Inicio Comunidad Valenciana El Festival de Jazz retoma su XXIV edición con una fuerte presencia...

El Festival de Jazz retoma su XXIV edición con una fuerte presencia local y un cartel “ecléctico”

0

El Palau de la Música está a punto de cerrar su temporada con el 87% de las entradas vendidas y con unas salas que han alcanzado, de media, el 92% de su capacidad

VALÈNCIA, 16 (EUROPA PRESS)

El Festival de Jazz de València celebrará durante el mes de julio su XXIV edición, que tuvo que ser cancelada el año pasado por las restricciones de la pandemia, con un cartel “ecléctico” que reúne jazz de fusión, jazz flamenco, jazz clásico y varias temáticas en sinergia con la programación del Palau y el año Berlanga. Además, esta edición contará con una fuerte presencia local, ya que 11 de los 15 conciertos programados corresponderán a artistas valencianos.

La cita se desarrollará desde el 4 hasta el 31 de julio y recuperará ocho de las diez actuaciones que estaban programadas para 2020. El Teatre Principal será la sede que acoja el primer ciclo del certamen, con los conciertos del 4 al 14 de julio, y a partir del día 17 el festival se trasladará a los barrios y pueblos de la ciudad con actuaciones en Natzaret, Pinedo, Patraix, Ruzafa y Campanar.

Así lo ha anunciado la presidenta del Palau de la Música, Gloria Tello, junto con el director del auditorio, Vicent Ros, el coordinador del Festival, Enrique Monfort y la diseñadora de la campaña de imagen de esta nueva edición, Virginia Lorente.

Otra novedad de esta edición es que el Palau asumirá los costes de taquilla y los artistas cobrarán el total de su caché, eliminando así los porcentajes y buscando “ayudar al sector y que no corra ningún riesgo”. “El artista podrá cobrar todo el caché y el Palau lo asumirá, sabemos que lo vamos a llenar”, ha asegurado Tello.

Tal y como ha explicado la responsable del Palau a preguntas de los medios, este cambio no supondrá una gran alteración del presupuesto, que este año asciende a 230.000 euros, incluyendo pagos a artistas y otros gastos. “Quizá ha subido 4.000 o 5.000 euros” respecto a la edición anterior, según ha aclarado Tello, quien ha reiterado que “no ha salido mucho más caro el hecho de pagar a los artistas en caché”.

CECILE MCLORIN, ANDREA MOTIS, MARCO MEZQUIDA Y “EL MEJOR JAZZ VALENCIANO”

Los Sedajazz Ensemble & Arahi Martínez darán el pistoletazo de salida del festival con una actuación programada el 4 de julio. Dos días después, el 6 de julio, el Teatre Principal acogerá “quizá el concierto más importante” –según ha subrayado Monfort– con la gran voz de Cecile McLorin Salvant (6 julio), una artista “con una trayectoria meteórica” que actuará en formado a duo con piano.

Tras esta actuación, el pianista balear Marco Mezquida debutará el 7 julio con el programa ‘Beethoven Collage’, en sinergia con del ciclo ‘Beeth2020’, que el Palau dedicó a Ludwig van Beethoven en el 250 aniversario de su nacimiento.

La trompetista, saxofonista y cantante Andrea Motis ofrecerá su tributo a Brasil con ‘Do Outro Lado do Azul’ el 8 de julio. Tampoco faltará el recuerdo a uno de los grandes jazzman de la historia, protagonizado por Charlie Parker Legacy Band con el saxofonista Jesse Davis (11 julio), y la fusión con el flamenco de Chano Domínguez con el grupo de vientos valenciano Spanish Brass y el espectáculo ‘Puro de Oliva’ (13 julio).

El jazz valenciano estará protagonizado por la Orquesta de València, que vuelve a participar en el Festival, dirigida en esta ocasión por Jesús Santandreu que ha hecho los arreglos del espectáculo ‘Kiko Berenguer Freedom Experience’ (9 julio); la Sedajazz ensemble y la artista cubana Arahi Martínez (4 julio); la Orquesta de Jazz del Conservatorio Superior de Música de València, también dirigida por Jesús Santandreu (10 julio).

Dos sinergias más, la primera con el ciclo ‘Iturbi 125’, con motivo del 125 aniversario del nacimiento del director y pianista valenciano, con el título “Classics Meets Jazz and Beyond”, y que estará protagonizada por el Grup Instrumental de València + Joan Cerveró + Albert Sanz & Jazz Friends (10 julio); y la segunda y cerrando el Festival, el programa ‘La música de Miguel Asins Arbó’, en conmemoración del Año Berlanga y que será interpretado por Albert Palau Octet (14 julio).

EL JAZZ VUELVE A LOS BARRIOS DE VALÈNCIA

No faltarán tampoco los conciertos gratuitos y al aire libre del ciclo ‘Jazz als barris i Pobles de València’, que este año se desarrollará desde el 17 al 31 de julio. El objetivo de este ciclo es “descentralizar la cultura y acercarla a todos los barrios de la ciudad”, ha enfatizado Tello.

El ciclo empezará con Pau Moltó French Horn Jazz Project, en Nazaret en la plaza del Santísimo Cristo (17 julio); Clara Juan Quartet en la Plaza mayor de Pinedo (18 julio); Pescaitos Messengers, que fueron los ganadores del Concurso Festival de Jazz de València 2019, actuarán en la plaza de Patraix (24 julio); Manolo Valls Quintet: el baile de las musas en Ruzafa, en el Parque Central (acceso por la calle Filipinas) (25 julio) y Bertrand Kientz: sundust en Campanar, en la Plaza de la Iglesia (31 julio).

Todos los conciertos comenzarán a las 20.00 horas y los precios comprenden desde los 5€ hasta los 25 €. La excepción es el concierto del día 10 de julio, el de la Orquesta de Jazz del Conservatorio Superior de Música de València, que será gratuito y a las 12.00 horas. Los conciertos de los barrios y pueblos de València serán también gratuitos.

EL PALAU CIERRA SU TEMPORADA CON EL 87% DE ENTRADAS VENDIDAS

Durante el acto de presentación del festival, el director del Palau de la Música, Vicente Ros, ha celebrado las cifras que arroja la temporada 2020/2021 del auditorio, a pocos días de su cierre, que termina con “salas llenas” y el 87% de las entradas vendidas. “Detrás de los números hay gente que quiere escuchar música y eso demuestra que la faena que hacemos es importante para la gente que ama la música”, ha remarcado.

Según ha asegurado Ros, de las 21.000 entradas puestas a la venta durante dicha temporada, se han vendido un total de 19.000 tickets. “El público no ha dejado de venir”, ha afirmado Ros, quien ha añadido que las salas han alcanzado, de media, el 92% de su capacidad.

Pese a las buenas cifras, el director ha reconocido un descenso en la compra de abonos que se debe a que “el público adquiere entradas de otra manera”. “Sí que se ha podido optar más por la compra de entradas simples antes que abonos”, ha resuelto Ros.