Inicio España Error

Error

0

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha informado del aumento en un 130 por ciento de las notificaciones de efectos no deseados de cosméticos en 2023, siendo un total de 120 alertas, frente a las 52 recibidas en 2022.

Desde la Agencia atribuyen este aumento de las notificaciones «tanto a las actividades de difusión de la actividad en sí», como a la divulgación de ‘NotificaCS’, un portal electrónico destinado a la notificación de los efectos no deseados producidos por los productos cosméticos.

Además de las 120 notificaciones investigadas, el SECV recibió otras 40 notificaciones adicionales. De estas últimas, en la mayoría de los casos no pudo iniciarse una investigación por no contar con la información suficiente para ello, como puede ser el nombre completo del producto, o el tipo de efecto no deseado producido.

LOS CONSUMIDORES, EL MAYOR PORCENTAJE

En lo referente a los usuarios, el informe de cosmetovigilancia revela que de las 120 notificaciones recogidas en 2023; 57 fueron emitidas por consumidores; 43 por profesionales sanitarios; 18 fueron derivadas de industrias y asociaciones empresariales; y 2 de administraciones autonómicas y locales. Asimismo, de las notificaciones recogidas, 31 fueron catalogadas como ‘graves’.

Leer más:  El Gobierno incrementa por segundo año consecutivo el presupuesto asignado para aumentar el número de plazas en Medicina

En este sentido, el 30 por ciento de las notificaciones correspondieron a productos cosméticos destinados al cuidado de la piel; el 28 por ciento a productos desodorantes; el 10 por ciento a productos solares y el 7 por ciento a productos depilatorios.

En comparación con el año 2022, los consumidores también se posicionaron con la cifra de notificaciones más alta con 19 alertas; seguidos de industrias y asociaciones empresariales, con 14 avisos; 11 por parte de centros de salud y hospitales; 7 de administraciones autonómicas y locales; y 1 derivado de otras redes.

Además, el 59 por ciento de las alertas fueron retribuidas al cuidado personal; un 7 por ciento a cuidados capilares; y un 4 por ciento a desodorantes, productos solares y depilatorios, respectivamente.

LA DERMATITIS INESPECÍFICA

Los efectos no deseados que más se repitieron en 2023 fueron la dermatitis inespecífica, con el 25 por ciento de las notificaciones; el acné cosmético o foliculitis, en el 23 por ciento; la dermatitis alérgica, en un 18 por ciento; y la dermatitis irritativa, en un 7 por ciento.

Leer más:  Un 70% de españoles consumen igual o más en bares y restaurantes respecto a 2023, según Aecoc

Las alertas consideradas graves se produjeron en un porcentaje similar entre las distintas categorías de productos cosméticos. Sin embargo, con respecto a la sintomatología, la dermatitis alérgica, con el 7 por ciento de los casos, fue la reacción adversa grave más recurrente.

Además, en el 84 por ciento de los 31 casos graves notificados, el criterio de gravedad establecido fue el de incapacidad funcional temporal o permanente.

UN TOTAL DE 87 PRODUCTOS

De esta manera, desde la AEMPS detallan que las 120 notificaciones recibidas correspondían a un total de 87 productos. Tras realizar una investigación de todos los casos, la Agencia determinó que en 86 productos no había un riesgo para la salud de la población general, sino que en todos los casos los efectos no deseados relacionados se debían a reacciones particulares de cada persona consumidora.

En el caso del producto cosmético restante, desde la AEMPS precisan que «tras la investigación de varios casos recibidos relacionados con el uso de este producto, se detectó un posible riesgo para la salud del consumidor, a pesar de que el producto cumplía con la legislación vigente». Por ello, la Agencia solicitó el cese de comercialización y la retirada voluntaria del producto en España.

Leer más:  El III Symposium Internacional ‘Educar con Fundamento’ debatirá los retos educativos en Madrid en el mes de julio

«La AEMPS trabaja de manera continua para que la ciudadanía, la industria, los profesionales de la Sanidad y aquellos que utilizan estos productos en su actividad como peluqueros y esteticistas, participen en el Sistema Español de Cosmetovigilancia, ya que su colaboración notificando los efectos no deseados es esencial para tener un mayor conocimiento de los productos cosméticos y para velar por su seguridad», concluyen.


- Te recomendamos -