Inicio España HRW insta a Egipto a que conmute las condenas de muerte de...

HRW insta a Egipto a que conmute las condenas de muerte de 12 manifestantes

0

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

La asociación Human Right Watch (HRW) ha instado al Gobierno de Egipto a que conmute las condenas de muerte de doce manifestantes, entre los que se encuentran líderes destacados de la Hermandad Musulmana, quienes fueron condenados en un juicio masivo tras participar en una sentada en Rabaa en 2013.

Este lunes el Tribunal de Casación del país ha confirmado las condenas a muerte para estos doce detenidos, así como otras largas penas de prisión para cientos de acusados por asistir a esta concentración.

El Código de Procedimiento Penal de Egipto otorga al presidente del país, Abdelfatá al Sisi, un total de 14 días para indultar a los acusados, o conmutar las penas de muerte, una vez se haya dado la sentencia del tribunal, según ha detallado HRW en un comunicado.

Las condenas a muerte se encontraban entre las 75 dictadas por un tribunal de terrorismo de El Cairo en septiembre de 2018 tras un juicio masivo de 739 acusados que comenzó en diciembre de 2015. El Tribunal conmutó 31 condenas a muerte por cadena perpetua, mientras que los demás fueron condenados por rebeldía.

Por estos motivos, HRW ha exigido que las autoridades egipcias pongan en libertad “a cualquier persona procesada únicamente por participar en protestas, mayoritariamente pacíficas, y volver a juzgar a los acusados de delitos violentos ante un tribunal que cumpla con las normas internacionales sobre juicios justos”.

“El juicio de Rabaa fue una burla de la justicia, por lo que es indignante que el tribunal más alto haya confirmado estas doce sentencias de muerte”, ha expresado el subdirector para Oriente Medio y África del Norte de HRW, Joe Stork,.

El juicio masivo ante el tribunal de terrorismo fue “caótico y estuvo plagado de abusos”, además se pospuso varias veces durante años porque ninguna sala del tribunal podía acomodar a todos los acusados. Al igual que otros juicios masivos, este no estableció la responsabilidad penal individual y se basó en gran medida en acusaciones infundadas de agentes de la Agencia de Seguridad Nacional, defiende HRW.

El Ejército egipcio derrocó y arrestó al expresidente Mohamed Mursi el 30 de junio de 2013, tras las protestas masivas contra la Hermandad Musulmana. Tras esto, los partidarios de Mursi organizaron grandes protestas en todo Egipto y se reunieron en dos plazas principales en El Cairo, una de ellas la de Rabaa.

Ya en su día, HRW documentó seis incidentes en los que las fuerzas de seguridad dispararon ilegalmente contra masas de manifestantes mayoritariamente pacíficos, matando al menos a 1.185 personas. Algo que podría constituir crímenes de lesa humanidad y requerían una investigación internacional.