Inicio Comunidad Valenciana Una protesta rechaza la agresión racista de Benicalap y reivindica una sociedad...

Una protesta rechaza la agresión racista de Benicalap y reivindica una sociedad “libre de odio”

0

VALÈNCIA, 6 (EUROPA PRESS)

Vecinos de Benicalap y colectivos de València han salido a la calle este martes para mostrar su repulsa hacia la agresión racista ocurrida la semana pasada en una frutería del distrito y para reivindicar una sociedad “libre de odio”.

La concentración ha tenido lugar a las 19 horas de este martes en la avenida de Burjassot, frente a La Ceramo, donde vecinos del barrio, activistas y personas simpatizantes han exigido un “Benicalap sin racismo”, una “València libre de odio” y han mostrado su apoyo al matrimonio de comerciantes que fue víctima de un ataque racista.

La protesta responde así al episodio racista ocurrido el pasado viernes, cuando la Policía Local de València arrestó a tres jóvenes que como presuntos autores de los delitos de odio, lesiones y daños hacia un matrimonio que regenta una frutería en el barrio. Los detenidos, al parecer, les increparon al grito de “moro de mierda” y “vete a tu país”, propinaron patadas y puñetazos a las víctimas y tiraron el género del comercio al suelo.

Tras lo sucedido, vecinos y vecinas de Benicalap han organizado una concentración “a facor de la convivencia en el barrio” y “en contra de las actitudes de odio y racismo”, para defender un “barrio en paz donde convivan la pluralidad de culturas y sesibilidades que siempre han existido” en el barrio, según reza la convocatoria.

A la movilización, convocada “sin siglas” y bajo el lema ‘Benicalap lliure de racisme (Benicalap libre de racismo, se han sumado asociaciones vecinales, colectivos como la Federación Unión Africana de España, Plataforma Intercultural España, Crida Contra el Racisme i el Feixisme, Obrim Fronteres, CIEs NO y la Asociación Africana Unida de España (AFUE).

Por parte de esta última asociación, Mohamed M Boirick ha señalado que están “muy preocupados” porque son situaciones que “se están repitiendo últimamente muchísimo”, con “muchos migrantes” que “no tienen donde vivir”, “duermen en cajeros” o “sufren golpes”. “Genera preocupación en un barrio que siempre ha sido de convivencia e interculturalidad”. “Vemos ese tipo de actos racistas y no lo vamos a permitir”, ha subrayado.

Boirick ha incidido en que en Benicalap conviven “más de 62 nacionalidades” y ha llamado a “aprovechar esa riqueza”, con aulas en las escuelas en las que estudian alumnado negro, español, árabe o gitano. “Tenemos que convivir y luchar para que este tipo de racismo no pueda sobrevivir”, ha defendido.

Con todo, cree que “en general” sí hay una buena convivencia en el barrio y ha resaltado el papel “ejemplar” de las asociaciones de vecinos de Benicalap, que ofrecen actividades en las que se trabaja la convivencia en sus espacios verdes o equipos deportivos “donde hay todas las razas”.

En términos similares, desde la Asociación de Vecinos de la Ciudad del Artista Fallero –integrada en Benicalap–, Luis Miguel Martínez Granados ha señalado en declaraciones a Europa Press que la protesta pretende ser una denuncia al “maltrato” y al “trato vejatorio hacia los extranjeros”, al tiempo que una proclama de que “la convivencia es fundamental” en un barrio como Benicalap”, que además tiene un “origen musulmán” y cuya ciudadanía se siente “muy unida a cualquier persona que haya nacido aquí o que esté aquí con nosotros”.

Bajo las premisas de que “ninguna personal es ilegal” y todas merecen el “máximo respeto”, Martínez ha defendido que, si bien considera que el episodio racista del viernes es una “excepción” dentro del barrio, “no es algo aislado en el contexto ni del barrio ni de València ni España ni Europa”, por lo que la ciudadanía “debe ponerse al frente de los derechos humanos”.

“Todos debemos cumplir y participar, para que no suceda más y que aquellas personas que se sientan tentadas a cometer este tipo de actos tengan una ciudadanía en contra que va a exigir que se respete al resto”, ha agregado.