Inicio Comunidad Valenciana Personal investigador de Fisabio patenta un prebiótico y dos probióticos anticaries, contra...

Personal investigador de Fisabio patenta un prebiótico y dos probióticos anticaries, contra el mal aliento y la periodontitis

0

– El equipo ha descubierto bacterias beneficiosas en la boca que mejoran la salud oral y la tensión sanguínea – Los resultados, publicados en las revistas ‘Scientific Reports’ y ‘Frontiers in Microbiology’, confirman que el nitrato es un factor estimulante para la salud oral y cardiovascular El grupo de investigación de Microbioma Oral de la Fundació per al Foment de la Investigació Sanitària i Biomèdica de la Comunitat Valenciana (Fisabio), liderado por Alejandro Mira, ha patentado un compuesto prebiótico y varios probióticos para prevenir las principales enfermedades orales: la caries, la periodontitis y la halitosis. Un prebiótico es una sustancia que favorece el crecimiento de bacterias saludables o sus funciones beneficiosas, mientras que un probiótico es una bacteria que, si se administra en dosis adecuadas, puede mejorar la salud. La combinación de una molécula bioactiva presente naturalmente en verduras junto con las bacterias orales identificadas por el equipo de investigación se ha revelado eficaz frente a las enfermedades orales Además, es beneficioso para prevenir las enfermedades cardiovasculares e incluso podría tener un efecto positivo en la diabetes. Es la primera vez que se describe un tratamiento beneficioso para todas estas patologías de forma simultánea. El desarrollo ha sido posible después de que personal investigador del equipo observara que diferentes bacterias beneficiosas en la boca convierten el nitrato (proveniente principalmente de verduras) a nitrito y óxido nítrico (un conocido vasodilatador). Los resultados nuevos del estudio, que acaban de publicarse en la prestigiosa revista ‘Scientific Reports’, del grupo Nature, demuestran cómo el nitrato, además de reducir la tensión sanguínea, puede mejorar la salud bucodental, neutralizando los ácidos causantes de la caries y eliminando bacterias patógenas causantes del sangrado gingival y el mal aliento. Por ejemplo, después de comer una ensalada, las bacterias beneficiosas de la boca transforman el nitrato de las verduras en compuestos beneficiosos para la salud oral. Aunque los investigadores e investigadoras han demostrado que este proceso es muy rápido y empieza mientras se mastican las verduras, gran parte del nitrato se pierde al tragar. «Pero aquí es donde el proceso se vuelve fascinante porque una parte significativa de este nitrato pasa a la sangre y es capturado por las glándulas de la saliva, que lo concentran en la boca durante horas y, de esa manera, nuestro cuerpo utiliza estas bacterias como una factoría para convertir nitrato a nitrito, que el cuerpo humano no es capaz de hacer», ha explicado el investigador principal del estudio, Alejandro Mira. «Este nitrito – ha explicado Mira- sirve por un lado para mejorar la salud bucodental, y por otro para producir óxido nítrico, que reduce la tensión sanguínea, es utilizado por las células inmunitarias para destruir células tumorales, y mejora el rendimiento deportivo, entre otras funciones». «Su papel es tan importante, que si una persona elimina toda su microbiota oral por el uso excesivo de colutorios, se produce un aumento de la tensión sanguínea, y un empeoramiento del rendimiento físico», ha detallado el científico de Fisabio. El equipo investigador recogió saliva de 12 donantes sanos, que fue testada in vitro con una sola dosis de nitrato. Las muestras se analizaron a las 5 horas (cuando la mayor parte del nitrato había sido reducido, y ya se había producido una parte de nitrito); y a las 9 horas (cuando todo el nitrato y la mayoría del nitrito se había metabolizado). Los investigadores/as observaron que el nitrato redujo la producción de ácido láctico, incrementó los niveles de amonio (un neutralizador de ácidos) y aumentó el pH en boca. Un aumento de pH en la boca limita o previene el desarrollo de caries. Asimismo, se detectó el