Inicio Comunidad Valenciana Hacienda retoma las obras de rehabilitación del Palau del Almirall con un...

Hacienda retoma las obras de rehabilitación del Palau del Almirall con un presupuesto de 5,3 millones y un plazo de ejecución de 15 meses

0

– Soler: «Se va a diseñar un itinerario cultural que permitirá visitar el patio gótico, las salas con artesonados policromados y las ruinas de la antigua ciudad romana» – Los trabajos cuentan con cofinanciación de la Unión Europea, a través del Feder, y del Ministerio de Transportes, a través de la iniciativa ‘1,5% Cultural’ La Conselleria de Hacienda y Modelo Económico ha retomado las obras de rehabilitación del Palau del Almirall, que tienen como objetivo principal solucionar las patologías estructurales del edificio, hacerlo más eficiente energéticamente, mejorar las condiciones de accesibilidad y las medias anti incendios. La última reforma del edificio se llevó a cabo hace casi 30 años. Tras firmarse el acta de replanteo, han comenzado los trabajos que están centrados en la sustitución de una columna del patio gótico que estaba deteriorada; y en el refuerzo de la cimentación del edificio, mediante la instalación de micropilotes hasta una profundidad de 13 metros. La actuación tendrá un plazo de ejecución de 15 meses y un coste de 5.386.556 euros, que será cofinanciado en un 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), a través del Programa Operativo de la Comunitat Valenciana, dentro del Eje Prioritario 4, que busca favorecer el paso a una economía baja en carbono en todos los sectores. Además, también permitirá aumentar la eficiencia energética de los edificios públicos, en línea con las prioridades del programa de recuperación económica Next Generation. Asimismo, el proyecto cuenta con la financiación del Programa ‘1,5% Cultural’ del Gobierno central, que financia trabajos de conservación o enriquecimiento de bienes inmuebles del Patrimonio Histórico Español. Tal y como ha apuntado el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, «se está adecuando el edificio para aumentar las medidas de seguridad y hacerlo más accesible y más eficiente energéticamente, al mejorar el aislamiento y los sistemas de climatización y alumbrado, lo que permitirá reducir los costes de mantenimiento del mismo. Asimismo, se están reparando las patologías estructurales del inmueble». «Pero además, hemos ido más allá y hemos decidido también abrir las zonas más emblemáticas del Palau del Almirall a toda la ciudadanía valenciana. Se va a diseñar un itinerario cultural por el edificio, que data de principios del siglo XIV y que cuenta en el subsuelo con ruinas de la antigua ciudad romana, para que sea visitable. Se trata de un paso importante que permite aunar la vertiente administrativa del edificio y la cultural», ha señalado Soler. En este sentido, se ha redactado un plan museográfico que permitirá poner en valor todo el patrimonio cultural del edificio: El patio gótico del palacio, las ruinas romanas del subsuelo, así como las salas con los alfarjes policromados del entresuelo del Palacio, y los baños del Almirante, como un único conjunto patrimonial. Cinco áreas de actuación El proyecto de reforma abarca cinco áreas de actuación: mejora de la eficiencia energética del edificio; cumplimiento de la normativa en materia de edificación, incendios, accesibilidad, y seguridad y salud en el trabajo; reparación de patologías; accesibilidad a las ruinas de la ciudad romana; y otros trabajos complementarios como el desmontaje de la cubierta de policarbonato del patio lateral del edificio ubicado en el número 14 de la calle Palau y puesta en valor del mismo mediante la construcción de un jardín vertical. Por lo que respecta a la mejora de la eficiencia energética del edificio, la actuación prevé la sustitución de ventanas, colocación de aislamientos en fachadas y cubiertas, y la instalación de nuevos sistemas de climatización y de alumbrado. En cuanto a las actuaciones tendentes al cumplimiento de normativa básica en materia de edificación, de accesibilidad y de incendios, se ha previsto la instalación de nuevos ascensores y nuevos aseos en todas las plantas, además de un ascensor accesible que conecte la planta baja con el sótano donde se encuentran las ruinas de la ciudad romana, permitiendo el acceso a personas con movilidad reducida. Además, se reparan patologías detectadas que afectan a elementos del patio gótico y requieren la implantación de estructuras auxiliares (cimbrado de arcos) para permitir el desmontaje y sustitución de piezas originales de cantería (fustes y capiteles rotos); la consolidación