Inicio España Las Trobades Albert Camus reivindican la importancia del diálogo en detrimento de...

Las Trobades Albert Camus reivindican la importancia del diálogo en detrimento de la polémica y el insulto

0

MENORCA, 20 (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Martínez)

Las Trobades Albert Camus, que se han celebrado Menorca este fin de semana, han reivindicado la importancia del diálogo en detrimento de la polémica y el insulto, al hilo del lema de la edición de este año, que lleva por título la frase camusiana ‘No hay vida sin diálogo’.

“Un diálogo con alguien es un inicio, un acontecimiento, la consecuencia de no dialogar nos endurece y hace que la vida tenga menos sentido”, ha afirmado el filósofo, ensayista y catedrático de filosofía de la Universitat de Barcelona, Josep Maria Esquirol, en un encuentro con los medios previo a la segunda sesión de debates, titulada ‘Hacia una civilización del diálogo’.

“En la sociedad actual es una pena que el diálogo sea sustituido por el insulto pero a la vez es algo que demuestra que lo que hay que hacer es resistir, como dice la literatura de Camus”, ha añadido. En este punto, ha lamentado la situación que se vive en espacios como en el Congreso de los Diputados “o en muchas tertulias”: “Hay personajes que tienen mucho que decir y esperan su turno en el mejor de los casos aunque en otras ocasiones se pisan los unos y los otros y eso no es un diálogo, es como cuando vas a una pescadería y esperas tu turno para coger la voz”.

“Un diálogo auténtico es un acontecimiento y depende de lo que seas capaz de escuchar, hay que saber escuchar” ha argumentado Esquirol, quien ha defendido “la calidez” de la palabra en el mundo actual. Así, ha afirmado que “la presencia física influye y da pie a una especie de densidad que es muy difícil de definir. Eso no tiene que ser incompatible con el uso de las redes”, ha apostillado, recordando que el curso pasado, debido a la pandemia, estuvo “dando clases a través de la pantalla”.

“La pantalla mejor que nada, hay que plantear alternativas pero la comunicación telemática no puede desplazar al contacto. Es mejor que las cosas no sean homogéneas, no tengo nada contra la pantalla pero que todo sea pantalla, no”, ha subrayado.

En este sentido, Esquirol ha reiterado “no tener nada en contra de la técnica pero cuando la técnica se convierte en el único contexto, ahí sí que veo un peligro”. “Voy contra la homogeneidad, lo que hay que hacer es resistir porque la resistencia es no dejarse llevar por lo que domina”, ha aseverado.

Después de una primera jornada de debates que ha girado en torno al lema ‘El arte no puede ser un monologo’ en el que se han puesto de relieve el papel de las diferentes disciplinas artísticas y sus vínculos con el espectador, en esta segunda jornada los ponentes han enfatizado en el papel del diálogo para fortalecer la sociedad.

Así, el periodista francés Remi Larue, gran conocedor y muy vinculado a la obra periodística de Albert Camus, ha lamentado que el siglo XX se haya convertido “en el siglo del miedo, el de la polémica y el insulto” mientras que Alicia Sintes, doctora española en Física por la Universidad de las Islas Baleares y profesora titular universitaria en el área de Física Teórica, ha abogado por “reflexionar sobre el valor del conocimiento en cualquier ámbito”.

Sintes, cuya investigación se centra en el campo de la astronomía de ondas gravitacionales, ha vinculado cultura y ciencia, disciplinas para las que ha pedido “una política a largo plazo” y ha señalado que los avances científicos se consiguen gracias al trabajo y diálogo continúo entre varias personas. “El diálogo y la comunicación hacen posible el progreso”, ha aseverado.

Estas jornadas, que concluyen este domingo, han reunido en Sant Lluís a una veintena de ponentes, en formato de conferencias y mesas redondas, para pensar y analizar el presente y futuro de las culturas mediterráneas a la luz del pensamiento del premio Nobel franco-argelino con raíces familiares menorquinas (su abuela era originaria de Sant Lluís).

PREMIS MEDITERRANIS ALBERT CAMUS

Como antesala a las Trobades, el viernes 18 de junio se celebró la ceremonia de entrega de los Premis Mediterranis Albert Camus 2020 en el Teatro Principal de Maó, un acto que no pudo celebrarse en su momento debido a la pandemia y que reconoció al filósofo, antropólogo y sociólogo francés Edgar Morin y al fotógrafo argelino Abdo Shanan.

Edgar Morin, que nació con el nombre de Edgar Nahoum en París (1921), es sociólogo, filósofo y escritor, miembro de la Resistencia, director de investigación en el Centre Nacionale de la Recherche Scientifique (CNRS) y ha sido reconocido con más de 30 honoris causa.

El jurado ha valorado cómo su rechazo de los dogmas, su pensamiento sobre la incertidumbre y las formas de enfrentarla han generado, a lo largo de su amplia obra, un tipo de humanismo que le ubica en la estela de Albert Camus.

Por su parte, el primer premio Mediterrani Albert Camus Incipiens, que apoya proyectos de reflexión periodística en línea con los ideales periodísticos de Albert Camus, ha recaído en Abdo Shanan, nacido en 1982 de padre sudanés y madre argelina, por su proyecto ‘A Little Louder’.