Inicio Comunidad Valenciana Especialistas recuerdan que la cobertura de la vacuna “nunca es del 100%”,...

Especialistas recuerdan que la cobertura de la vacuna “nunca es del 100%”, pero evita cuadros graves

0

VALÈNCIA, 3 (EUROPA PRESS)

Especialistas del grupo sanitario Ribera, pertenecientes a los servicios relacionados con la atención a pacientes COVID recuerdan ante la quinta ola de contagios que la cobertura de la vacuna “nunca es del 100%”, pero evita cuadros graves e ingresos en UCI.

Así lo asegura la jefa del servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz (Madrid), Mª del Carmen Montero, ya que “aunque efectivamente hay casos de infecciones en vacunados con pauta completa, y a veces tienen que ingresar, suelen presentar casos menos graves”.

Sobre estos contagios en personas ya vacunadas, el doctor Jorge Cavero, jefe de Medicina Preventiva del Hospital Ribera Povisa (Vigo), explica que las vacunas evitan la aparición de la enfermedad o minimizan los efectos más graves de la misma, “pero no al virus”, lo que quiere decir que “una persona con vacunación completa puede infectarse o contaminarse al tener contacto con el virus y no presentar síntomas o que estos sean muy leves”.

Por tanto, “es importante que los ciudadanos sepan que esto no significa que las vacunas no sirvan. De hecho, se está demostrando que son válidas, porque el número de personas vacunadas contagiadas es muy pequeño. Pero sí debemos tener en cuenta que en enfermedades infecciosas no hay un 100% de inmunidad”, apunta Pedro Hernández Jiménez, director gerente de Ribera Hospital de Molina y miembro del comité técnico-científico de seguimiento del COVID-19 en Molina de Segura (Murcia).

“La respuesta inmune es menor en diversos grupos poblacionales como las personas mayores o inmunodeprimidos, y puede verse afectada por la circulación de nuevas variantes –insiste Vicente García, jefede Medicina Preventiva de los hospitales universitarios de Torrevieja y Vinalopó–. Todo esto, junto con la situación epidemiológica y la cobertura de vacunación actual asociadas a la posible infección de nuevas variantes nos obliga a plantearnos diferentes escenarios de actuación y a revisarlos de forma permanente”.

Pese a la aparición de este tipo de casos, en esta quinta ola sobre todo se están contagiando los más jóvenes, que aún no están vacunados y “son los que ahora mismo tienen más vida social”, señala la responsable de Medicina Interna del Hospital de Torrejón, ya que la mayoría presentan síntomas leves y no precisan ingreso.

Otro perfil es el de personas jóvenes (veinteañeros y treintañeros) que “aún no les ha dado tiempo a vacunarse y algunos de ellos presentan cuadros graves”. Y, por último, “los pacientes de más edad que ingresan son, en su mayoría, aquellos que no han querido vacunarse por diferentes motivos”.

En definitiva, el perfil de los pacientes ingresados en esta ola es “más heterogéneo, aunque corresponden a personas mayores de 30 años, en su mayoría entre 60 y 70 años, no vacunadas o con pautas incompletas de vacunación, algunos fumadores o ex fumadores y/o con sobrepeso”, resume el responsable del Hospital de Molina.

LOS VACUNADOS DEBEN CUMPLIR LAS MEDIDAS “SIN EXCEPCIÓN”

Ante la pregunta de si un vacunado puede contagiar o no, la doctora Montero es contundente: “Estar vacunado no exime de ser contagioso, por lo que las medidas de prevención deben ser las mismas que hasta ahora, sin excepción”.

De la misma opinión es el doctor Hernández: “Las personas vacunadas que hayan dado positivo también pueden contagiar. Si el contagio se produce entre la primera y la segunda dosis, el protocolo establece la interrupción de la vacunación, la adopción de todas las medidas de prevención y retomar la vacunación una vez transcurridos seis meses desde que se tenga una PCR negativa”.

Estos especialistas coinciden en que los síntomas en esta ola son similares a los de otros picos de contagio: fiebre leve, congestión nasal y faringitis con o sin tos, mal estado general, mialgias o dolor muscular, astenia o cansancio y, en casos más graves, sensación de disnea o falta de aire.

MUCHOS SÍNTOMAS DE LA COVID PERSISTENTE

Los hospitales del grupo, con una unidad post-COVID para el seguimiento y la recuperación completa, cada vez atienden a más pacientes que, incluso con síntomas leves con el virus activo, presentan lo que los profesionales sanitarios llaman COVID persistente.

“Las visitas a consulta de estos pacientes es frecuente”, constata la doctora Montero, y la sintomatología que presentan es variada y no la tenían antes de la infección. Entre los síntomas destacan el cansancio, la disnea o falta de aire y la mala tolerancia al esfuerzo, así como dolor muscular y articular, trastornos del sueño, tos, pérdida de apetito, dolor abdominal, dolores de cabeza y cambios en la tensión arterial entre otros.

Estos síntomas pueden fluctuar o persistir en el tiempo, así como empeorar con el esfuerzo físico. Una de las hipótesis que se manejan es la persistencia del virus en reservorios donde se mantendría activo, la presencia de respuestas inmunes aberrantes o de autoanticuerpos.

En los estudios más recientes parece estar afectando más a mujeres y en la edad media de la vida. Un factor asociado al Covid persistente parece ser la gravedad del cuadro inicial, medida por un mayor número de síntomas.

“No se sabe muy bien a qué se debe, pero todo apunta a que puede ser por autoinmunidad; es decir, nuestro organismo continúa generando anticuerpos que reaccionan frente a nuestro propio organismo o por correlación con otros virus concomitantes como el virus de EPSTEIN-BARR, el citomegalovirus u otros”, explica el doctor Cavero.

Los síntomas y signos referidos por las personas que padecen COVID persistente son “extremadamente numerosos y variados”, lo que añade complejidad al síndrome en cuanto a su diagnóstico y su requerimiento de atención de carácter multidisciplinar. “La constelación de síntomas es muy amplia, pero cansancio, disnea, mialgias, insomnio y pérdida de calidad de vida son los más comúnmente detectados”, asegura el jefe de Medicina Preventiva de Vinalopó.

Para superar esta quinta ola y evitar que se repita el crecimiento de contagios, todos los especialistas insisten en la importancia de continuar con el plan de vacunación y en que es clave la concienciación ciudadana y el sentido común a la hora de mantener las normas de protección aplicadas hasta ahora: distancia social, mascarilla, lavado de manos y limitar viajes y reuniones, y si estas se producen que sean al aire libre.