Inicio España El candidato de Democracia Cristiana consigue la victoria en la Región Metropolitana...

El candidato de Democracia Cristiana consigue la victoria en la Región Metropolitana de Santiago de Chile

0

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Con el 99,9 por ciento escrutado de la segunda vuelta de las elecciones a gobernadores regionales en Chile, el exintendente Claudio Orrego (Democracia Cristiana) se ha impuesto como vencedor sobre Karina Oliva del Frente Amplio, Karina Oliva (Partido Comunes) en la Región Metropolitana de Santiago de Chile.

Orrego ha obtenido el 52,7 por ciento de votos frente al 47,2 por ciento de Karina Oliva en la pugna estrella que es la de la Región Metropolitana de Santiago, donde la candidata del oficialismo, Catalina Parot, quedó fuera de la carrera en primera vuelta.

Al conocerse los resultados, Orrego ha compartido que asume “este triunfo con mucha humildad y un tremendo sentido de responsabilidad”. “Levantar a la Región Metropolitana después de la pandemia va a ser una tarea muy difícil, con su legado de dolor, desempleo, de problemas de salud mental, de educación. A eso hay que agregarle los problemas de nuestra región: la desigualdad profunda entre las comunas”, ha dicho según recoge ‘La Tercera’.

Por su parte, Oliva ha compartido un mensaje en el que reconoce la derrota y ha instado al nuevo gobernador a “construir una región para todas y todos, no sólo para las comunas de Rechazo”, según recoge ‘El Mercurio’.

A las 18.00 horas (hora local) de este domingo se han cerrado las urnas en Chile y el Servicio Electoral (Servel) de Chile ha informado de que de los más de 13 millones de electores inscritos, han participado 2.553.176, lo que equivale al 19,6 por ciento.

Este domingo, por primera vez en la historia chilena, la ciudadanía a terminado de elegir mediante el voto popular a su máxima autoridad regional. Se trata de la segunda vuelta de las elecciones a gobernadores regionales, un cargo que de nueva creación ideado para descentralizar el poder: ya no será el intendente nombrado por el presidente quien dirija cada territorio, sino que lo harán en conjunto el gobernador elegido democráticamente y el delegado presidencial del Ejecutivo.