Inicio España HRW lamenta que la ONU se queda corta en su compromiso de...

HRW lamenta que la ONU se queda corta en su compromiso de movilizar millones de vacunas contra la COVID-19

0

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha lamentado que el compromiso de la reunión de los líderes mundiales sobre la COVID-19 para movilizar millones de dosis y mil millones de dólares –más de 853 millones de euros– para “reconstruir mejor” no pueden llegar a satisfacer las necesidades globales.

HRW ha apuntado que las potencias se han centrado más en la redistribución de los suministros ya existentes que en encontrar la fórmula de permitir una producción masiva de vacunas y productos de primera necesidad en un contexto de pandemia.

Así, “los gobiernos en la cumbre (sobre la COVID-19 en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas) perdieron la oportunidad de tomar medidas transformadores que se necesitan con urgencia para vencer la pandemia y prepararse para futuras amenazas”, ha recogido la organización en un comunicado.

En este sentido, el director de la abogacía de crisis de HRW, Akshaya Kumar, ha puesto en valor el hecho de compartir dosis, pero que no basta con “donaciones” pues “simplemente no hay inyecciones para todos”, por lo que “sin solucionar el aspecto de la oferta” no se logrará alcanzar una inmunidad global.

Desde la ONG se ha celebrado el compromiso de llevar a cabo un seguimiento, con reuniones adicionales a finales de este año y a principios del siguiente, pues tan solo el 15 por ciento de las donaciones de vacunas que se han prometido se han llegado a materializar, tal y como apunta la propia Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así, en el caso de Estados Unidos se han llegado a prometer en torno a 1.100 millones de dosis de vacunas para septiembre de 2022, pero hasta ahora la nación ha confirmado el envío de 160 millones de dosis de vacunas al extranjero.

FABRICACIÓN DE VACUNAS

El propio presidente estadounidense, Joe Biden, destacó en la cumbre el apoyo de su nación para la fabricación de vacunas en India y en Sudáfrica. Y en un documento publicado posteriormente se detalla el acuerdo financiero ya invertido por la Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos.

En junio, la OMS y COVAX anunciaron un centro de transferencia de tecnología de vacunas en Sudáfrica con el fin de permitir una mayor fabricación de dosis a nivel mundial. Sin embargo este objetivo sigue “obstaculizado por la falta de participación de los gobiernos ricos y las empresas que poseen la propiedad intelectual necesaria para la fabricación”.

“En las próximas semanas, mientras trabajan para poner en práctica sus compromisos con los objetivos acordados en la cumbre, los gobiernos ricos, especialmente los de Estados Unidos, Alemania, Australia, Japón, el Reino Unido y la Unión Europea, deberían impulsar de inmediato la financiación para los esfuerzos para ampliar la fabricación global y distribución de productos sanitarios COVID-19”, ha señalado HRW.

Del mismo modo, la organización ha instado a estas naciones a que entablen conversaciones con la Organización Mundial del Comercio para “renunciar a algunas reglas de propiedad intelectual” que están suponiendo un freno para la producción de estos suministros.

La OMS ha pedido a los gobiernos que intenten garantizar que al menos el 40 por ciento de la población mundial esté vacunada para fin de año, con una meta del diez por ciento para finales de septiembre. Este primer objetivo ha sido logrado ya por más del 70 por ciento de los países de ingresos altos del mundo han alcanzado, sin embargo, a principios de septiembre, ni un solo país de bajos ingresos había alcanzado ninguna de las dos metas.

Y es que este es un aspecto que ha marcado incluso la celebración de la Asamblea General de Naciones Unidas, pues la ciudad de Nueva York exige la vacunación de todos aquellos que se encuentran en la sala de la reunión.

Si bien, la ciudad neoyorquina ha ofrecido pruebas gratuitas de detección de la COVID-19 y una única dosis de la vacuna a todos los delegados a través de una clínica móvil fuera del edificio principal de la Asamblea.

“Los líderes mundiales y sus delegaciones tuvieron la oportunidad de beneficiarse del abundante suministro de vacunas COVID-19 en Estados Undios, la cumbre organizada por la Administración Biden perdió la oportunidad de ofrecer lo mismo a sus poblaciones”, ha apuntado Kumar.

Finalmente, el empleado de HRW ha criticado que los líderes mundiales deberían “haber aprovechado este momento para invertir en el desarrollo de un futuro resistente a las pandemias para todos”.