Inicio comunidad de madrid Bonachela regresa a casa con la Sydney Dance Company: «La belleza de...

Bonachela regresa a casa con la Sydney Dance Company: «La belleza de la danza radica en que está viva, ninguna noche es igual»

0

Teatros de Canal acoge la primera representación fuera de Australia de ‘Impermanence’, con música del ganador del Grammy Bryce Dessner

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

La Sala Roja de Teatros del Canal acoge desde este miércoles la vuelta a casa del coreógrafo barcelonés Rafael Bonachela, quien regresa a España con la compañía que dirige desde 2009, la Sydney Dance Company, para exhibir por primera vez fuera de Australia su creación ‘Inpermanence’, y revisitar otro de sus montajes más celebrados, ‘Ab [intra]’.

«Lo bonito de la danza es que está viva, ninguna noche es lo mismo. Por muy coreografiada que esté una obra, somos humanos tomando decisiones en el momento», ha defendido Bonachela en declaraciones a Europa Press en las que ha reconocido que desde el estreno de ‘Ab [intra]’ en 2018 no ha parado «de crecer» y de «buscar más», por lo que el espectáculo que verá el público madrileño del 20 al 22 de septiembre «no tiene nada que ver» con aquellas primeras funciones.

«La pieza acumula energía. Nunca considero una obra realmente acabada», ha apostillado el coreógrafo, quien aclara que al revisitarla, los propios bailarines «no sólo tienen los pasos, sino que vierten en el escenario «todo lo que han recibido del público.

‘Ab [intra]’ («desde dentro» en latín) supone un viaje de la ternura a la agitación a través de la intensidad de la existencia humana, explorando instintos primarios, impulsos y respuestas viscerales. La música fusiona el exuberante ‘Segundo concierto para violonchelo’ de Peteris Vasks con música electrónica ambiental y los bailarines ocupan un mundo etéreo visualmente deslumbrante.

Leer más:  MÉS presenta una Proposición No de Ley para solicitar al Gobierno la reducción del número de vuelos que llegan a los aeropuertos de Baleares

Tras ella, llegará el turno, los días 23 y 24, de la representación de ‘Impermanence’, un canto optimista que germina entre la belleza y la devastación que se representará por primera vez fuera de Australia, con la Sala Roja de Teatros del Canal como escenario escogido.

Bonachela reconoce que han sido «clave» para que Madrid acoja este estreno fuera de las antípodas las «ganas» que ha tenido siempre de venir a España con su compañía, la primera vez que pisará la ‘piel de toro’ en su más de medio siglo de vida. Asimismo, reconoce la influencia que la «sensibilidad y experiencia» en la danza de la directora de Teatros del Canal, Blanca Li, ha tenido a la hora de aterrizar en la capital.

«NO EXISTEN MUCHOS SITIOS EN EL MUNDO» COMO TEATROS DEL CANAL

«Es alguien que vive y respira la danza», ha defendido el coreógrafo catalán, quien ha defendido la dimensión de Teatros del Canal como centro coreográfico en un mundo en el que la danza «muchas veces es tratada como el patito feo». «No existen muchos sitios así en el mundo», ha destacado el director de la Sydney Dance Company.

En ‘Impermanence’, la creación escénica de Bonachela se combina con la autoría musical del ganador del Grammy Bryce Dessner, autor de las bandas sonoras de célebres películas como ‘El renacido’ y ‘Los dos papas’.

Se trata de la creación más reciente de Bonachela y el proceso creativo, inspirado por el incendio de la catedral parisina de Notre Dame de 2019, se vio interrumpido por la pandemia de coronavirus en marzo de 2020.

Leer más:  Mubadala adquiere el 49% del negocio de soluciones para la exploración de gas de Tubacex por 138 millones

A raíz de esto, reconoce el coreógrafo, Dessner y él decidieron alargar la pieza con composiciones grabadas durante el confinamiento, y ensayados de forma individual que también determinó alguno de los movimientos que pueden verse en el escenario, reconoce Bonachela.

Los incendios forestales que asolaron Australia entre 2019 y 2020 también tienen su impacto en ‘Impermanence’, una obra que aborda «cómo las cosas se desmoronan con tanta facilidad aunque parezcan eternas». Sin embargo, su autor defiende que «entre tanta catástrofe», la obra busca lanzar un mensaje de «optimismo» y una invitación a «no perder ni un minuto en la vida porque nada es para siempre».

En cualquier caso, el artista barcelonés pide al público que se olvide de la narración y vea lo que la música y la danza le transmitan. «Espero que ni lean el programa, que les provoque una reacción emocional. La danza es abierta por mucho que quieras darle narrativa», ha remarcado.

EL BAILE, CONEXIÓN CON EL CUERPO

Rafael Bonachela defiende la experimentación y el aprendizaje con el cuerpo a través del baile para cualquier persona. «Lo que todos tenemos es un cuerpo bello y diferente, de todos los colores y sensaciones. No tienes que ser bailarín para bailar, todo el mundo puede bailar, todo el mundo debería bailar», ha subrayado el artista, que insiste en la «conexión con el cuerpo» que permite el baile.

En Australia desde hace 15 años y trabajando fuera de España desde hace 35, Rafael Bonachela reconoce la «felicidad» que le causaría poder regresar a España para asumir un proyecto creativo «si la oportunidad surgiera», aunque se muestra cauto sobre las posibilidades de que esto ocurra.

Leer más:  Las Palmas de Gran Canaria construye diez refugios en parques para incrementar la población de mariposas monarcas

«Me encantaría, donde las oportunidades estén y se me den, ahí estaré. Si hubiera una posibilidad de entrar en algo donde puedes seguir evolucionando como artista y tener un impacto en la sociedad, me haría muy feliz», reconoce.

En este sentido, el coreógrafo recuerda que en su momento se fue a Australia «para dos meses» y ya lleva allí década y media, con pareja y pasaporte australianos. «Los artistas acaban donde estén las oportunidades», concluye el artista, quien en el país oceánico ha trabajado como coreógrafo para cantantes de la talla de Kylie Minogue.

La Sydney Dance Company fue fundada en 1969 por la bailarina Suzanne Musitz. Pronto conocida como The Dance Company (NSW), de 1975 a 1976 fue dirigida por el coreógrafo holandés Jaap Volante. El siguiente director, el coreógrafo australiano Graeme Murphy, cambió el nombre en 1976 a Sydney Dance Company.

En sus 30 años de liderazgo, Murphy y sus colaboradores crearon un trabajo que cautivó al público, tanto en Australia como en sus giras internacionales. Fue la primera compañía de danza contemporánea occidental que actuó en la República Popular China.

Desde 2009, bajo la dirección de Bonachela la Compañía ha consolidado su reputación como potencia creativa. En 2021 la Compañía volvió a su sede tradicional en The Wharf, en el reformado Walsh Bay Arts Precinct, muy cerca de los famosos Harbour Bridge y la Opera House de la capital de Nueva Gales del Sur.


- Te recomendamos -