Inicio Comunidad Valenciana El PP apelará al centro político y al posicionamiento de la Comunitat...

El PP apelará al centro político y al posicionamiento de la Comunitat en su congreso: “Los valencianos no pintamos nada”

0

VALÈNCIA, 21 (EUROPA PRESS)

El PPCV apela al centro político y al refuerzo de la posición de la Comunitat Valenciana en la ponencia de su XV Congreso, con recetas como una bajada generalizada de impuestos, el blindaje del presupuesto de la sanidad o unas infraestructuras que “realmente vertebren”, contra el “postureo” y las medidas para “dividir” del gobierno del Botànic (PSPV-Compromís-Unides Podem).

“Los valencianos no pintamos nada dentro de España ni pintamos nada fuera, y eso es un lujo que la Comunitat no puede permitirse”, ha advertido el alcalde de Alicante, Luis Barcala, como responsable de la ponencia junto a la portavoz en Castelló, Begoña Carrasco, en la presentación a una semana del congreso del 3 de julio en el que será proclamado el único candidato, el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón.

Bajo el título ‘La Comunitat en el centro’, los ‘populares’ recopilan a lo largo de 65 páginas y 264 propuestas todo lo que han lanzado en los últimos años desde la oposición. Esta ponencia, abierta a enmiendas hasta el lunes 28, pretende sentar las bases de la acción política del PPCV como un pistoletazo de salida para en las próximas elecciones “dar el relevo al fracasado tripartito de izquierdas”.

Barcala, tras remarcar que la ponencia no es un programa electoral, ha cargado contra la “inacción” del Botànic durante la pandemia y ha defendido el posicionamiento político del PP como “el espectro más amplio de la Comunitat”, un partido “con los brazos abiertos y capaz de abarcar a la inmensa mayoría de valencianos”.

“En el PP somos fiables y previsibles; no vamos a renunciar a nuestros principios y valores, siempre dentro del consenso y de las ganas de llegar a acuerdos. Os necesitamos a todos: esta Comunitat necesita un cambio y solo lo puede proporcionar el Partido Popular”, ha garantizado Carrasco en la rueda de prensa junto al presidente del XV Congreso, Luis Santamaría.

A partir de ahí, para los ‘populares’, la Comunitat está descentrada y empobrecida y deriva a posturas minoritarias y “mas nacionalistas” mientras “los problemas de los valencianos se ignoran y solo se persigue un modelo de sociedad politizada o ideologizada”. Por contra, apuestan por poner en valor las singularidades valencianas “en un país que se llama España” y por la defensa “a ultranza” de sus líneas rojas: los derechos individuales, el estado de derecho y la igualdad de oportunidades.

CONTRA “EL PODER POR EL PODER”

Todo esto se concreta en la ponencia con la defensa de los pactos entre partidos como “una nueva de hacer política” y con la promesa de que el PPCV nunca antepondrá los intereses generales al “poder por el poder”. “Nos da igual que las propuestas vengan desde la derecha o desde la izquierda, desde arriba o desde abajo”, garantizan, para rechazar contribuir a la crispación ni a “blanquear” políticas contrarias.

Los ‘populares’ se reivindican como partido de gobierno para atender las necesidades de la gente y apuntan como objetivo que la Comunitat “vuelva a ser un territorio de entendimiento y de diálogo sin dogmatismos, de consenso moderado y liberal”. Rechazan así el federalismo e instan al ‘president’, Ximo Puig a “mirar” a otras comunidades en lugar de a Catalunya.

Para conseguirlo, una de sus primeras medidas es que la Comunitat “ocupe el puesto que le corresponde” mediante una reforma fiscal en lugar de ser la segunda autonomía con más impuestos. Reclaman una bajada generalizada y suprimir tanto el de sucesiones como el de patrimonio, algo que Barcala ha defendido con su experiencia en Alicante, y rechazan una armonización de los tributos en toda España.

En materia económica urgen a que el Gobierno reforme la financiación autonómica porque ven “vergonzoso” que se agrande la brecha entre las regiones más ricas y las más pobres y, mientras, el Consell “no defiende a los valencianos y está perdiendo oportunidades”. “No tenemos peso en Madrid ni fuera de la Comunitat. No podemos convertirnos en la moneda de cambio de pactos con catalanes o vascos”, ha denunciado el primer edil, llamando a acabar con la “mansedumbre” del Botànic.

Exigen una política de infraestructuras “que cosa y vertebre realmente la Comunitat” y una Generalitat que “pelee” por el Corredor Mediterráneo, además del mantenimiento del “irrenunciable” trasvase Tajo-Segura, la ampliación norte del puerto de València, más apoyo a los emprendedores e impulso a la digitalización y priorizar el gasto para reducir el “galopante” déficit público. Y todo ello en “una economía medioambientalmente sostenible”.

Y en el plano turístico, rechazan la implantación de una tasa para todos los que visiten la Comunitat y claman contra la “‘turismofobia'”, defendiendo la región como un territorio amable para turistas e inversores.

RECUPERAR SEÑAS DE IDENTIDAD

A nivel social, los ‘populares’ insisten en que la familia es el pilar básico y apuestan tanto por “un feminismo no excluyente” como por recuperar “señas de identidad” como el derecho foral valenciano y por profundizar en la lengua valenciana sin “imposición”. “Nos sentimos orgullosos de nuestra identidad”, reivindican, una identidad que ven en peligro desde 2015.

Otras de sus propuestas son reforzar el papel de los ayuntamientos y las diputaciones, impulsar una “tarjeta social” para saber las ayudas que cobra cada valenciano, centrar la lucha contra la violencia machista en la detección precoz o más coordinación con el Gobierno en materia de inmigración.

En sanidad quieren garantizar por ley el tiempo máximo en las listas de espera para pruebas diagnósticas y quirúrgicas, un nuevo modelo de atención sanitaria de la mano de un consejo profesional permanente o un plan para evitar el “éxodo” de los jóvenes sanitarios. También fomentar la colaboración público-privada en lugar de reversiones como la del departamento de Torrevieja prevista en octubre.

En educación, plantean un modelo que no “ataque” ni a la concertada ni a la privada con medidas como la libre elección de centro y de lengua por parte de las familias, el distrito único o un bono infantil universal, además de derogar “la ley de la estafa lingüística” o plurilingüismo y de velar por la “neutralidad ideológica” en las aulas. Piden, por ejemplo, que las familias tengan acceso a todos los exámenes y que haya un cuerpo específico de inspectores.

Y finalmente, abogan por el desarrollo sostenible que marca la Agenda 2030 y por agilizar la administración reduciendo la burocracia, porque ven a la Generalitat como “un monstruo que solo se alimenta a sí mismo”.