Inicio España En los próximos cinco años, una de cada cien personas podría desarrollar...

En los próximos cinco años, una de cada cien personas podría desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal

0

MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

Un 1% de la población española podría sufrir enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en los próximos cinco años, lo que supondrá casi medio millón de personas entre adultos, niños y adolescentes. En España, las cifras son «muy preocupantes», según los especialistas, ya que cerca de 400.000 personas padecen EII y se diagnostican anualmente 4.000 nuevos casos.

Así se constató en la I Jornada de Divulgación en Enfermedad Inflamatoria Intestinal con Medios de Comunicación, organizada por el Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (Geteccu). Dicho «incremento sostenido» es hoy un «desafío de salud en todo el mundo, especialmente, en los países occidentales”.

“Calculamos que, aproximadamente, un 0,8% de la población española está afectada por algún tipo de estas enfermedades. Sin embargo, es esperable que de cara a los próximos cinco años el porcentaje aumente al 1% de la población. Hablamos de casi medio millón de personas con EII y afecta tanto a adultos como a niños y adolescentes”, explicó Iago Rodríguez-Lago, médico adjunto del Servicio de Aparato Digestivo, Unidad de EII, del Hospital de Galdakao.

Leer más:  Este viernes se está llevando a cabo el juicio de 28 activistas de Greenpeace acusados de "daños" en el hotel del Algarrobico (Almería)

Existen diversos factores de riesgo, como los «hábitos dietéticos, el tabaco, la predisposición genética individual, algunas medicaciones y otros relacionados con el estilo de vida”, añadió este especialista, quien también es miembro de la Junta Directiva del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (Geteccu).

Durante la Jornada se puso el foco en la «revolución» que se está viviendo con las nuevas opciones farmacológicas o terapias biológicas innovadoras, además de hacer balance de las iniciativas de atención a las personas con enfermedad inflamatoria intestinal.

El aumento de la incidencia preocupa a los profesionales sanitarios debido al alto impacto que tanto la enfermedad de Crohn como la colitis ulcerosa tienen en la calidad de vida de las personas. “Enfrentarse a la enfermedad inflamatoria intestinal implica lidiar con desafíos que trascienden lo físico, pues además tiene un impacto profundo en las esferas emocional y social”, afirmó Marta Calvo, médico adjunto al Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Puerta de Hierro–Majadahonda.

Leer más:  Iberdrola llega a un acuerdo preliminar para adquirir el 100% de Avangrid por 2.348 millones de euros

ESTIGMA Y SALUD MENTAL

Añadió que esta patología es diagnosticada comúnmente en la juventud y desencadena una «lucha constante contra síntomas» como el dolor abdominal, la diarrea y la fatiga. «Sumado a esto, el estigma social vinculado a la enfermedad puede menoscabar la salud mental y dificultar la integración social de quienes la padecen”, lamentó.

«La enfermedad inflamatoria intestinal puede afectar a la salud mental -la ansiedad y la depresión son más prevalentes en estas personas-, sus relaciones sociales y en la esfera sexual: está demostrado que las tasas de disfunción sexual son más prevalentes en esta población», subrayó la doctora Calvo.

Esta patología crónica afecta principalmente al colon o al intestino delgado, aunque pueden verse afectados otros tramos, como es el caso de la enfermedad de Crohn, e incluso presentar manifestaciones fuera del intestino. Esta enfermedad engloba dos patologías: la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, ambas con sus características particulares.

Los síntomas pueden variar en gran manera entre personas, pero con frecuencia incluyen la diarrea, el dolor abdominal, el sangrado rectal, o síntomas generales como la fatiga o la pérdida peso. Puede afectar a personas de cualquier edad, pero es más frecuente que se inicie en personas jóvenes en torno a los 20-40 años.

Leer más:  La Agencia Internacional de la Energía advierte que la transición hacia una economía verde podría estar en riesgo debido a la falta de suministro de minerales críticos

“Además de los síntomas que produce, la inflamación asociada a la enfermedad y los brotes de actividad causa un daño progresivo a nivel de la pared intestinal, lo que ocasiona complicaciones como las estenosis (disminuciones de calibre), abscesos o fístulas, que pueden a aparecer tanto a nivel abdominal como perianal, lo que origina aún una mayor disminución de la calidad de vida”, recalcó el doctor Rodríguez-Lago.

Para Yamile Zabana, vicepresidenta de Geteccu y médico adjunto del servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Mútua de Terrassa, la enfermedad inflamatoria intestinal necesita un enfoque interdisciplinar «que incluya a muchos más profesionales que los gastroenterólogos interesados en ella”.

Para ello, el Grupo puso en valor el Programa de Certificación de las Unidades de Atención Integral a pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, que ya ha conseguido tener casi cien unidades adheridas en toda España.


- Te recomendamos -