crecimiento de las bacterias nitrato reductoras, Neisseria y Rothia asociadas a salud oral, al mismo tiempo que se produjo una reducción de las bacterias asociadas al desarrollo de caries (Streptococcus, Veillonella y Oribacterium), halitosis y periodontitis (Porphyromonas, Fusobacterium, Leptotrichia, Prevotella y Alloprevotella). «Concluimos que el nitrato puede ser un factor estimulante para la salud oral, con el potencial de disminuir caries, periodontitis y halitosis. Hemos visto que el efecto del nitrato en el metabolismo ofrece resistencia a la acidificación resultante del consumo del azúcar, porque reduce la producción de lactato y aumenta el de neutralizadores de ácido», ha destacado Bob Rosier, investigador predoctoral de Fisabio, que ha realizado la parte experimental del trabajo. «El nitrato es, por tanto, -ha añadido Bob Rosier- una molécula asociada a la salud en la cavidad oral y, por eso, sugerimos que sea usado como prebiótico y también el uso de cepas de bacterias nitrato reductoras como probióticos para estimular los beneficios del nitrato para el metabolismo». La identificación y selección de dichas bacterias beneficiosas se ha realizado por un medio de cultivo al que los investigadores han añadido una sustancia que vira de color ante la presencia de nitrito, según acaban de publicar los investigadores en la revista Frontiers in Microbiology. Algunas de estas bacterias son especialmente buenas en la producción de neutralizadores de ácido, y otras en óxido nítrico. «De este modo, se pueden plantear tratamientos personalizados preventivos para cada persona y así mejorar su salud oral, y también sistémica porque las enfermedades cardiovasculares podrían tratarse en parte modificando de forma dirigida la microbiota oral del o la paciente», ha señalado Bob Rosier. A partir de estas observaciones, el equipo de investigadores e investigadoras ha desarrollado un test diagnóstico que puede determinar si una persona dispone o no de estas bacterias beneficiosas y en cantidad suficiente para convertir el nitrato en nitrito. El test consiste en la toma de una muestra de saliva en la que se miden distintos compuestos. Con el resultado del mismo se estima el riesgo de desarrollar caries, periodontitis o mal aliento, así como de accidente cardiovascular y otras enfermedades derivadas del déficit de óxido nítrico. En caso de ser necesario, el tratamiento prebiótico o probiótico podría ayudar a paliar dicho riesgo. Los investigadores e investigadoras buscan ahora empresas del sector de la salud bucodental, del diagnóstico clínico o de los alimentos funcionales interesadas en desarrollar y comercializar el kit diagnóstico y los productos conteniendo el prebiótico y los probióticos. Patologías orales más frecuentes La caries está considerada como la enfermedad infecciosa más extendida del mundo, ya que afecta al 80-90% de la población. Por su parte, las enfermedades periodontales se caracterizan por una inflamación y destrucción de los tejidos de soporte del diente, produciéndose en ocasiones, halitosis y, en casos avanzados, la pérdida dentaria. La enfermedades orales no solo provocan pérdida de dientes o dolor, sino que una mala salud bucal influye sobre otras enfermedades sistémicas, como puede ser el cáncer de esófago y estómago, e incluso en enfermedades cardiovasculares, diabetes y Alzheimer. En España, una de cuatro personas adultas tiene periodontitis o halitosis, cuya causa principal es la actividad bacteriana de las encías y la lengua. «Tratar de eliminar estas bacterias ha sido la estrategia tradicional durante décadas, pero no ha tenido éxito; la tendencia actual es tratar de modular esos microorganismos para favorecer un ecosistema saludable, pero hasta ahora no había ningún prebiótico que pudiera ejercer esa función. Nuestra predicción es que este trabajo abre una nueva ola de productos de salud bucodental basados en el nitrato, por ejemplo de extractos de verduras, que complementen el papel del flúor», han concluido los investigadores e investigadoras

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre