Inicio España Henry tacha de “infundadas” las acusaciones en su contra y habla de...

Henry tacha de “infundadas” las acusaciones en su contra y habla de las llamadas de la noche del magnicidio

0

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, se ha referido este jueves a las acusaciones por conversaciones que presuntamente mantuvo con uno de los principales sospechosos del asesinato del presidente Jovenel Moise la misma noche del magnicidio, frente a lo que ha defendido que en aquella jornada recibió “innumerables” llamadas que son “difíciles” de detallar, por lo que ha tachado las acusaciones de “infundadas”.

En el marco de la investigación del asesinato, se han hallado varias llamadas telefónicas entre el actual primer ministro y el sospechoso Joseph Félix Badio, frente a lo que el exfiscal de Puerto Príncipe –ahora destituido– ha pedido inculpar a Henry.

Frente a las acusaciones, la oficina del primer ministro ha emitido este jueves un comunicado en el que ha pretendido aclarar “de una vez por todas” el “asunto de la conversación telefónica entre él (Henry) y Badio” y frenar así el “ruido orquestado a nivel nacional e internacional” al respecto.

“Esa noche, el primer ministro recibió innumerables llamadas de todo tipo de personas que, al enterarse de la terrible noticia, estaban preocupadas por su seguridad personal”, ha indicado la oficina, que ha incidido en que se debe recordar que Henry acababa de ser nombrado jefe de Gobierno por lo que “muchas personas querían conocer su situación” tras el magnicidio, así como “las medidas adoptadas para garantizar su integridad física”.

Por lo tanto, ha señalado que es “difícil” precisar los nombres de todos los que llamaron al primer ministro aquel día o la “naturaleza de la conversación” ya que tras el suceso se produjeron “trastornos”. “No podía atender todas las llamadas”, ha relatado.

“Se entiende que la falta es personal y que las conversaciones con las personas contra las que se presentan cargos no pueden, en ningún caso, utilizarse para incriminar a nadie”, ha defendido la oficina.

Asimismo, ha subrayado que los “intereses políticos” no permiten “hacer insinuaciones graves e infundadas”, rechazando así que se vincule al primer ministro con el magnicidio.

“Si alguien tiene información relevante y fidedigna, es su deber como ciudadano proporcionarla al juez para ayudar a establecer la verdad”, ha llamado la oficina, para reiterar el compromiso público asumido en “numerosas ocasiones” por Henry para dar con los autores del asesinato de Moise. “Nada le desviará de este objetivo. Es un deber para con la memoria del presidente, su familia y el pueblo haitiano”, ha zanjado.

El primer ministro ha dimitido este comunicado ante la crisis generada por las acusaciones en su contra y mientras realiza cambios en el Gobierno. Precisamente, este jueves ha tomado posesión el nuevo ministro de Justicia, Liszt Quitel, después de la destitución de Rockefeller Vicent.

Además, en la víspera dimitió Renald Lubérice como secretario general del Consejo de Ministros de Haití al criticar que Henry no “colabora con a Justicia” en el caso del magnicidio. La dimisión se produjo una jornada después de que se destituyese al fiscal de Puerto Príncipe, Bed Ford Claude, que había pedido inculpar al jefe de Gobierno y prohibirle salir al país por su presunta vinculación con el crimen.

Al respecto, el portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, ha manifestado que la organización está siguiendo la situación y los cambios en el país y ha llamado a los líderes a “seguir entablando” un diálogo para guiar durante este período en consenso, con el objetivo de alcanzar la estabilidad política.