Inicio España Seguidores de Haftar custodian el juzgado de Sabha para evitar la investigación...

Seguidores de Haftar custodian el juzgado de Sabha para evitar la investigación de la apelación de Saif al Islam

0

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Hombres armados identificados con el logotipo de las brigadas Tariq bin Ziyad –milicia vinculada al general Jalifa Haftar– han rodeado de nuevo este lunes el juzgado de la ciudad de Sabha para evitar que los jueces trabajen en la investigación del recurso de apelación presentado por Saif al Islam Gadafi, hijo del exlider libio Muamar Gadafi, tras ser descalificado del proceso electoral de Libia.

Según testigos presenciales consultados por el diario ‘The Libya Observer’, los miembros del batallón Tariq bin Ziyad han bloqueado la entrada por segundo día consecutivo, evitando que los empleados y jueces pudiera acceder al juzgado.

Esta es la tercera vez en la que se denuncian estos hechos por parte de miembros del batallón en menos de una semana, mientras que el Tribunal sigue aplazando la sesión, que en principio estaba prevista para el jueves pasado.

Por su parte, la Misión de Apoyo de la ONU en Libia (UNSMIL) expresó este viernes su alarma por los “actos que obstruyen las elecciones”, y condenó “enérgicamente cualquier forma de violencia” relacionada con los comicios.

La defensa de Saif al Islam presentó la semana pasada un recurso de apelación a la decisión de la Comisión Electoral libia de apartarle de la contienda electoral del 24 de diciembre.

Por su parte, el propio Saif al Islam reaccionó a la eliminación de su candidatura y publicó una carta en redes sociales donde instaba a sus seguidores a “no desesperar” y “continuar la operación de recepción de las tarjetas electorales con fuerza”, en referencia a los documentos necesarios para poder acudir a votar.

Tras presentar su candidatura, Saif al Islam vio como la Fiscalía Militar pidió a la Comisión Electoral que suspendiese provisionalmente el procedimiento de admisión tanto de su candidatura como la de Haftar, aliado de las autoridades asentadas en el este del país.

El hijo mayor de Gadafi, quien fue considerado en el pasado como un posible referente del cambio en el país, fue condenado a muerte en julio de 2015, tras ser juzgado en rebeldía, toda vez que permanecía detenido en la localidad de Zintan en manos de un grupo de milicianos que se negó a entregarle a las autoridades libias.

Además, fue condenado por crímenes de guerra cometidos durante la revuelta de 2011 que acabó con el régimen de Gadafi, que murió a manos de milicianos rebeldes en Sirte el 20 de octubre de ese año. Saif al Islam está además buscado por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por crímenes contra la humanidad.

Sin embargo, finalmente fue liberado en abril de 2016 en el marco de una amnistía concedida por el gobierno asentado en el este del país durante el conflicto que siguió a la muerte del sátrapa.

Posteriormente, la Fiscalía emitió en agosto una orden de arresto contra él por su supuesta relación con mercenarios rusos que participaron en la ofensiva lanzada en abril de 2019 contra la capital, Trípoli, por parte de las fuerzas lideradas por Haftar, finalmente repelida en 2020.

La orden fue emitida poco después de que se publicara una investigación de la cadena de televisión británica BBC que revela lazos entre Saif al Islam y el Grupo Wagner, acusado de crímenes de guerra en el marco de la ofensiva de Haftar, aliado de las autoridades orientales.

Por su parte, Haftar está siendo investigado por un tribunal del estado norteamericano de Virginia — posee la doble ciudadanía estadounidense — también en relación a la comisión de crímenes de guerra durante los combates entre sus fuerzas y el Gobierno de Trípoli reconocido por la comunidad internacional.

Libia cuenta desde marzo con un Gobierno de unidad tras un proceso de conversaciones para unificar las administraciones enfrentadas, después de que las autoridades asentadas en Trípoli, reconocidas internacionalmente, repelieran el año pasado la ofensiva lanzada en 2019 por Haftar, leal a las autoridades orientales.

El nuevo Ejecutivo tiene entre sus principales objetivos la organización de unas elecciones legislativas y presidenciales, previstas para el 24 de diciembre, con las que se espera dar carpetazo a la crisis institucional abierta en 2014 y a la inestabilidad que sufre desde la captura y ejecución en octubre de 2011 de Gadafi.