Inicio España CECU pide que se prohíba legalmente reducir el tamaño de los alimentos...

CECU pide que se prohíba legalmente reducir el tamaño de los alimentos sin previo aviso a los consumidores

0

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La Federación de Consumidores y Usuarios (CECU) ha solicitado que se prohíba por ley reducir el tamaño de los alimentos sin informar a los consumidores, al tiempo que ha planteado replicar la legislación recién aprobada en Francia para evitar esta acción.

La práctica de reducir el tamaño o cantidad de un producto manteniendo, o incluso aumentando, su precio, es conocida como reduflación, y, según alegan desde la organización, «está siendo utilizada por la industria para camuflar la subida del precio de los alimentos y otros productos».

Así, CECU ha solicitado por carta al Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030 que tome medidas para proteger los derechos de las personas consumidoras.

DECRETO APROBADO EN FRANCIA

El responsable de alimentación de la federación, Eduardo Montero, ha explicado que «la industria de alimentos está utilizando esta estrategia para esconder una subida de los precios de los alimentos, aprovechando que es mucho más complicado de detectar que un aumento directo del precio».

Leer más:  Un grupo extremista israelí es sancionado por Estados Unidos por obstaculizar la distribución de ayuda humanitaria en Gaza

De esta manera, desde CECU aseguran «que es una práctica injusta que confunde» a los consumidores cuando realizan la compra. Por este motivo, la organización exige que «se prohíba por ley a las empresas utilizar estos engaños».

«Es una ley posible, tal y como ha demostrado Francia», concluye Montero. En el país vecino se aprobó recientemente un decreto, concretamente a mediados de abril, que obligará a los supermercados a informar cuando un producto haya disminuido su tamaño manteniendo o aumentando su precio.

«Desde CECU solicitamos que en España se apruebe una medida similar, incorporando otras prácticas engañosas como modificar ingredientes por otros similares, pero de menor coste económico. Las personas consumidoras deben poder identificar con facilidad lo que compran y cuándo se producen cambios poco evidentes en el producto», añade Montero.


- Te recomendamos -