Inicio España Etiopía suspende los permisos de trabajo en Tigray a tres organizaciones humanitarias...

Etiopía suspende los permisos de trabajo en Tigray a tres organizaciones humanitarias internacionales

0

La ONU pide “cambiar las circunstancias que han llevado a un lento movimiento de la ayuda”

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Las autoridades de Etiopía han anunciado este miércoles la suspensión de los permisos de trabajo en la región de Tigray (norte) de tres organizaciones no gubernamentales internacionales, entre ellas Médicos Sin Fronteras (MSF) y el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC).

La Agencia para Organizaciones de la Sociedad Civil de Etiopía ha indicado que la decisión afecta igualmente a la Fundación Al Maktum y ha citado como motivos “violaciones” cometidas por estas organizaciones en el marco de sus actividades, según ha recogido la cadena de televisión etíope Fana.

Así, ha manifestado que MSF Países Bajos y el NRC han publicado desinformación a través de las redes sociales y han dado trabajo a extranjeros sin los permisos de trabajo oficiales, antes de apuntar que el primer organismo importó “ilegalmente” equipamientos de radio por satélite.

El organismo ha apuntado que la Fundación al Maktum no cumplió con los protocolos ante la pandemia de coronavirus y ha apuntado a una mala gestión de sus presupuestos y “problemas” no especificados con el personal.

La decisión ha sido anunciada en el marco de la visita al país del subsecretario general de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Martin Griffiths, quien se ha reunido con el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, y otros actores “clave”.

Griffiths, que realizó una visita de dos días a Tigray, ha manifestado que se ha reunido “con personas en Tigray que han perdido todo lo que tenían tras tener que huir de sus aldeas y ciudades, dejando atrás sus casas y granjas”. “Es descorazonador ver la escala de la devastación y a familias que, a día de hoy, no tienen dónde vivir o comida que poner en su mesa”, ha dicho.

Asimismo, ha pedido dar ayuda a las víctimas del conflicto, incluidas mujeres violadas durante semanas por personas no identificadas, si bien ha alertado del impacto del conflicto sobre el sistema sanitario del país, lo que está empeorando la situación.

“Esto pasa en un momento en el que la mayoría de los centros sanitarios no funcionan, como el hospital que visité en Hawzen, donde casi nada, a excepción de las paredes, seguía en su sitio. Todo el equipamiento y medicinas tienen que ser sustituidas”, ha argüido.

Por último, ha apostado por “cambiar las circunstancias que han llevado a un lento movimiento de la ayuda” y por “un fin del conflicto”, antes de agregar que, al margen de Tigray, millones de personas han frente a situaciones de conflicto, desplazamiento y sequía en otras partes del país africano.

“Es mi máxima prioridad que todo etíope que necesite ayuda humanitaria, ya sea en Tigray, en Amhara, en Afar o en cualquier otra región de este país, reciba asistencia”, ha recalcado Griffiths, según un comunicado publicado por su oficina después de su visita.

El vice primer ministro y ministro de Exteriores de Etiopía, Demeke Mekonen, acusó el viernes al Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) de “perder la oportunidad de la paz” al rechazar el alto el fuego unilateral, en medio de una expansión de los combates a las adyacentes regiones de Afar y Amhara, que han emitido en respuesta llamamientos a su población para armarse y hacer frente al grupo.

La ofensiva del Ejército etíope contra el TPLF arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro en respuesta a un ataque del TPLF contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.

Tras ello, las fuerzas etíopes, que contaron con el apoyo de tropas eritreas y las fuerzas especiales de Amhara, lograron tomar Mekelle e imponer una autoridad interna, si bien finalmente han terminado cediendo terreno, lo que llevó a Abiy a anunciar el alto el fuego aduciendo razones humanitarias.