Inicio Catalunya / Cataluña Barcelona Arranca la Time Use Week 2020 para abordar una distribución «más racional»...

Arranca la Time Use Week 2020 para abordar una distribución «más racional» del tiempo

0

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

El conseller de Acción Exterior, Bernat Solé; la teniente de alcalde de Barcelona, Laia Bonet; la vicepresidenta del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Montserrat Ballarín, y la diputada de la Diputación de Barcelona, Lluïsa Moret, han dado el pistoletazo de salida a la Time Use Week 2020, que tiene como objetivo abordar una distribución «más racional» del tiempo.

En el acto, que se ha celebrado de forma telemática para un evento que se alargará hasta el 29 de noviembre, Solé ha pedido que las conclusiones de la Time Use Week se hagan llegar al Govern para trabajar «de forma coordinada con todos los actores de la sociedad en la adaptación a unos horarios más saludables».

Ha recordado que el tiempo es un recurso estratégico, finito y no renovable, algo que se ha hecho más patente con la Covid-19: «Estamos en un momento líquido y fluctuante, que nos debe permitir avanzar hacia unos horarios más racionales y saludables», y ha añadido que la pandemia ha puesta a prueba la capacidad de adaptación de la sociedad.

Bonet ha augurado que la Time Use Week ayudará a poner en las agenda públicas locales y globales la necesidad de disfrutar de una vida saludable, y también ha alertado sobre la necesidad de avanzar hacia una transición digital «justa» que no genere nuevas capas de desigualdad en el mercado de trabajo y en la sociedad en general.

MIRADA INTERNACIONAL

En este sentido, Ballarín ha añadido que desde el AMB se suman al compromiso porque las políticas del tiempo son imprescindibles para la reactivación económica, la lucha contra las desigualdades, los efectos de la Covid-19 y para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS).

Moret ha subrayado la mirada internacional de esta edición, y ha coincidido en que la gestión del tiempo es importante para no perpetuar desigualdades entre hombres y mujeres, que muchas veces son «discriminativos y discriminatorios en lo relacionado con los tiempos de cuidados y el equilibrio entre el tiempo de trabajo y el personal».