Inicio Catalunya / Cataluña Barcelona Cataluña estudia confinamientos territoriales “a la carta” en el futuro

Cataluña estudia confinamientos territoriales “a la carta” en el futuro

0

Interior publicará “lo más pronto posible” el protocolo de los proyectiles del foam

BARCELONA, 16 (EUROPA PRESS)

El conseller de Interior de la Generalitat en funciones, Miquel Sàmper, ha avanzado este viernes que el comité técnico del Plan de Protección Civil de Cataluña (Procicat) estudia “confinamientos a la carta” por territorios para en el futuro adaptar el confinamiento comarcal en función de la situación de la pandemia de Covid-19 en cada zona.

En una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, y preguntado por si el Govern mantendrá el confinamiento comarcal –como han avanzado la emisora de radio y TV3–, ha rechazado adelantar cualquier medida: “Nos hemos comprometido a que sea en la rueda de prensa de este mediodía”.

Según Sàmper, apuestan por introducir esta modalidad en las restricciones cuando la Conselleria de Salud concluya que “los datos lo permiten”, y ha añadido que siempre puede salir una variante del Covid-19 que complique la situación.

“El escenario con el que se trabajaba es un escenario de tener mucha seguridad de dar pasos adelante cuando se pueda para no dar pasos hacia atrás”, en un momento en el que los datos de la cuarta ola son controlables, en sus palabras, pese a la situación en las UCI.

SANCIONES Y RESTRICCIONES

Sàmper ha informado de que un 12% de las multas impuestas por la Generalitat por infracciones administrativas por incumplimiento de las medidas Covid-19 ya se han cobrado, pero ha alertado del riesgo de prescripción de la sanción en caso de demora.

Preguntado por la posibilidad de prohibir fumar en las terrazas, ha dicho que el humo conlleva riesgo de contagio: “¿Prohibir el tabaco? Yo soy de la liga antitabaco de toda la vida, no he fumado nunca un cigarro. Pero lo veo complicado en los términos en los que lo está planteado el Ministerio”.

En cuanto a la restauración, ha dicho que él empatiza “con los restauradores, pero los restauradores deben empatizar con el Govern” y ha sostenido que las medidas más flexibles aprobadas por la Comunidad de Madrid no son un ejemplo, en sus palabras.

FIN DEL ESTADO DE ALARMA

Sobre el anuncio del fin del estado de alarma el 9 de mayo, ha dicho que una vez decaiga la Generalitat deberá acudir el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que ratifique las medidas: “Debo decir que cuando esto ha pasado, el TSJC ha sido muy rápido en la respuesta”.

“Pero es verdad que entramos en un escenario en el que la misma situación en Cataluña tenga una respuesta y en el País Vasco otra”, aunque ha añadido que la vacunación permitirá llegar a mayo con una situación mejor.

Preguntado por si es partidario de mantener el estado de alarma, ha contestado: “Yo lo que no habría hecho es anunciar un mes antes que se dejaría sin efecto”.

Y sobre cómo el Govern mantendrá el toque de queda sin el decreto de alarma, ha explicado que los servicios jurídicos de la Generalitat lo están estudiando y ha destacado la “eficacia” de esta medida porque, a su entender, en el sur de Europa la interacción social es mayor por la noche.

MANIFESTANTE QUE PERDIÓ UN OJO

Sàmper ha valorado el anuncio de Irídia de querellarse contra los Mossos por el caso de la chica que perdió un ojo en una protesta en defensa del rapero Pablo Hasel presuntamente por un proyectil de foam: “Ha llegado ahora porque supongo que habrán necesitado un espacio de tiempo para identificar a la persona que disparó o no”.

Según él, “todo apunta” a que hay responsabilidad patrimonial de la administración pública por esta lesión y ha remarcado que es el juzgado quien deberá determinar si la actuación policial fue o no correcta, y si hay que seguir la vía penal o la administrativa.

Además, ha informado de que “lo más pronto posible” Interior desvelará los protocolos de uso de los proyectiles de foam, como también ha reclamado Irídia.

Ha abogado por dar más transparencia a procedimientos de sanción a mossos por presunta mala praxis, más allá de casos relacionados con los disturbios: “La realidad es que el director general de la policía y un servidor firmamos constantemente [expedientes de] malas praxis”.