de las cimentaciones de pilastras del patio gótico mediante micropilotes; la inyección de resinas en diversas piezas de la estructura de piedra del patio gótico o la reconstrucción de vierteaguas y albardillas para evitar la filtración de agua en fachadas. Con el objetivo de hacer visitables las ruinas de la ciudad romana, se realizará un acceso mediante una escalera que se construirá en el hueco existente de conexión entre la planta baja y el sótano, y se instalará un ascensor. Por otra parte, se montará un elemento separador de circulaciones en el vestíbulo de Palau 12, consistente en una estructura de acero que actuará como soporte de un jardín vertical que se abrirá al vestíbulo. Finalmente, se sanearán y repararán las cubiertas de la planta primera y cuarta, sustituyendo las piezas en mal estado, reponiendo los sellados de juntas deteriorados y repasando la impermeabilización. Se cubrirá la parte de la terraza situada en la planta cuarta del edificio de Palau 12, y se reformará el salón de actos para convertirlo en un espacio polivalente. Fases de ejecución Debido a que los requerimientos de funcionamiento de la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico impiden que el edificio se desaloje por completo para la ejecución de las obras, es necesario que las mismas se realicen en dos fases. En la fase primera se procederá a la adecuación del edificio de la calle Palau 14, mientras se ejecuten las obras en este edificio, el edificio de Palau 12 se mantendrá en uso. Una vez concluida esta fase, se procederá a la recepción parcial de la misma y a su puesta en uso previamente a la ejecución de la siguiente fase. En cuanto a la segunda fase se acometerán los trabajos de adecuación del edificio de las calles Palau 12 y Milagro 5. Antecedentes Cabe recordar que la ejecución de la obra fue adjudicada en 2017 a la empresa Acciona Construcción SA, por 5 millones de euros, que dio comienzo a los trabajos en abril de 2018. Sin embargo, tras siete meses de trabajo, y habiendo aparecido una serie de imprevistos, como problemas estructurales ocultos por los revestimientos retirados o los hallazgos arqueológicos descubiertos durante las obras, y dada la importancia patrimonial del edificio, se procedió a solicitar la redacción de un proyecto modificado que recogiese todas las nuevas unidades de obra a realizar. Tras incluir nuevos trabajos para conseguir los objetivos del proyecto, se constató que las modificaciones superaban el 10% del valor del presupuesto de contrata de la obra, por lo que el Órgano de Contratación procedió a la resolución del contrato de las obras de adecuación del Palacio del Almirante, así como a redactar un nuevo proyecto que incluyera todas las obras necesarias. Anteriores actuaciones Cabe recordar que la Generalitat adquirió en 1984 los inmuebles ubicados en la calle Palau 12 y 14, calle Milagro 9 y calle Baños del Almirante 5, los cuales en la actualidad corresponden a una única parcela catastral. En la década de los 90 se llevó a cabo sobre dichas parcelas históricas una importante remodelación para albergar la sede de la Conselleria de Hacienda. Para ello, se llevó a cabo la rehabilitación integral del Palacio del Almirante, catalogado como BIC, el mantenimiento de la fachada de la calle Palau 12 y la ejecución de una nueva edificación en el interior de la nueva parcela. Fruto de dichas obras, se realizó una excavación arqueológica, cuyo resultado fue la incorporación al nuevo edificio una ventana arqueológica en el vestíbulo de la planta baja. En una fase posterior, años después, se llevó a cabo la rehabilitación integral del edificio de los baños medievales, actualmente visitable. El Palacio del Almirante es un edifico gótico construido a principios del siglo XIV que aún conserva parte de la estructura y detalles arquitectónicos originales, así como una completa colección de artesonados policromados de tipo alfarje o techo plano. Es la mansión de los almirantes de la Corona de Aragón tras la conquista de València por parte de Jaume I. Los que iniciaron el edificio original y primeros moradores fueron de la familia Vila-rasa. También han vivido en este inmueble los condes de Sinarcas, descendientes de los almirantes, así como las familias Cardona, Palafox, Llançol de Romaní o Borja, además de los marqueses de Guadalest y los de Ariza. Las familias fueron colocando sus escudos de armas en los artesonados del Palau. Actualmente, se mantiene también el patio-zaguán, el único genuinamente gótico entre los edificios palaciegos de carácter privado de la ciudad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre