Inicio España En Canarias, el invierno presentó una anomalía térmica positiva de 2,5ºC

En Canarias, el invierno presentó una anomalía térmica positiva de 2,5ºC

0

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El invierno de 2023-2024 tuvo una anomalía térmica positiva de 2,5ºC en Canarias frente a los 1,9ºC en la Península y 1,7ºC en Baleares.

A nivel nacional este invierno ha sido –junto con el de 2019-2020– el más cálido desde 1961, momento en el que comenzó la serie de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Paralelamente, el periodo entre el 1 de diciembre de 2023 y el 29 de febrero de 2024 ha sido normal en cuanto a precipitaciones, según ha informado el organismo estatal.

En general, un total de 19 estaciones principales registraron la temperatura media del invierno más alta de la serie, en 22 la media de la máximas diarias resultó la más alta desde el comienzo de las observaciones y en seis la media de las mínimas fue también la más alta desde el comienzo de las respectivas series.

Así, las máximas diarias quedaron en promedio 2,0°C por encima del valor normal, mientras que las mínimas se situaron 1,7°C por encima de la media, lo que resultó en una oscilación térmica diaria 0,3°C superior a la normal del trimestre.

Mientras, el valor de precipitación media sobre España peninsular fue de 170,5 litros por metro cuadrado (l/m2), valor que representa el 90% del valor normal del trimestre en el periodo de referencia 1991-2020. Debido a ello, este invierno se ha tratado del vigésimo séptimo invierno más seco desde el comienzo de la serie en 1961 y el décimo primero del siglo XXI.

Leer más:  España organiza la reunión 'Genderactionplus' sobre género y ciencia en el Espacio Europeo de Investigación

De manera detallada, regiones del interior de la Comunidad Valenciana, de la Región de Murcia y de Cataluña, así como en el sur de Aragón y el este de Castilla-La Mancha registraron anomalías térmicas cercanas a +3°C.

Mientras, en el resto de la España peninsular las anomalías tomaron valores comprendidos entre +1°C y +2ºC, salvo en zonas del oeste de Castilla y León, donde se situaron entre 0 y +1°C.

Por otro lado, las anomalías en Baleares estuvieron comprendidas entre +1°C y +2°C, mientras que en Canarias tomaron valores alrededor de +2°C en las zonas bajas y en torno a +3°C en las zonas de mayor altitud.

Por ello, el invierno tuvo carácter extremadamente cálido en la región mediterránea y muy cálido en el resto de la España peninsular. A su vez, el trimestre fue muy cálido en Baleares, mientras que en Canarias tuvo carácter extremadamente cálido.

Además, el invierno ha tenido carácter entre normal y húmedo en prácticamente toda la Península, con excepción del Levante, puntos de Cantabria y Asturias y sur de Andalucía, donde ha tenido carácter entre seco y muy seco. Asimismo, en el archipiélago balear se han registrado 118,8 l/m2, un 66% del valor habitual, por lo que el invierno ha sido seco, salvo en la isla de Mallorca donde ha tenido carácter entre normal y seco.

Por otra parte, en Canarias se han registrado 36,6 l/m2, lo que supone un 28% de su valor habitual. Así, el invierno ha sido muy seco en la región llegando a ser extremadamente seco en la isla de Lanzarote.

Leer más:  Hoy el Congreso colocará el retrato de Ana Pastor en su galería de presidentes

EL MES DE ENERO MÁS CÁLIDO DESDE 1961

Por meses, el organismo estatal indica que la España peninsular tuvo en diciembre una temperatura media 0,8ºC por encima del promedio habitual. Por otro lado, la temperatura de enero fue 2,4ºC superior a la media, lo que hizo que el mes se convirtiese en el enero más cálido desde 1961, año en el que comenzó la serie de AEMET. Además, la de febrero se situó 2,5ºC por encima de la media, lo que lo convirtió en el tercer febrero más cálido de la serie.

En lo que respecta a las precipitaciones, la España peninsular registró 33,4 l/m2 en diciembre, por lo que fue el décimo mes de diciembre más seco desde 1961. Por el contrario, enero tuvo carácter normal, con un valor de precipitación media sobre la España peninsular de 59,9 l/m2 y por otra parte, febrero ha tenido húmedo en cuanto a precipitaciones, con un valor de precipitación media sobre la España peninsular de 69,6 l/m2.

En general, AEMET afirma que los episodios cálidos fueron frecuentes durante el invierno y que destacaron por su intensidad y duración el que tuvo lugar entre el 21 de enero y el 9 de febrero y el de los días 12 a 22 de febrero, ambos con temperaturas máximas y mínimas muy por encima de los valores habituales para la época del año. En el otro extremo, el organismo estatal indica que hubo varios episodios fríos con temperaturas por debajo de las normales, si bien ninguno de ellos puede considerarse como ola de frío.

Leer más:  La luz disminuye más de un 15%, llegando a los 55,15 euros por MWh

Por último, destaca entre los mayores acumulados de precipitaciones en observatorios principales en diciembre los 237,5 l/m2 de Vigo/aeropuerto; los 236,9 l/m2 de Hondarribia/Malkarroa; los 231,7 l/m2 de Santiago de Compostela/aeropuerto y los 215 l/m2 de Donostia/San Sebastián/Igueldo. A su vez, pone el foco entre los mayores acumulados de enero sobre los 227,2 l/m2 acumulados en Vigo/aeropuerto, los 217,2 l/m2 de Santiago de Compostela/aeropuerto, los 196,4 l/m2 de puerto de Navacerrada y los 154 l/m2 de Hondarribia/Malkarroa.

Finalmente, entre los mayores acumulados de febrero destaca los 298,6 l/m2 de Pontevedra, los 294 l/m2 acumulados en Vigo/aeropuerto, los 255,1 l/m2 de Santiago de Compostela/aeropuerto y los 206,6 l/m2 de Hondarribia/Malkarroa.

TEMPERATURAS MÁS ALTAS DE LO NORMAL EN PRIMAVERA Y VERANO SECO

Con respecto a la primavera, AEMET indica que hay una alta probabilidad de que la temperatura sea superior a la normal en el trimestre abril, mayo y junio en todo el territorio nacional, especialmente en el extremo norte peninsular, levante, suroeste andaluz, Baleares y Canarias.

Asimismo, avisa de que no se puede asegurar ninguno de los escenarios, al ser equiprobables y no haber una clara señal, excepto en Canarias, donde puede ser una primavera más seca de lo normal. Por ello, avanza que, con la información actualmente disponible, lo más probable es que el verano sea más cálido y más seco de lo normal en España.


- Te recomendamos -