Inicio Catalunya / Cataluña Barcelona Arrels recuerda a los ‘sin techo’ fallecidos en Barcelona en el último...

Arrels recuerda a los ‘sin techo’ fallecidos en Barcelona en el último año

0

Señala que 17 de ellos lo han hecho en la calle y que la media es de 55 años

BARCELONA, 27 (EUROPA PRESS)

La Fundació Arrels recuerda a las 69 personas que han muerto en Barcelona en los últimos doce meses y que vivían o habían vivido en la calle, con una intervención este miércoles en la plaza Nova de la ciudad con tantos pares de zapatos como personas fallecidas.

El director de la entidad, Ferran Busquets, en declaraciones a Europa Press, ha expresado que es muy impactante que la media de edad de estas personas es de 55 años, 27 menos que la esperanza de vida del resto de la ciudadanía en Barcelona, un dato que “demuestra que vivir en la calle deteriora totalmente la vida de las personas”.

Busquets ha lamentado que 3 personas han muerto por el frío, una de ellas por violencia física y 17 lo han hecho directamente en la calle: “Es la cifra que nos cuesta más de asumir. Son personas que han muerto solas, sin nadie a su lado y sin dejar de ser conscientes que la muerte que viene se producirá desde la soledad”.

Sobre el acto de este miércoles, ha explicado que son personas que “han dejado huella en la vida –referido al simbolismo de los zapatos–” y quieren que su paso por esta sea importante y recordado, de ahí que el lema del acto es ‘Huellas contra el olvido’.

El acto central de la jornada será a las 18 horas, cuando la entidad recordará a las 69 personas difuntas y leerá un manifiesto en el que reivindicarán “el derecho a no morir en soledad, al recuerdo, a la vida, a tener un hogar”.

La profesional de atención directa de apoyo a la persona de Arrels, Sheila Viñes, ha incidido en el alto deterioro para la salud que supone vivir en la calle: “A veces nos da la sensación de que estamos llegando muy tarde” porque, ha dicho, los trastornos o patologías ya están muy avanzados.

VINCULARSE DE NUEVO AL SISTEMA SANITARIO

Desde el programa de apoyo a la persona, trabajan para vincular de nuevo a las personas con el sistema de salud cuando el usuario ya tiene acceso a una vivienda de forma permanente y estable, y la profesional ha subrayado que hay que tener en cuenta que hay personas que no disponen de tarjeta sanitaria, lo que dificulta el proceso y obliga a activar otros tipos de recursos asistenciales.

Entre las patologías más frecuentes en las personas que han vivido o viven en la calle, detectan problemas respiratorios, cardiovasculares, problemas relacionados con una mala alimentación e incluso tumores o procesos avanzados de cáncer.

Además, Viñes ha destacado que los casos de trastornos de salud mental suelen ser severos, también ha hablado de las patologías relacionadas con el hígado como la cirrosis, y ha coincidido con Busquets en que los problemas de alcoholismo y drogodependencia “son en mayor medida las consecuencias del sinhogarismo que las causas”.

“A veces no valoramos que el hecho de disponer de un sitio donde vivir te da un espacio privilegiado para seguir las recomendaciones y tratamientos médicos”, ha sostenido la técnica Sheila Viñes, que ha añadido que son muy pocas las personas que viven en la calle y pueden ocuparse de tener cuidado de ellas mismas.

VIVIENDA ESTABLE

Con todo, el director de Arrels ha reivindicado que la única vía es poner opciones para que las personas no vivan en la calle, una cifra que en Barcelona es de 1.064 según el último recuento de la Fundació en junio, pero estiman que pueda haber hasta 1.100.

Ha propuesto abrir más espacios de baja exigencia como paso previo a encontrar una solución definitiva y que estos sean pequeños y estén repartidos por toda la ciudad.

A la vez, ha descartado las soluciones masivas como los grandes albergues que, entre otros, dificultan la convivencia y obligan a los sin techo a dejar todas sus pertenencias por solo un tiempo que, una vez finalizado, les obliga a volver a empezar de cero.

La Fundació Arrels también está llevando a cabo la campaña ‘Tothom a cobert’, que hasta el 31 de octubre quiere recaudar fondos para garantizar el alojamiento estable y el seguimiento social a personas que viven en la calle, así como sensibilizar a la población.