienestar de los bilbaínos, así como, el futuro de nuestra ciudad están relacionados de manera significativa con los Impuestos y Tasas Municipales, con las Ordenanzas Fiscales”.

Ajuria ha señalado que, a lo largo de los años 2020-2021 y fruto de la aplicación de las medidas establecidas para hacer frente a la Covid-19, se ha producido “una fuerte contracción de la economía, soportando mayor impacto de las restricciones, sectores como el turismo, hostelería, comercio e industria, produciéndose además una retracción del consumo en los hogares vascos”.

Además, ha explicado que el gobierno municipal quiere apostar por una política fiscal “que nos ayude a la salida de la crisis, recuperando las tasas de crecimiento económico previo a la pandemia y para ello se necesita potenciar el consumo y la inversión”.

Por ello, ha justificado, plantean, por segundo año consecutivo, una propuesta de congelación de todos los impuestos y tasas municipales para el año 2022, que supondrá una menor recaudación de más de 2 millones de euros, pero permitirá “ayudar a la ciudadanía y al tejido empresarial de la Villa a recuperarse de los efectos de la pandemia”.

Así, ha destacado, quedan congelados, “y no sufrirán incremento alguno”, tributos de “calado” y, en cuanto a las enmiendas de la oposición, Ajuria acusado a las grupos de la oposición de “señalar a la empresa”, mientras que, según ha advertido, lo que hay que hacer en estos momentos es “generar las condiciones necesarias para que se cree actividad, y es lo que estamos haciendo con nuestra propuesta porque supondrá mayores ingresos por otra vía”.

Junto a la congelación, se mantendrán para el año 2022 las facilidades de pago y los beneficios fiscales dirigidos a personas mayores y jóvenes y a personas con discapacidad, y también las bonificaciones contempladas para personas beneficiarias de la RGI o en paro, beneficios todos ellos que pretenden “reducir el impacto que la fiscalidad puede tener sobre ellas”, ha precisado Ajuria.

“Ahora lo que toca es poner el acento en crear las mejores condiciones para que Bilbao pueda afrontar con éxito un nuevo ciclo marcado por la necesidad urgente de apoyar a nuestro tejido empresarial, generar empleo de calidad y bien remunerado, fomentar políticas de igualdad y bienestar social, e incentivar el consumo responsable y sostenible”, ha concluido.

GRUPOS

En la defensa de sus enmiendas, el concejal de Elkarrekin Bilbao Xabier Jiménez ha dicho que, un año más, su grupo enfrenta este debate de tasas e impuestos con la sensación de “la oportunidad perdida para hacer las cosas de una forma diferente y poder abordar la situación en la que nos encontramos con un mayor músculo económico que nos permita desplegar más y mejor los servicios que nuestras vecinas demandan”.

Según ha advertido, para invertir hace falta “un presupuesto expansivo” porque “para poder financiar medidas como las recogidas en el Plan Aurrera Bilbao 2021, es necesario recabar recursos de quien más tiene para invertir en quien los necesita”.

Sin embargo, ha considerado que la política fiscal desplegada por el gobierno municipal no es “la adecuada”. Tras apoyar la congelación en aquellos impuestos o tasas que “no diferencian por capacidad económica, renta o patrimonio”, ha advertido que “congelar también supone mantener un modelo fiscal local que beneficia a ciertos sectores que desde el año 2013 han tenido un trato preferencial”.

Por ello, desde su grupo consideran que, “en momentos como estos es necesario poner en pie un modelo fiscal alternativo, más justo y progresivo”, que “permitiría retener recursos para sostener y desplegar nuestros servicios públicos y evitar, en buena medida, esos recortes, que, aunque nos lo nieguen, se han puesto en marcha durante los últimos años”.

La portavoz de EH Bildu, Jone Goirizelaia, ha advertido que con su decisión de congelar las tasas fiscales, el Gobierno municipal “ha congelado la posibilidad de avanzar hacia una fiscalidad justa y progresiva y de responder a las necesidades de bilbaínos, que son muchas más precisamente debido a la pandemia, que curiosamente utiliza como comodín para justificar su decisión”.

A su entender, el Gobierno municipal “ha congelado la oportunidad de corregir la fiscalidad actual que traslada la carga fiscal al conjunto de la ciudadanía, mientras sigue premiando la actividad de constructoras y grandes intereses empresariales, y beneficiando a la Iglesia”.

“El Gobierno municipal ha congelado cualquier posibilidad de cambio, de avance, de utilizar las ordenanzas fiscales como una herramienta para combatir las diferencias y de ayudar a aquellas personas que más lo necesitan”, ha criticado, para defender un modelo de fiscalidad “justo y progresivo que no beneficie a las élites”.

Desde el PP, su portavoz, Raquel González, ha defendido “cobrar lo menos posible, sin descuidar los servicios, para que el dinero esté en el bolsillo de los ciudadanos”. Por ello, proponen que los impuestos y tasas municipales sean “revisadas una por una y modificas a la baja, con especial atención también en el que más lo necesita”.

También ha considerado necesario hacer un “esfuerzo en la bonificación comercios, ocio nocturno y turismo” e incluir nuevas bonificaciones, “que no nuevos impuestos ni tasas, a la Diputación si no fueran de exclusiva competencia”, y dar “una oportunidad a todos aquellos bilbaínos que quieren, de buena voluntad poder pagar, pero que no llegan, y que el pago a la carta no sea un agobio, sino una ayuda”. “Todo esto crea y mantiene empleo, algo que esta ciudad necesita como el comer”, ha remarcado.

EQUIPO DE GOBIERNO

Desde los grupos que integran el Gobierno municipal, la portavoz del PNV, Nekane Alonso, ha señalado que el equipo de gobierno van a seguir apostando por una política fiscal “que nos ayude a salir de la crisis recuperando las tasas de crecimiento previas a la pandemia, potenciando el consumo y la inversión”.

Tras advertir que “no existe una varita mágica” para la recuperación de una crisis “a nivel mundial”, ha dicho que el objetivo de la congelación de tasas es “ayudar a la ciudadanía y al tejido empresarial de nuestra Villa a recuperarse cuanto antes, aunque ello suponga una menor recaudación para el Ayuntamiento”.

Por su parte, el portavoz del PSE, Alfonso Gil, ha defendido que el proyecto de tasas e impuestos del Gobierno municipal tiene “implícito sensibilidad social, progresividad fiscal y justicia social” y ha dicho que el siguiente paso será abordar “cómo priorizamos las inversiones a futuro” para que los servicios públicos que presta Bilbao “sigan siendo de mucha calidad y lleguen a muchos ciudadanos”.