Inicio España Los hosteleros valoran el plan de ayudas de la Xunta pero insistirán...

Los hosteleros valoran el plan de ayudas de la Xunta pero insistirán en demandar la reapertura para el sector

0

Hostalaría Compostela fue la única entidad que no firmó el acuerdo, con el que consideran que el Gobierno gallego actúa «de forma interesada»

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 (EUROPA PRESS)

La hostelería gallega ve con buenos ojos la ampliación de las ayudas de la Xunta a los negocios del sector pero seguirán adelante con sus demandas para que las autoridades permitan la reapertura de unos negocios que cumplirán este sábado dos semanas con la verja bajada en más de 60 municipios gallegos.

Con todo, el acuerdo con el sector de la hostelería rubricado en la tarde del pasado jueves no fue unánime. La asociación Hostalaría Compostela decidió desmarcase porque consideran que las ayudas «siguen siendo insuficientes» y el plan no establece un sistema de compensación que priorice a los negocios que más lo necesiten.

Así lo resume el directivo de Hostalaría Compostela, Lois Lopes, en declaraciones a Europa Press este viernes, horas después de que la Xunta anunciase un acuerdo que, a su juicio, el ejecutivo pretende emplear «de forma interesada».

Lopes considera que este acuerdo «es una parte más» del plan de rescate que, pese a aumentar en 5 millones su presupeusto global, todavía «está lejos» de las ayudas que existen en otras zonas del Estado.

«Aunque somos conscientes de que los recursos son limitados, es una cuestión de establecer prioridades», ha señalado antes de apuntar a la existencia de «campañas» de publicidad del turismo en los medios de comunicación «con ocho millones de presupuesto». «No es que no haya dinero, lo que hay es que establecer prioridades», ha apostillado Lopes.

Además de la cuantía y «las formas» en las que se celebró la reunión del jueves, Hostalaría Compostela también lamenta que la Administración autonómica «hiciese oídos sordos» al desarrollo de un sistema para que las ayudas «lleguen antes a quien más falta le haga», teniendo las características del negocio y el nivel de restricciones que existan en la localidad en la que opera.

Así las cosas, ha avanzado que seguirán adelante con las movilizaciones y protestas para demandar la reapertura de los negocio. «La problemática principal no está resulta y la tenemos que visibilizar», ha añadido Lois Lopes.

SATISFACCIÓN EN EL RESTO DE ASOCIACIONES

Por su parte, el resto de colectivos y asociaciones sí aplauden el acuerdo, aunque coinciden con la entidad santiaguesa en que continuarán demandando la reapertura de los establecimientos porque las ayudas económicas no llegan para mantener a flote los negocios.

Así lo manifiesta el presidente de la Asociación Provincial de Hostelería de Lugo, Cheché Real, que, en declaraciones a Europa Press, valora tanto el acuerdo suscrito el jueves como la existencia de una mesa de diálogo entre el sector y la administración.

De este modo, Real ve «estupendo» el aumento de las partidas para las ayudas, aunque las considera «insuficientes» debido al número de establecimientos que se van a poder beneficiar de ellas.

El responsable de los hosteleros lugueses demanda la implicación de ayuntamientos, diputaciones y Gobierno central porque la situación es «dramática» para negocios que, como recuerda, deben seguir haciendo frente al pago de alquileres, tasas, impuestos y cotizaciones pese a estar con la persiana bajada.

«Vamos a seguir (con las movilizaciones) por dos motivos: porque seguimos cerrados y porque hay otras administraciones que tienen que sentarse a negociar», ha sentenciado Real, que ha advertido que el cierre de la hostelería repercute en otros sectores que, como en el caso del alimentario, ven afectada su actividad por carecer de una de sus principales fuentes de ventas.

PONTEVEDRA Y A CORUÑA VALORAN LA INMEDIATEZ

Por su parte, también en declaraciones a Europa Press, el presidente de la Federación Provincial de Hostelería de Pontevedra, César Ballesteros, apunta a la necesidad de recabar mayores por parte de las administraciones locales, a la hora de rebajar tasas, pero sobre todo del Gobierno central, del que dependen cuestiones como las cotizaciones a la seguridad social, cuota de autónomos y otros impuestos.

Así, Ballesteros considera que las ayudas puestas en marcha para el sector «no llegan ni a un 10% de lo que se paga en impuestos» para las empresas de hostelería en las «que no entra ni un solo euro en caja» mientras siguen cerradas.

De este modo, valora el acuerdo suscrito con la Xunta, especialmente en el apartado de agilizar el cobro de las ayudas que, según ha remarcado, no pueden ser concebidas como «una limosna». «La ley nos obliga a estar cerrados y alguien nos tiene que compensar», ha remarcado.

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de A Coruña, Héctor CañeteT, también destaca como positivo que el plan del Gobierno gallego plantee que se cobren las ayudas con «inmediatez» y que puedan ser percibidas ya «a principios de diciembre».

Esa «facilidad en la tramitación» permitirá, según ha incidido, que «con una declaración resposnable», la ayuda económica llegue al propietario del negocio en un plazo de «entre una semana y diez días de la solicitud».