Inicio España El 8% de la población española presenta algún tipo de discapacidad auditiva,...

El 8% de la población española presenta algún tipo de discapacidad auditiva, según experta

0

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Actualmente, más de dos millones de españoles tienen algún tipo de discapacidad auditiva, lo que supone al menos un 8 por ciento de la población, según advierte la especialista en Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello del Hospital Viamed Virgen de la Paloma, la doctora Mar Medina, en el Día Mundial de la Audición, que se celebra este miércoles.

En muchas ocasiones, la pérdida auditiva se manifiesta de forma sutil, lo que complica su diagnóstico. No obstante, la experta afirma que determinadas situaciones pueden revelar la existencia de problemas de audición, como pueden ser la dificultad para comprender las palabras en lugares ruidosos, como cafeterías; en ambientes reverberantes, como una iglesia, cuando hablan varias personas a la vez o la dificultad para localizar de dónde provienen los sonidos.

Entre los síntomas más evidentes de estar sufriendo una enfermedad auditiva constan la presencia de un ruido persistente en uno o en los dos oídos, mareos o crisis de vértigo, dolor de oído, supuración o la salida de sangre. Así, la doctora insiste en que “siempre que se sospeche que se está perdiendo audición es crucial consultar con un especialista en Otorrinolaringología”. En el caso de pérdida auditiva de inicio súbito especialmente si se acompaña de mareo o vértigo, ruido intenso en el oído, o síntomas neurológicos como dolor de cabeza se debe consultar de forma urgente con un otorrino o con los servicios de urgencias en menos de 24 horas.

CÓMO EVITAR LA PÉRDIDA AUDITIVA

Para evitar la pérdida de audición, es importante llevar un control desde la vida intrauterina, donde se deben prevenir enfermedades infecciosas o déficits nutricionales. “Tras el parto, es esencial, efectuar una adecuada vacunación, que prevenga de enfermedades como la meningitis”, recuerda la especialista. En este sentido, recuerda la importancia del cuidado de la audición en los niños, ya que “una audición normal es imprescindible para el desarrollo correcto del lenguaje.

“Por tanto, debemos acudir al especialista cuando existan datos que nos hagan sospechar una pérdida auditiva; por ejemplo, en recién nacidos y lactantes, la ausencia de sobresalto ante un ruido fuerte, la falta de respuesta a la voz de la madre”, explica Medina. Por otro lado, en cuanto a los niños a partir de 12-18 meses, la experta recomienda alarmarse ante la ausencia de lenguaje, falta de interacción con el entorno o introspección, falta de respuesta a órdenes sencillas como coger o señalar un objeto. Asimismo, insta a consultar en caso de supuración de oídos u otitis frecuentes.

Por otro lado, la especialista en Otorrinolaringología alerta también de los pacientes ancianos. “Debemos estar atentos al aislamiento social y la depresión de estos, ya que en muchas ocasiones se producen debido a la pérdida auditiva propia de la edad, y su tratamiento produce una gran mejoría en estos síntomas”, advierte.

Para la experta, tanto en niños como en adultos, se debe evitar la exposición a ruidos fuertes, ruidos impulsivos o ruidos durante periodos de tiempo prolongado. Otro factor a tener en cuenta es evitar los fármacos tóxicos para el oído, como algunos antiinflamatorios y diuréticos. En lo que respecta a la limpieza de los oídos, no es recomendable introducir objetos, ya que pueden producir heridas o perforaciones.

Por último, la doctora Medina explica que “los pacientes que tengan un riesgo especial de desarrollar pérdida auditiva, como pueden ser los antecedentes de sordera en la familia, enfermedades sistémicas, tratamientos de quimioterapia, la exposición crónica al ruido o los golpes en la cabeza, deben tener un seguimiento estrecho, aunque no presenten ningún síntoma”.

Y concluye, refiriéndose a la población general, recordando que, “las revisiones periódicas son muy importantes para detectar y prevenir problemas que puedan ocasionar pérdida auditiva, como infecciones del oído, acúmulo de moco en el oído, perforaciones de la membrana timpánica, enfermedades autoinmunes, entre otras”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre