Inicio Comunidad Valenciana El IVAM redescubre la ‘obsesión’ de Pinazo por retratar “el alma” de...

El IVAM redescubre la ‘obsesión’ de Pinazo por retratar “el alma” de las multitudes en el espacio público

0

La exposición incluye 357 obras entre pinturas, dibujos, fotografías, películas y documentación procedentes colecciones públicas y privadas

VALÈNCIA, 2 (EUROPA PRESS)

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) redescubre la obra de Ignacio Pinazo València, 1849- Godella, 1916) a través de una muestra que permite adentrarse en la “obsesión” del pintor por retratar “el alma de las multitudes en los espacios públicos”, una faceta que hasta ahora no se había puesto de relieve en las exposiciones que se han dedicado al creador.

Bajo el título ‘Pinazo en el espacio público’, la muestra contiene un total de 357 obras que incluyen una amplia selección de pinturas y dibujos del artista valenciano, así como fotografías hechas por él o de su archivo personal. Y se completa con películas y documentación que contextualizan su modo de mirar el espacio donde se despliegan las multitudes.

La exposición muestra la aproximación de Pinazo a la València amurallada, a las epidemias de cólera, a la represión de la revuelta republicana federalista, al bullicio de una tarde de carnaval en la Alameda, una merienda al lado del mar, la algarabía del mercado, las alquerías o las procesiones.

Un recorrido expositivo que se podrá visitar en la Sala La Muralla del IVAM, recientemente reformada, hasta el 15 de enero de 2023 y que ha sido presentado este jueves por la directora del IVAM, Nuria Enguita, junto a su comisario Vicente Pla.

La selección incluye piezas propias del IVAM, del Museo Nacional del Prado, Museu Nacional d’Art de Catalunya, Casa Museo Pinazo de Godella, Museu de Belles Arts de València, Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Institut Valencià de Cultura, Museu Valencià d’Etnologia, Biblioteca Serrano Morales y Biblioteca Històrica Municipal de l’Ajuntament de València, Museu del Cinema de Girona o del Eye Filmmuseum de Ámsterdam, Filmoteca Española, entre otros.

La exhibición arranca en los primeros trabajos de Pinazo con apenas veinte años de edad hasta sus últimas obras, poniéndolas en relación con las nuevas formas de socialización y ocio en el espacio público y con los medios de comunicación de masas.

Se trata de “un conjunto de gran coherencia plástica y poética en el que Pinazo mostró un interés casi etnológico hacia sus coetáneos, aplicando muchos de sus recursos artísticos más personales”, ha valorado Pla.

Con su inquietud, su deseo de innovar y romper costuras, Pinazo se sitúa como un artista que dejó atrás el academicismo para adentrarse en las calles y en la vida cotidiana, con un verdadero “compromiso por representar formas de vivir y de habitar”, ha remarcado el comisario.

También la directora del IVAM, Nuria Enguita, ha resaltado cómo “Pinazo pinta el espacio y el paisaje no como objetos de contemplación sino atendiendo a las intenciones humanas, y con un dinamismo entre cinematográfico y abstracto”. Su mirada, ha dicho, “resulta absolutamente contemporánea”.

El autor pone el acento “en estas nuevas formas de habitar los espacios públicos, en la transformación de la acción de las multitudes y en las relaciones que se establecen con el contexto urbano, social y cultural en el cual se producen”, ha concluido Enguita.

En este sentido, la directora del IVAM ha defendido que “Pinazo ha de ser considerado desde una perspectiva diferente a la hegemónica, aquella que rechaza lo considerado local o tradicional y que declara centros culturales y periferias en un falso universalismo de regusto colonial”.

RECORRIDO EXPOSITIVO

La primera parte de la exposición, que lleva por título ‘Obstrucciones y Traumas’, muestra las primeras representaciones de Pinazo del espacio público como cercano y tangible, pero también como un lugar “inseguro y oscuro”, fruto del “trauma” que le provocó la pérdida de familiares como consecuencia de las epidemias y de las masacres que se vivieron, en su propia calle, con la represión de la revuelta republicana federalista.

La exposición avanza en un segundo apartado donde el autor refleja las nuevas dinámicas de socialización motivadas por el derribo de las murallas valencianas y la expansión urbanística que trajo nuevos espacios de relación, como la Alameda.

El cambio en las formas de percepción y de representación de los colectivos humanos, observada en sus producciones de las décadas de 1870 y 1880, se manifiesta a través de su preferencia por las multitudes urbanas en movimiento. Pinazo inaugura en su obra una poética en la que las situaciones de conflicto o tensión política ceden ante el predominio de las imágenes de masas y grupos en armonía.

“Esta obsesión por insertarse en las multitudes llegó a convertirse en el motor de la experimentación plástica de sus últimos años”, desde que se instaló en Godella con su familia para huir de una nueva epidemia de cólera en 1885, ha explicado el comisario Pla.

En esta etapa las escenas ubicadas en espacios rurales se convierten en un componente fundamental de su obra. Según Pla, “es un pintor que, aparte de sus influencias artísticas, tiene una gran sensibilidad y preocupación por vivir y representar a la gente, y estudia las formas de vida de su tiempo”.