Inicio España República Checa rechaza seguir el modelo austriaco de confinamiento y propone subir...

República Checa rechaza seguir el modelo austriaco de confinamiento y propone subir el sueldo a los sanitarios

0

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de República Checa, Andrej Babis, ha rechazado este viernes que el país vaya a seguir el ejemplo de Austria e imponer un confinamiento y hacer obligatorias las vacunas, y en respuesta, además de la batería de medidas presentadas el jueves, ha propuesto aumentar el salario a las enfermeras y fomentar el teletrabajo.

Babis ha rechazado la vía austriaca tras un reunión de Gobierno en la que la ministra de Trabajo y Asuntos Sociales, Jana Malacova, ha presentado una propuesta para crear un subsidio a los enfermeros por trabajar en una situación de crisis, una iniciativa similar a la que ya se aplicó la primavera pasada.

Por su parte, el Ministerio del Interior ha propuesto una iniciativa en la que se insta a fomentar el teletrabajo, incluso en el caso de los funcionarios de la administración estatal. Desde el Gobierno también se ha lanzado la posibilidad de que aquellas personas que estén en aislamiento o cuarentena reciban un subsidio. Todas estas medidas tendrán que ser aprobadas por el Parlamento.

El ministro de Salud, Adam Vojtech, ha compartido a través de su cuenta de Twitter un mensaje con la intención de fomentar la vacunación entre los ciudadanos checos, que actualmente está en el 71 por ciento de la población. A través de unos gráficos ha querido despejar las dudas de los que “dudan del efecto de la vacunación”, comparando a República Checa con Irlanda, donde el 94 por ciento de la población está inmunizada.

A partir del próximo lunes, los no vacunados no podrán acceder a restaurantes o grandes eventos, entre otros, después de que el Gobierno checo anunciara un endurecimiento de las restricciones en el marco del repunte de la incidencia epidemiológica, quitando la posibilidad de presentar una prueba negativa a quienes no se han inoculado para tratar de incrementar la tasa de inmunización.

República Checa, al igual que gran parte de los países europeos, atraviesa un repunte de los contagios que provocó que el miércoles se anotara un nuevo récord de casos diarios, con más de 22.400. Algunas regiones checas como Pardubice, Olomouc, Zlin, Moravia del Sur y Moravia-Silesia han pedido ayuda al Ejército para aliviar el trabajo del personal sanitario en los hospitales.

Ya se habían impuesto medidas anteriormente, que obligan a los checos a llevar mascarilla en interiores y en transporte público.