Inicio España En 2022, más de 70.000 personas perdieron la vida en Europa debido...

En 2022, más de 70.000 personas perdieron la vida en Europa debido al intenso calor del verano

0

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

La mortalidad relacionada con el calor durante el verano 2022 en Europa podría haber superado las 70.000 muertes, según un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación “la Caixa”.

Los resultados, publicados este martes en la revista ‘The Lancet Regional Health – Europe’, revalúan al alza las primeras estimaciones de la mortalidad asociada a las temperaturas récord en el continente europeo.

En un estudio previo, publicado en la revista ‘Nature Medicine’, los mismos autores usaron modelos epidemiológicos aplicados a datos semanales de temperatura y mortalidad en 823 regiones de 35 países europeos para estimar una mortalidad prematura de 62.862 personas durante 2022.

Esos autores reconocían que el uso de datos semanales causaba una infraestimación de la mortalidad atribuida al calor, puesto que se requieren series de datos diarios para estimar con precisión el impacto de las temperaturas cálidas sobre la mortalidad.

Leer más:  La Justicia de Nueva York impone a Trump una multa de 419 millones de euros por fraude

El objetivo del nuevo estudio era desarrollar un marco teórico que cuantificara los errores derivados del uso de datos agregados -como series de temperatura y mortalidad semanales o mensuales-, que son especialmente útiles, ya que están disponibles en tiempo real a través de instituciones como Eurostat y, por tanto, permiten la cuantificación del peligro sobre la salud a los pocos días.

SERIES TEMPORALES

Para desarrollar este marco teórico, el equipo investigador agregó las series diarias de temperatura y mortalidad de 147 regiones de 16 países europeos entre 1998 y 2004. A continuación, se analizaron y compararon las estimaciones de la mortalidad asociada al calor y al frío por distintos niveles de agregación: diaria, semanal, quincenal y mensual.

Los resultados mostraron diferencias en las estimaciones epidemiológicas según la escala de agregación temporal. Concretamente, se halló que, en general, los modelos semanales, quincenales y mensuales subestiman los efectos del calor y del frío en comparación con el modelo diario, y que esta infraestimación aumenta cuanto mayor es la escala de agregación temporal.

Leer más:  El Congreso Móvil comienza el lunes con una previsión de 95.000 visitantes y con la Inteligencia Artificial como tema principal

Así, para el periodo 1998-2004, el modelo de datos diarios estimó una mortalidad anual relacionada con el frío y el calor de 290.104 y 39.434 muertes prematuras, respectivamente, mientras que el modelo semanal subestimó estas cifras en un 8,56% y un 21,56%.

“Es importante destacar que estas diferencias fueron muy reducidas durante los periodos de frío y calor extremos, como el verano de 2003, con una subestimación de solo el 4,62% en el modelo de datos semanales”, remarca Joan Ballester Claramunt, investigador del ISGlobal que lidera el proyecto Early-Adapt del Consejo Europeo de Investigación.

El equipo investigador aplicó este marco teórico para recalcular la mortalidad causada por las temperaturas récord de 2022. Según los cálculos realizados ahora por medio de este nuevo enfoque metodológico, en aquel estudio se habría subestimado la mortalidad en un 10,28%, lo que implicaría que la verdadera cifra relacionada con el calor durante el año 2022 sería de 70.066 muertes, según el modelo de datos diarios, y no los 62.862 muertos originalmente estimados.

Leer más:  La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) informa que este sábado habrá alerta naranja por oleaje en Málaga y alerta amarilla por nevadas en Granada y Jaén

“En general, encontramos que el uso de datos agregados mensuales no permite estimar los efectos a corto plazo de las temperaturas ambientales. En cambio, el uso de datos semanales ofrece la suficiente precisión en las estimaciones de mortalidad como para ser usados en la práctica en tiempo real en la vigilancia epidemiológica y en la generación de políticas públicas, como por ejemplo la activación de planes de emergencia para prevenir los impactos de las olas de calor y de frío”, señala Ballester Claramunt.


- Te recomendamos -